12.4 C
Mar del Plata
mayo 13, 2021
Lo de Acá

Biblioteca Popular Juventud Moderna: entre la lucha y la nostalgia

Fue la primera biblioteca reconocida en Mar del Plata y un espacio fundado por trabajadores. Resistió a los años oscuros de represión y fue el punto de encuentro para los primeros movimientos anarquistas de la ciudad. La Biblioteca es un vórtice de tiempo muy interesante de nuestra ciudad.

Por Makú Rodriguez

En mi arribo a Mar del Plata, allá por el año 2012, una profesora de literatura me habló sobre la existencia de una biblioteca popular situada en la Diagonal Pueyrredon. Muy por arriba me contó algunas historias relacionadas con este lugar. No fue muy detallista. Tampoco profundizó sobre el trasfondo histórico y social que atraviesa a la Biblioteca Popular Juventud Moderna. No tardé en decidir ir a conocerla. Esa misma tarde me acerqué hasta la puerta. La fachada angosta, situada entre un teatro y un edificio me llamó poderosamente la atención. Pegué mi frente contra el vidrio de la puerta y con mis dos manos hice sombra para poder ver algo. No vi nada. No había movimiento. Rápidamente me di por vencido y juré volver otro día. Ese “otro día” se tradujo a cuatro años.

La primera vez que entré fue para ver un recital. Sabía que en el salón de usos múltiples a veces se llevaban a cabo fechas. De entrada me fascinó la idea de un recital en lo más alto de aquél edificio. La escalera se me hizo eterna y recuerdo que me encantaron las paredes pintadas. La primera impresión fue buenísima. El show era el regreso de My Plowns, banda marplatense activa desde principios del 2000 que volvía a tocar después de un largo tiempo. Me fui con ganas de volver. Nuevamente, la espera se hizo larga. Pasaron dos años. Pero esta vez volví como publico activo de la Biblioteca. Hasta tuve la suerte de tocar allí más de una vez.

Historia

La Biblioteca Popular Juventud Moderna fue fundada en 1911 y antes de su actual locación pululó por dos sitios distintos hasta afianzarse en el actual. Sus fundadores estaban compuestos por hombres de trabajo y el primer nombre que tuvo fue “Sociedad Recreativa e Instructiva Juventud Moderna”. 

Desde sus inicios funcionó como un centro de alfabetización para los obreros y como un punto de encuentro para los trabajadores que comenzaron a llevar a cabo sus primeras actividades gremiales. En 1940 se construyó el salón de actos donde luego se construyó el Teatro Diagonal, lugar en el cual funciona actualmente Teatriz. La lucha por el teatro siempre fue una constante para la gente de la biblioteca.

Así como desde su fundación, la alfabetización y la educación fueron los pilares esenciales de las actividades que se llevaban a cabo en la biblioteca, hoy por hoy, a más de 100 años de su creación, este espacio continúa con esos objetivos. Actualmente funciona el Plan Fines, un proyecto que comenzó en el año 2015 y permitió que muchos jóvenes y adultos pudieran terminar sus estudios secundarios. Además se implementó el plan de secundaria con formación profesional, brindando la posibilidad para que los estudiantes terminaran el colegio y además aprendieran un oficio. Gracias al Plan Fines se generó una circulación educativa muy positiva. Si bien la pandemia imposibilitó la cursada presencial, tanto profesores como alumnos pudieron continuar con el programa llevando las clases al plano virtual. Tanto el personal docente como el alumnado, forman parte de la vida social y cultural de la Biblioteca Popular Juventud Moderna. 

Foto: Mauricio Arduin.

Llegué a la biblioteca 15:30 puntual, como había acordado. Mi desembarco fue junto a una chica que se dirigía al mismo lugar. Atravesé el pasillo que separa la entrada y me encontré con la dicotomía absurda de subir por las escaleras o tomarme el ascensor. Opté por la infinita escalera y comencé a trepar hasta lo más alto del edificio. El trayecto desde la entrada hasta la biblioteca siempre me pareció extremadamente largo, símil a escalar una montaña. Pero no importa, es un carácter épico divino que me gusta resaltar. 

Nico, Claudio, Gerardo y Gabriel (el bibliotecario) me estaban esperando. El olor a libro se sentía en el aire. Gerardo me dijo que me había preparado mucho material para mostrarme: afiches, flyers, fanzines, recortes de diarios. Todo. Un tesoro documental en el cual no veía la hora de zambullirme de cabeza. Gerardo lleva muchísimo tiempo en la lucha. Es un militante anarquista de la vieja guardia y un personaje muy conocido dentro del under marplatense. Nico, con su remera de Viejas Locas y su calmo andar, me ofreció pasar al balcón para fumar un cigarrillo y comenzar a charlar un poco para darle rumbo al asunto. Él es uno de los integrantes del equipo docente del Plan Fines. Le entregué un cassette que le había prometido y nos sentamos en la cocina para ponernos al día muy fugazmente.

Mucha memoria

Al volver al salón, Gerardo me había preparado todo el material arriba de una mesa. Volantes para convocar a marchas. Flyers de recitales punks. Recortes de diario históricos. Un anecdotario anarquista interminable y papeles que guardan consigo miles de historias. Nostálgico como siempre, Gerardo me hablaba detalladamente de cada fecha y cada actividad plasmada en aquellos papeles. Un hombre de memoria prodigiosa. Mientras me mostraba fotos, reflexionaba acerca de la actualidad del movimiento anarquista y el cambio de paradigmas. De cómo se cambió la óptica y como aquellos gloriosos años de lucha incesante han quedado atrás.

Foto: Mauricio Arduin.

La biblioteca posee uno de los archivos de literatura anarquista más grandes del país. Se estima que en su totalidad, el archivo de la biblio está compuesto por más de 50.000 libros. En la actualidad cuenta con 200 socios activos y una comisión administrativa integrada por 9 personas. 

La charla con los muchachos fue extensa. Pululamos por reflexiones y recuerdos. Siempre trazando paralelismos entre los primeros años y la actualidad. La Biblioteca es un espacio de encuentro y un sitio de lucha activa importantísimo para la gestación de los movimientos libertarios. Hablamos sobre las primeras actividades del GAM (Grupo Autogestionario Marplatense) y sus luchas contra el gatillo fácil y la represión. Recordaron además la Cumbre de las Américas y todo lo que ese acontecimiento trajo consigo. La toma de la facultad y los incidentes. En 2004 se llevó a cabo el encuentro anarco punk y recibieron la visita de compañeros de Uruguay, Brasil, Chile y México.

Lugares como la biblioteca son muy importantes para la cultura marplatense. No sólo por una cuestión histórica, sino porque es un espacio en el cual se realizan actividades de todo tipo. Desde encuentros de comida vegana, hasta talleres de folklore y tango. El objetivo es que cada persona que vaya, se lleve algo positivo. Sea una enseñanza o una reflexión. Y lo más importante, mantener la llama viva para que perdure en el tiempo y pueda continuar con la misión de regarnos de cultura, educación y buenos momentos.

Últimas Notas

Empresa marplatense creó una pesadora y embolsadora de hortalizas

redaccion

Mundo Marino reabrirá sus puertas al público con estrictos protocolos

redaccion

Preocupación en el Colegio de Técnicos por la caída de la actividad

redaccion

Deja tu comentario