13.9 C
Mar del Plata
diciembre 5, 2022
Gabriela Pujol caballitos de mar
Interés General

Gabriela Pujol, una vida dedicada al buceo y al estudio de los caballitos de mar

En la investigación de esta especie bella y misteriosa, que se conoce desde la antigüedad, pero que en Mar del Plata recién a principios de este siglo se identificó una población con hábitat en el interior del Puerto local, la doctora en biología pudo combinar todas sus pasiones.  

Por Claudia Roldós

Siempre le interesó la naturaleza. Eso la llevó a bucear desde los 14 años y, luego, a estudiar biología. Y cuando comenzó a trabajar en el Museo de Ciencias Naturales y empezaron a aparecer caballitos de mar en el interior del Puerto, la bióloga María Gabriela Pujol no solo los tomó como tema de investigación: “Me apasionó el estudio de la historia de vida de estos animales y, específicamente, su ecología en el Mar Argentino” señaló la hoy, doctora Pujol, responsable del laboratorio de Ecología de Ambientes Acuáticos del Museo Municipal de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia y actual coordinadora del museo. 

En el estudio de esta especie bella y misteriosa, que se conoce desde la antigüedad a nivel mundial, pero que en Mar del Plata recién a principios de este siglo, fue identificada una población con hábitat en el interior del Puerto local, el lugar donde se inició en el buceo, Pujol pudo combinar todas sus pasiones.  

Los hipocampos son animales rodeados de historias y mitos, pero muy poco estudiados científicamente. Estos diminutos seres están distribuidos por todo el planeta y, por varias de sus características y por efectos antrópicos, se encuentran amenazados de extinción y forman parte de los grupos protegidos por legislaciones nacionales e internacionales. 

“Los caballitos de mar no solo derivaron en mi tesis doctoral, sino que se transformaron en mi pasión. Su historia de vida es atrapante, su situación vulnerable y, en mi caso, el estudio es no destructivo y lo menos invasivo posible dado que es una especie que se encuentra protegida a nivel nacional e internacional” definió. 

Así, desde el grupo con el que trabaja en el museo y en conjunto con la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata y el Conicet, “hemos trabajado mucho, especialmente, en su protección”.

Pocos grupos que lo estudian

Hay muy pocos grupos en el mundo que estudian a los signátidos -el grupo de los caballitos de mar y peces aguja- y Pujol, valora que “tengo la posibilidad de hacerlos desde su lugar natural y desde otra actividad que me encanta, como el buceo”. 

En una charla con Bacap, la investigadora compartió importantes detalles sobre la vida, las características, las amenazas y curiosidades de estos animales.

“Antiguamente se los consideraba criaturas mitológicas, mitad caballos, mitad monstruos marinos y no han dejado de alimentar leyendas y supersticiones debido, seguramente, a su curiosa forma y peculiar comportamiento” sostuvo. Por ejemplo, en la mitología griega se le atribuyó a una pareja de hipocampos el encargo de tirar del carro de Poseidón, deidad de las aguas, hecho que los romanos trasladaron a su mitología en la figura de Neptuno. Los marinos británicos convirtieron a estos dragones de mar en animales heráldicos, siendo popular emblema entre los navegantes, dado que simbolizaban la gracia, la confianza y la seguridad en los viajes.

Luego, empezaron a despertar interés, tanto por su aspecto, poco propio de un pez, como por la facilidad con que se pueden conservar ejemplares disecados. “Muchas culturas a través de los siglos han utilizado, y utilizan aún, caballitos disecados como talismán de la fidelidad y forman parte de ‘pociones’ contra diversas enfermedades, aunque no hay registro en la medicina alopática occidental de algún principio activo relacionado con propiedades curativas” explicó.

caballitos de mar gabriela pujol

La atracción que estos animales suscitan, paradójicamente, puede ser una de las causas de las amenazas que experimentan sus poblaciones. “A la incorporación de varios millones de caballitos de mar destinados a las medicinas tradicionales en países asiáticos, se le suma la venta de animales disecados como souvenirs o ‘curiosidades marinas’ en la mayor parte de los destinos turísticos de playa del mundo y también aquellos que se destinan al acuarismo”.

Hallazgo

– ¿Cómo y cuándo se descubrió que en el Puerto de Mar del Plata hay caballitos de mar? ¿Sorprendió este hallazgo?

