12.6 C
Mar del Plata
junio 14, 2021
Image default
Lo de Acá

En una playa junto al mar: el choque entre lo público y lo privado

Una gran cantidad de playas de Mar del Plata se encuentran privatizadas. La reglamentación de las concesiones choca con los controles que debería realizar la Autoridad del Agua, para delimitar los espacios. En ocasiones, la crecida del mar borra por completo el espacio de libre circulación.

Por Manuel Straccia

La definición de espacio público refiere a esos lugares que son propiedad del estado y la población puede circular con tranquilidad. Que sea público no significa que no sea de nadie. Por el contrario, es de todos

Las playas públicas en Mar del Plata son el centro de debate de cada temporada. El Municipio, a través de contratos de concesión, privatizó esos espacios y otorgó la explotación a los balnearios, a quienes les permitieron colocar unidades de sombra en forma de carpas y sombrillas.

Cada año, con la crecida del mar, es menor el espacio público en las playas y los balnearios ocupan casi su totalidad. Diferentes organizaciones vienen mostrando esta problemática y tratando de buscar soluciones para que no sea invadido el espacio de todos.  

La normativa tiene “áreas grises”, ya que mientras los balnearios cuentan con los permisos otorgados por el Ente Municipal de Turismo (Emtur), el Código Civil determina la cantidad de arena seca que tiene que ser de uso público en las playas, pero en muchos casos no llega a cumplirse.

Según la ley bonaerense, la Autoridad del Agua es la encargada de delimitar “la línea de la ribera”, que establecerá la separación entre el punto más alto al que llega el mar y el terreno lindante, delimitando así también el límite entre lo público y lo privatizable. Sin embargo, esta demarcación no es “inalterable” y varía por el comportamiento de la naturaleza.

La temporada de verano que se vive en Mar del Plata, especial por la pandemia de coronavirus, llevó a las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) a pensar que iba a ser prioridad para los funcionarios “preservar la salud pública y garantizar el distanciamiento en las playas”.

“La privatización viene de hace décadas, pensamos que se iba a hacer algo pensando en la gente que no puede o quiere pagar un espacio de sombra, pero definitivamente no ocurrió. Convocamos siempre al diálogo, tratamos de tener reuniones con funcionarios del Emtur, o la Cámara de Balnearios. Pero no pasó. Organizaron el protocolo de las playas lo trajo provincia, general para toda la provincia, pero las playas tienen distintas características. Mar del Plata no es igual que Pinamar o Necochea, tienen otra amplitud, otro tipo de marea”, detalló Mariano Gemin, referente de la ONG En Defensa de las Playas Públicas, a Bacap.

Desde la ONG cuestionaron al área de Recursos Turísticos del Emtur, “no sólo a los funcionarios actuales si no quienes en su momento autorizaron los pliegos de los balnearios que son para 15 o 20 años, que no tuvieron en cuenta algo tan básico como la dinámica del mar”. 

“El mar va avanzando, por la erosión costera, las playas que tenemos hoy no va a ser la misma que dentro de 5 o 10 años y en los pliegos se dan cierta cantidad de unidades de sombra. Es un documento legal contra la naturaleza. Es lo que pasa hoy en día, el mar avanza y llega a la primera línea de carpas o sombrillas”, apuntó Gemin.

En este marco, planteó la problemática: “Los balnearios desde lo legal están en regla porque el pliego les autoriza una cierta cantidad de unidades de sombra, pero también están en falta cuando el mar llega a la primera línea de sombrillas o carpas que es parte pública”.

Últimas Notas

Nutrida agenda de propuestas en homenaje a Piazzolla

redaccion

Detalles de la nueva etapa de vacunación contra el coronavirus en Mar del Plata

Manuel

El Puerto y la necesidad de mejorar su infraestructura

Albertina

Deja tu comentario