8.8 C
Mar del Plata
junio 15, 2021
Lo de Acá

El hombre que no reniega del presente: Animal Desnudo, el nuevo disco de SLNT

“Las obras que creamos en Mar del Plata al marplatense les pega mucho más. Es una música ceñida por el mar, por el invierno marplatense, por el verano de invasión turística. Entonces ¿Quién más puede interpretar una obra marplatense? Los marplatenses”.

Por Makú Rodríguez

Leo Ferro es un músico marplatense con 20 años de recorrido y junto al proyecto SLNT (o Silent) lleva más de una década en actividad. Animal Desnudo es su más reciente trabajo, un disco conceptual con un trasfondo espiritual muy interesante. Filosofía, música y meditación. Un cóctel explosivo dentro del alma de un artista sensible e introspectivo.

Dentro de la escena musical marplatense, hay muchos caballitos de batalla para presentar y enaltecer a la música local. Siempre pienso en piezas claves: Tierra de Conejos de Luzparís, Hacia Nuevas Razones de Diasol, Fantasy de Loquero. La calidad que posee nuestra ciudad en el plano artístico es envidiable. Una historia repleta de artistas de alto vuelo que abarcan todos los géneros. SLNT pertenece a esos proyectos que forman parte del tablero de ajedrez musical que nos representan acá y en cualquier lado.

Luego de un 2020 extraño para todos y todas, el colectivo artístico marplatense sigue en pie y deja en claro que el encierro y el contexto mundial pandémico no fue un impedimento para seguir creando. De hecho, una infinidad de artistas se han nutrido de esta situación para grabar y componer. El caso de Leo Ferro y SLNT es un claro ejemplo de esto. 

Leo es un músico ecléctico e inquieto. Lleva más de 20 años en la ruta de la música. Su misión no se aferra únicamente a desempeñarse como cantante y músico, sino que va más allá de colgarse una guitarra o cantar frente a un micrófono. Forma parte del sello Desde El Mar, un colectivo artístico de renombre en Mar del Plata y en la escena musical a nivel nacional. Leo comprende el juego. Desde su óptica sabe que hoy hay factores esenciales a la hora de abocarse al arte. La comunicación y la información, son elementos básicos para desarrollarse en este mundo.

El principio

– ¿Cómo nace SLNT?

– Fue en el 2009. Yo venía tocando hace 5 años con Alud. Para esa época, la banda se estaba poniendo re power. Siempre tuve mi impronta más acústica, comencé a conectar con otros géneros de música que tal vez no tenían cabida en la banda. Entonces empecé a explorar estas canciones en formato electro acústico. Le presenté a Salomar 5 temas e hicimos un Ep: “Exhalación del bosque”. Ahí arrancó este camino como solista.

– ¿Cómo fue el proceso de grabación de Animal Desnudo?-

– El disco nace un poco jugando. Slnt tiene una formación estable hace 5 años. El Ep Cardinal, contó con colaboraciones de Martin y Juan. Un día caigo al estudio con una canción. Nos pusimos a improvisar, sale otra canción, caigo con otra, cae Martin con otra base. Y de repente teníamos 5 canciones. El ep fue mutando hacia un disco. El modo de composición fue variado: desde temas que hice yo solo, algunas bases que trajo Martin y muchas cosas que nacieron de la improvisación. Nos gusta ese formato. Después se labura la parte lírica, la post producción y la mezcla. Estuvimos 2 años. Cuando comenzó la pandemia ya teníamos un año de producción y mezcla. Le metimos mucho. Un disco de esta magnitud con una búsqueda de sonido ecléctico y conceptual lleva mucho tiempo.

Leo Ferro ó SLNT. Foto: Mauricio Arduin.

– ¿Qué los llevó a decidir sacar un disco de 10 canciones?

– El amor por la obra conceptual, el desarrollo de la misma. Este proceso de involucrarnos en un disco nos llevó a enfrentarnos con nosotros mismos y trascenderse. Generar un álbum te hace crecer de otra manera. No responde a las necesidades del mercado, es verdad. Sacas un disco y tiene el mismo peso que un single. Slnt nunca respondió a necesidades del mercado, ni a modas, ni al sonido de la época, si bien siempre se busca generar una obra contemporánea. Usamos medios electrónicos, pero nunca dejamos de ser artistas de la canción. A veces pueden ser canciones con formatos rupturistas, pero mi función siempre está abocada a las canciones.

Back stage

– ¿Dónde lo grabaron?