– Las primeras referencias a la presencia de caballitos de mar en las costas marplatenses fueron provistas por pescadores artesanales y buzos deportivos, que reportaban apariciones esporádicas de estos animales en el interior del puerto de Mar del Plata y como captura incidental, principalmente de la pesca de camarón, en entrevistas personales realizadas durante 2006/2007. El destino de estos animales era, principalmente, los comercios de curiosidades marinas ubicados en la zona comercial del puerto de Mar del Plata.

El reporte de la existencia de caballitos de mar en el interior del puerto de Mar del Plata representó una gran incógnita, dada la presunta asociación de su presencia con ambientes naturales relativamente prístinos. La instalación de infraestructuras urbanas e industriales sobre la costa tiene un severo impacto en el ambiente marino. En los puertos se producen diferentes situaciones que son generadoras de contaminación y que se enmarcan dentro de las actividades del tráfico comercial, la pesca y la recreación.

Además su presencia suscitó el interés por su caracterización específica y ecológica en el contexto de modificación antrópica en que se los encuentra. El objetivo general de nuestro trabajo fue abordar temáticas de su historia natural que tiendan a regular este recurso en su medio ambiente, lo que venimos desarrollando desde el 2008.

– ¿Cuáles son las características de los caballitos de mar y su distribución?

– Las especies de caballito de mar se encuentran distribuidas circunglobalmente, lo que sugiere que el género Hippocampus tendría un origen anterior al cierre de la conexión entre los océanos Indo-pacífico y Atlántico ocurrido en el Mioceno Medio. Esto indica que su origen se remontaría al menos a 15 millones de años atrás. Los hipocampos se identifican por su postura erguida, su forma de desplazamiento vertical y por la disposición en ángulo recto de la cabeza con respecto al eje del tronco. 

Las poblaciones naturales de caballitos de mar, género Hippocampus, se encuentran globalmente amenazadas, observándose un patrón generalizado de declinación. Algunas de sus características biológicas intrínsecas, como las bajas densidades, distribución dispersa e irregular, baja movilidad, pequeños “home range” y aspectos de su reproducción, los convertirían en especies altamente vulnerables a la sobrepesca y a las alteraciones de su hábitat.

La densidad de las poblaciones de caballitos de mar tiende a ser baja en la mayoría de las especies y su distribución se presenta en parches.

– ¿Cuáles son las particularidades de su hábitat?

– Los caballitos de mar y otros miembros de la familia Syngnathidae viven en lo que se consideran algunos de los ambientes más amenazados del mundo (pastos marinos, manglares, arrecifes de coral, estuarios, bosques de macroalgas). Sin embargo, muchos de ellos viven relacionados con estructuras de origen antrópico, como por ejemplo redes de protección contra tiburones, pilotes de muelles, entre otros, los que constituyen un hábitat importante para muchas especies. 

Los cambios en las características del hábitat de las poblaciones del género Hippocampus pueden generar alteraciones en su distribución y densidad, y pueden verse afectados letal o subletalmente por la degradación física y la destrucción de su hábitat. Los principales cambios en el hábitat son aquellos que tienen que ver con el daño físico del ambiente; la contaminación química, la eutrofización y cambios en la calidad del agua; la polución sonora; la presencia de especies invasoras y el cambio climático. 

Por qué en el Puerto

– ¿Es extraño, entonces, hallarlos en un ambiente como el Puerto?

– En algunos casos, los cambios de origen antrópico en el medio ambiente marino han revelado ser de gran importancia en el asentamiento de poblaciones de algunos singnátidos. Se han observado poblaciones de caballitos de mar en el interior de puertos, asociados a marinas, muelles, redes o estructuras abandonadas en el fondo, tal es el caso de la presencia de poblaciones de H. whitei y de H. abdominalis en el puerto de Sydney, Australia. 

En el espejo interior del puerto de Mar del Plata se ha identificado la presencia de Hippocampus patagonicus. Este hábitat es un ambiente muy particular, caracterizado por condiciones especiales para el asentamiento de comunidades bentónicas, claramente diferenciado de los hábitats de áreas próximas. Estas diferencias se deben a las características físicas propias de toda zona portuaria, como a la actividad industrial que se desarrolla en sus alrededores . 

Dado que las características del bentos y las variables ambientales se relacionan con la distribución y densidad de caballitos de mar, se consideró relevante su estudio en el sector de la escollera Norte del puerto de Mar del Plata, en donde existe una población estable de Hippocampus patagonicus. La necesidad de entender las características ecológicas y el uso del hábitat del caballito de mar está ampliamente reconocida como una preocupación dado su estatus de protección a nivel internacional. 

