17.3 C
Mar del Plata
agosto 3, 2021
Descubriendo a

Shitstem: “Rapeo. Pero no sé si soy rapera”

Así lo afirma Juana Passeri, la artista marplatense de 20 años que llegó para llenar de feminismo y consciencia un ambiente copado por voces masculinas. Pronto estrenará un nuevo single y sabe que su carrera recién arranca.

Por Aldana Arén

Me niego a etiquetar esta canción como una mera canción de protesta. Esta canción  tiene la profundidad de la canción que habla del pueblo, dice Mercedes Sosa en los primeros segundos de Luro y Mitre, el último tema que sacó Juana Passeri -o Shitstem cuando de música se trata- la rapera marplatense de 20 años que llegó para marcar la cancha de una escena copada por varones. Ella rompe de entrada con los prejuicios en torno a la figura del hip hop: “Yo no fumo porro, ni estoy todo el tiempo escuchando rap. Hasta a veces digo, capaz que rapeo, pero no sé si soy rapera”. 

El inicio “oficial” de Shitstem puede ubicarse un año atrás, cuando presentó su primer single, Arte Innato, que actualmente tiene más de 12 mil reproducciones en Youtube. Desde ese momento su figura en el ambiente musical de la ciudad no paró de crecer. Unos meses después llegó Shitstem, mi nombre lo dice, que descoloca con una base de tango, de la mano de Luis Reales (piano), Leo Cubiella (bandoneón) y Facundo Passeri (batería) y una letra que despeja cualquier duda sobre el mensaje que Juana quiere transmitir: “un pulgar pa’bajo a esos fachos que te miran por tener la piel morena” y “sin arte no hay resistencia, mi nombre lo dice, fuck esta mierda de sistema”, son algunas de las frases que dispara a cámara en el videoclip.

En noviembre de 2019, Shitstem cerró el festival de la 5ta Marcha de la Gorra en la ciudad, una movilización que se realiza todos los años para reclamar contra la violencia institucional. También se subió al escenario en la Marcha del Orgullo LGTTBIQ+ local y en enero de este año formó parte del line-up del Festival Boutique Cuero, junto a artistas como Paula Maffia, Chita, Conociendo Rusia y Lucy Patané, entre otros.

Si bien la pandemia frustró algunos planes de la artista, como el cierre de la tradicional marcha del 24 de marzo, su carrera sigue en movimiento. Hace unos meses presentó Luro y Mitre, y ahora acaba de finalizar la grabación de su nuevo single Huyan, un tema que ya fue escuchado por quienes tuvieron la oportunidad de verla rapear en vivo.

Nuevo tema

Estás por presentar un tema nuevo, y hasta ahora has sacado todos temas sueltos, ¿estás pensando en juntarlos en un disco? ¿Qué planes tenés para este año y el que viene?

Ahora voy a sacar este y tengo pensado laburar en uno más que sé que son singles, que voy a sacar por separado. Lo que me pasa con los discos o EP es como que siento que tienen que tener un propósito, un porqué está cada tema. Me gusta la idea de un disco como un concepto, entonces no sé si pondría canciones que tengo guardadas para ponerlas todas juntas en un lugar. Yo tengo ganas de sacar un disco, obvio. Pero todavía siento que me falta tener más ideas acerca del concepto del disco, y cosas que no lo hagan solo un lugar donde pongo temas. Lo quiero ver como un todo. Sinceramente no pensé nada, tengo ideas sueltas pero ninguna tan fuerte. Todavía no llegó esa idea concreta que me convenza al 100%. Pero tengo muchas ganas de ponerme a laburar en algún momento con eso. Todavía no se está cocinando pero sí.

El último tema, Luro y Mitre, tiene mucho de la calle, que es algo que en esta época no podemos habitar como estamos acostumbrados. ¿Cómo fue publicarlo en este momento?

Creo que surgió inconscientemente. Pero mencionarlo y recordarlo en estos momentos muestra la necesidad que tengo y que tenemos un montón de personas de salir a las calles, que lo extrañamos un montón. Luro y Mitre porque es el lugar más icónico, donde se hacen todas las movilizaciones. Además es un lugar que a mí me recuerda muchísimas cosas porque voy ahí desde muy chica con mi mamá. Ella empezó a militar cuando yo tenía algo así de 7 años, a partir de ahí iba a todas las movilizaciones que había, entonces es algo que me recuerda al pasado pero también al presente. Es un punto que a mí me recuerda muchas cosas. Fue algo que yo escribí para un video en Instagram que grabé, y después empecé a darme cuenta que lo seguía escuchando y me gustaba y a la gente le había gustado un montón y dije “lo voy a grabar”, y se terminó dando eso que a mi me encanta. Igual creo que me encanta porque todavía no lo escuché demasiado (risas).

