13.9 C
Mar del Plata
diciembre 1, 2022
Diego Maradona
Deportes

La mano de Diego

Por Juma Lamacchia – Corresponsal

Doha, Qatar – Hola, Diego. Me tomo esta licencia para escribirte, esto no es una noticia. Aunque tratándose de vos, todo toma otra importancia. 

Hace dos años “no aguantaste más”. Es injusto reprocharte eso, porque demasiado hiciste con todas nuestras vidas. En Qatar todos te conocen, todos te extrañan. Aparte el mundial es tu copa favorita, debes estar atento a todo lo que está pasando. Veo tu camiseta en todos lados, tu cara en banderas y en murales. Desde que te fuiste tengo miedo por las próximas generaciones, de que no te vivan como corresponde y guarden solo una referencia. Pero pasa el tiempo y dudo de que vaya a pasar. Porque tu presencia es constante, aunque ahora no sea física, en cada estadio de fútbol. En cada partido que juegue tu amada Selección Argentina.

Cada vez que un rayo se sol entra a la cancha, pensamos en aquél partido en San Petersburgo que él mismo se encargó de buscarte, y todos sabemos lo que pasó después. También te vemos en nubes, en sombras. Inconscientemente esperamos que pase un milagro y reivindicarte ante los ojos del mundo. 

Le pregunté a un indio por qué amaban tanto a Maradona. Me respondió que fuiste el único en ir y decirles “hola”. Y cómo no me voy a emocionar. Cómo no se me va a llenar el pecho de orgullo si el tipo que más nos representa es amado por una sociedad totalmente relegada. Cómo no me va a alegrar ir caminando por calle con la camiseta puesta y que me pidan una foto a mí, porque te aman a vos. Nos gritan “Maradona” por la calle y todos nos damos vuelta. En una de esas, estás ahí.

Pero tampoco me das alternativa. Hoy te extraño. Se juega un mundial de fútbol y no estas en la televisión opinando hasta cualquier hora. No estás en los estadios para que la previa sea un estado de emoción totalmente desaforado. Hoy también te necesito, pero no yo solo. Las cosas no empezaron bien y los amigos del campeón miran para otro lado. De eso sabías, y mucho.

De todas formas, que el aniversario de tu muerte caiga en medio de un mundial y a un día de que juegue la selección, es un regalo. Hoy las calles de Doha corean tu nombre. Mañana lo harán de la misma manera que lo harías vos si estuvieses alentando con nosotros. Vi gente llorar. Yo también lo hago pero intento disimularlo. A veces me abrazo a algún amigo o al argentino que tenga cerca. Dolió la forma. No lo merecías. Hoy todos se pelean por tener tu foto, es lo que siempre buscaron. Te debemos eso, la tranquilidad de que seguís siendo de todos. Porque como bien decís, vos sos popular, no público. Pensamos que te ibas a descansar, y ni eso podés, también te tenemos que pedir perdón.

Mañana juega la selección y todos estamos nerviosos, no lo vamos a negar. Tenemos a nuestro 10, al que vos tanto apoyaste. Como unos boludos los seguimos comparando, pero qué querés que hagamos. Si podés, te pedimos una manito, nada más. No sería la primera, lo sabemos. Ojalá no sea la última, porque siempre voy a necesitar tu ayuda.

Gracias Diego.

Últimas Notas

La cautivante aventura del equipo más ganador del surf argentino

redaccion

Argentina, con mayoría de marplatenses, compite en el Panamericano de surf y sup

redaccion

El pádel vuelve a posicionarse entre los deportes más elegidos

Martin

Deja tu comentario