Estos trabajos proveen las líneas de base para futuros estudios sobre la ecología de Hippocampus patagonicus, considerados de gran utilidad para priorizar el manejo y el monitoreo de la población, la evaluación de las áreas protegidas existentes e identificar áreas adicionales para la conservación.

La instalación de infraestructuras urbanas y comerciales sobre la costa tiene un severo impacto en el ambiente marino. Este impacto es mayormente negativo para el ecosistema costero pero, simultáneamente, otras especies pueden encontrar en estas construcciones artificiales un refugio para desarrollarse y prosperar. 

– Sus características reproductivas tienen particularidades. ¿Cuáles son?

– El ritmo y la longitud del período reproductivo varían con la ubicación geográfica, y podrían estar influenciados por parámetros ambientales como la luz, la temperatura y la disponibilidad de alimento. La duración del período reproductivo es más largo en áreas tropicales que en ambientes templados.

La duración del embarazo del macho varía entre 4 y 45 días, dependiendo de la especie y de la temperatura del agua. A través del género, la duración de la gestación tiene una correlación directa con la latitud, lo que probablemente esté relacionado con los cambios en la temperatura del agua. Los machos de las especies estudiadas muestran varios embarazos por cada estación reproductiva, y el número de embarazos depende del tiempo de gestación y de la longitud de la temporada reproductiva. 

Cuando finaliza el embarazo, el macho inicia un trabajo de parto activo, en el que por medio de contracciones, fuerza a salir de la bolsa incubadora a las crías. Este proceso puede durar desde unas pocas horas hasta un día completo. Las crías nacen con todas las características morfológicas de un individuo de vida libre. Son independientes desde el momento del nacimiento y no reciben ningún tipo de cuidado parental. Como en el caso del tamaño de los huevos, la talla de los caballitos de mar al nacer está relacionada con la latitud y no con el tamaño del adulto, como se observa en la mayoría de los teleósteos. En la mayoría de las especies del género Hippocampus, el número de crías liberadas por macho es de 100 a 300 por embarazo. 

Caballitos de mar, en peligro

– ¿Cuál es el estado de conservación del género Hippocampus?

– Las poblaciones de caballitos de mar se encuentran en declinación en todo el mundo, como consecuencia de la degradación de su hábitat, la captura incidental y la creciente demanda de los países asiáticos para su incorporación en las medicinas tradicionales. Ésto los convierte en un grupo muy amenazado.

Debido a que muchas especies del género Hippocampus han experimentado significativas declinaciones poblacionales, principalmente por sobreexplotación y degradación del hábitat, aproximadamente un tercio de las especies fueron incluidas en las categorías “Vulnerables” o “en Peligro” por la “World Conservation Union” (IUCN), mientras que los otros dos tercios quedaron dentro de la categoría “Datos Insuficientes” . En el caso de H. patagonicus se encuentra en la categoría de “vulnerable” en la Lista Roja de la IUCN. Asimismo, el género completo fue incluido en el Apéndice II de la Convención Internacional para el Tráfico de Especies de Flora y Fauna (CITES).

Existe actualmente un esfuerzo mundial, fundamentado en la conservación y el manejo de las poblaciones naturales de caballitos de mar, para entender aspectos de su historia natural y la correcta identificación de las especies.

La identificación correcta de las especies de caballito de mar y su rango de distribución geográfica son requerimientos indispensables para poner de manifiesto el impacto de la sobreexplotación y determinar su condición de conservación.

Particularmente en nuestro país, se reconoce a Hippocampus patagonicus como nueva especie para ser tenida en cuenta en los tratados de regulación de CITES. 

Por ello merece destacarse que en abril de 2010 esta especie emblemática fue declarada “Monumento Natural” de Mar del Plata (Ordenanza N 19692/2010, reg. 0863). La misma establece la prohibición de toda acción u omisión que implique directa o indirectamente maltratos, daños, captura o cautiverio de ejemplares de esta especie, excepto en casos justificados científicamente. Este tipo de medida es muy importante ya que sienta precedentes para el establecimiento de pautas de cuidado del ambiente marino y de las especies que en él se encuentran.

Últimas Notas

¿Cuánto saldrá alquilar una carpa durante la temporada en Mar del Plata?

redaccion

Desarrollan una papa que generaría beneficios para la producción y los consumidores

Agustin

El 60% de los accidentes de tránsito en Mar del Plata son por alcohol

Manuel

Deja tu comentario