Como artista es indiscutible que tenés un perfil político, no sólo desde el feminismo sino también desde la consciencia de clase y las luchas populares. ¿Te parece que hay personas que escuchan tu música y les llega un mensaje que de otra forma no les llegaría?

Yo cuando era chica capaz que ir a la marcha por ahí era un embole, pero después de más grande me di cuenta que yo si no hubiese tenido esa etapa sería completamente diferente. Mi mente sería completamente diferente a lo que soy hoy. Entonces yo creo que cada uno es el artista que quiere ser. Yo me siento en la obligación, o un deber, de aprovechar que tengo una voz que es un poco escuchada para poder hablar de esas cosas. También debe haber jóvenes a los que hablar de esas cosas les parece un embole, entonces aprovechar  que tengo esa voz que le llega a un par de personas para poder tirar una data sobre eso. Capaz que vos escuchándolo te puedas poner a pensar o te queda inconscientemente. No me la creo tanto como para ver si le puedo cambiar la mentalidad a una persona, no sé si soy para tanto. Pero sí que alguien escuche cosas que en la música de hoy en día, si no sos de escuchar rap -porque el rap siempre va a bajar data-, en lo más mainstream, nadie habla de eso. Entonces me siento con la obligación de hablar de ese tipo de cosas porque tengo una voz que la escuchan más personas. Por ejemplo, las calles de mi barrio no son de tierra, pero sé que hay mucha gente que sí y que se le inundan las calles. No es mi realidad pero es la de otres, entonces hablar de eso aunque no sea mi realidad para que se visibilice lo que le pasa a otras personas, aunque no me pase a mí.

El trap

En la música mainstream que se escucha ahora hay un discurso que se separa de los orígenes del rap, que tienen que ver con la protesta. Por ejemplo el trap, que es uno de los géneros más escuchados, sale del hip hop pero hay un lavado de cara de algunos artistas más comerciales.

Antes me pasaba que era tipo “el trap lo odio, que se prenda fuego”, después me empecé a relajar porque musicalmente el bit me gusta mucho. Las letras no porque no me siento para nada identificada. Muchas veces siento que hay mucho personaje, o sea, el hip hop sale de la necesidad de mucha gente de tener un espacio para hablar y de contar las cosas que estaban viviendo. Y el trap surge de las traphouse, que eran grandes edificios o casas donde había una realidad de mierda, mucha droga, adicciones, armas, una vida horrible. Entonces creo que hay algo que yo escucho un montón, siento que hay mucha gente hablando de “yo soy trap” y vos no sos trap, entendés. Si vos sos trap, no querés ser trap. Creo que la gente de las traphouse quiere salir de las traphouse no es que se quieren quedar ahí adentro diciendo “yo soy trap”.

Hay como una romantización de eso…

Eso. Alta romantización de eso cuando en realidad la gente que realmente lo está viviendo, que no es en yanquilandia donde vos pensás, en la esquina de tu casa seguramente hay un pibito que vos lo pensás como un negro de mierda y es más trap que vos, entendés. Ese fla me pasa a mí. Y yo creo que esa persona que está en esa vida, no sé si tiene ganas de seguir en esa. Está esa romanización, de creerse que uno es re piola por tener armas y drogas, se suele hablar mucho esas cosas en el trap, y no me llegan sinceramente. Porque puede haber muchos artistas sí la hayan vivido, pero siento que muchos no. Veo chabones de acá que se hacen los de “yo soy trap”, de decir “yo tengo armas y esto”, pero vivís con tus viejos y la plata te la dan tus viejos. Esas cosas me ponen como loca y siento que está muy de moda eso de crearse un personaje que en realidad no es. Además el trap es lo que está de moda, y no se suele concientizar demasiado, y a mí me gusta la música que baja data, entonces yo no me siento tan identificada con eso.

-No sé si estuviste viendo que salió el disco nuevo de Nathy Peluso y la acusaron de apropiación cultural. Se está hablando más de los discursos antirracistas, hablar de que en Argentina también hay racismo. ¿Qué te parece esto de empezar a revisar algunas cosas que se naturalizan?

Yo creo que la apropiación cultural viene de la ignorancia. A mi me pasa, muchas veces creo que los que hacemos rap, y no venimos del Bronx, hasta puede ser tomado como apropiación cultural. Pero ¿qué hace que eso no sea apropiación cultural? Que no somos ignorantes con respecto a lo que pasó allá. Por ejemplo si yo soy una persona blanca con todos mis privilegios y vengo a rapear sobre cosas que nada que ver, y no tengo ni idea de lo que pasó allá, yo creo que eso puede ser tomado como apropiación cultural o también falta de respeto. Yo creo que la gente que está dentro del hip hop, tiene que saber de dónde viene eso, de dónde nació, quiénes fueron sus pioneros, porqué se dio. Yo creo que sabiendo las raíces de lo que te está dando, por ejemplo a mi es a lo que me dedico y me está dando de comer, ser conscientes de qué pasó antes de que vos estés acá rapeando sin ningún inconveniente. Saber que allá hubo años de pasarla como el orto. 

Lo que sí me parece algo para ver es que ella (Nathy Peluso) no esté hablando de eso de que se la acusa. Si ella tomara consciencia, decir “sí me equivoqué, no me puse a pensar desde este lado”, es mucho más entendible, porque uno no nace deconstruido y sabiendo qué es la apropiación cultural. Creo que aceptar los errores de uno, aceptar que otras personas te digan un error, pedir disculpas a la gente afrodescendiente, decir “sí la verdad me mandé una cagada” es mucho más aceptable que no decir nada. 

Rapear sola

Una de las cosas que están más presente en tus letras tiene que ver con el feminismo. ¿Te sentís parte de una escena de mujeres raperas, o te sentís sola?  

Sí, tengo momentos y momentos. Digamos que cuando me pasaba de tocar en vivo sí me sentía recontra sola, porque ahí es cuando más te das cuenta. En las redes sociales hay un montón de pibas  rapeando, y está buenísimo y me encanta, me pongo re contenta de que cada vez seamos más. Pero cuando llega el momento de tocar nunca me ha pasado de sentirme como “uh somos pibas también”. Capaz que si es un festival feminista donde no hay chabones sí. Pero cuando son conciertos donde hay ambas cosas, lo siento re poquito. Ahora en la pandemia yo vi un montón de chicas que se lanzaron a rapear algo y eso me pareció buenísimo. Pero capaz que llega el momento que hay que  tocar en vivo y te sentís ahí. Por lo menos yo en lo que más me fijo es en el rap, después puedo compartir escenario con bandas de chicas donde me encanta, y está re bueno, pero en rap solamente pibas haciendo rap se ve re poco. Por lo menos en vivo. Espero que cuando se vuelva todo a la normalidad, si es que se vuelve, ojalá que haya muchas más pibas porque hacen falta muchas más pibas me parece. En redes sociales se ven un montón y está buenísimo porque por lo menos están tomando la iniciativa y es un paso que están dando porque se empiezan a copar y ahí sí vamos a ser más pibas. Cuantas más seamos mejor. No hay tope, que seamos las más que podamos.

En una de tus canciones decís que escuchas más a la Negra (Mercedes) Sosa que a Tupac. Hay como un prejuicio del rap de quienes no escuchan el género, y que de repente digas que escuchás a la Negra Sosa es como una “validación”, una sorpresa.Sí esto de que está el prejuicio de que el rapero está todo el tiempo ahí fumando porro escuchando rap, con joyas. Yo no fumo porro, ni estoy todo el tiempo escuchando rap. Hasta a veces digo, no sé si soy rapera, capaz que rapeo pero no sé si soy rapera. Porque si viene alguien que no tiene ni puta idea de lo que es el hip hop, y le digo soy rapera, ya se va a crear una idea de mí que es re errónea. Entonces a veces decir que soy rapera me cuesta un poquito, depende con quien esté hablando. Entonces capaz que en esa canción demostrar eso, no estoy todo el tiempo escuchando a Tupac, escucho más folclore que hip hop en mi casa.

Últimas Notas

“Ser Secretario es un reconocimiento”

Juan Manuel

Maradona: 60 frases en 60 años

redaccion

Nora Lafon: memorias de una militante peronista

redaccion

Deja tu comentario