– Tuvimos montado el estudio en un hotel. Después Juan tenía su estudio, luego armamos este point acá. Laburamos también en estudios más profesionales. Nos movimos por todos lados. Hay que escucharlo en distintos sistemas para encontrarle la onda-

– ¿Participaron en la producción del disco?

-Hicimos todo. Composición, producción y mezcla. La mezcla la hizo Martín Casteleta, nuestro baterista y co-productor del proyecto, junto conmigo. Mano a mano en el proceso. Y nos asesoró técnicamente Dani Susperreguy. La mezcla la encaramos nosotros-

– Contaron con músicos invitados…-

– Sí, en el tema 2 está Martín De Lassaletta, un contrabajista de renombre de la ciudad, docente y gran persona. Nacho Diaz en vocals, que metió letra también. Le dimos libertad absoluta para crear y la rompió. También tenemos la colaboración de Ignacio Pomponio, un guitarrista del ámbito del jazz que se sumó a la canción Derretir. Facu Vazquez, un músico que participa en muchos proyectos. Me gusta decir que uno de esos proyectos es Slnt, también está desde el principio. Él sumó en guzheng, un instrumento oriental, en el tema Jardín de la Zoantropía y guitarras en la canción Control. Y por último la colaboración de otro amigo que forma parte de un proyecto llamado Mumpolen, que metió unas pinceladas en el Jardín.

Volver a conectar con una energía primordial

– ¿Cuáles fueron las musas inspiradoras de Animal Desnudo?

– Nació como una necesidad de expresar otras líricas, otros sentimientos y otros pensamientos. Quizás más espirituales. Entonces a lo largo de los discos siempre se desarrolla un concepto que busca mirarse para mejorar y después mejorar en el relacionamiento cotidiano con los demás. Evolucionar uno para evolucionar en conjunto. Animal Desnudo propone eso. Volver a conectar con una energía primordial, desde una visión expandida y post tecnológica.

En un presente tan ceñido por la tecnología y la era de lo instantáneo, de lo superfluo, un poco mirarse para adentro y volver a conectar con la esencia de las cosas. Lo más natural. El animal desnudo es el nuevo hombre que no reniega del presente, ni de la tecnología, sino que se sirve de ella y sigue buscando mirar hacia atrás, hacia el origen de las cosas. Tiene conceptos de filosofía taoísta, de budismo. Lo in-permanente. Entender que nada se sostiene en el tiempo más que el cambio y nosotros, en nuestra evolución, estamos en el momento de parar la pelota y mirarnos a nosotros mismos y volver a conectar con la naturaleza. La temática del disco viene por ahí-

– Visualmente se nota esto que me decis-

– Siempre estamos muy metidos en el trabajo con las plantas y el chamanismo. Ese trabajo lo hacemos nosotros. Estamos metidos en esa. Mucha espiritualidad, trabajos con la medicina de las plantas. Y a partir de eso empezar a ver la medicina en todo. La medicina de la música, la de compartir, la del diálogo. Esto nos conecta mucho entre nosotros. La improvisación es un momento en el cual conectamos con un metalenguaje que surge en ese momento. El disco 100% está hecho desde la improvisación. La vida es una improvisación-

En vivo y la falta de un circuito

– ¿Piensan presentar el disco en vivo?

– La idea es salir a tocarlo en un futuro. Martín ahora se fue para Barcelona. Ya lo sabíamos desde antes, entonces no iba a haber show presentación. La intención de SLNT es retomar con los shows directamente en España. Estamos apuntando a eso. En 2018 estuvimos girando por Barcelona, sería retomar ese circuito que tan bien nos recibió y ampliarlo por Europa. De a poquito estamos sumando contactos. Conocemos varios artistas, pero la idea es entrar en algún festival. Nos preguntan mucho cuando tocamos. La última vez fue en marzo del 2020 en el Club Tri. Nunca estuve tanto tiempo sin tocar en vivo. Por lo pronto en dos o tres meses voy a salir en un formato solista. Por ahora como SLNT sólo pensamos tocar en Barcelona.

Foto: Mauricio Arduin.

– ¿Cómo ves la escena en Mar del Plata?

– Siento que es una escena que está en constante transición. Quizás le falta un circuito más claro de espacios porque aparecen nuevos sectores y desaparecen. No hay constancia. Pasa también con determinados artistas que por ahí se arman proyectos, se toca y se disuelve. Es lo que pasa en la cultura de lo instantáneo. Es la realidad. Mar del Plata tiene una escena sólida hablando artísticamente.

Hay artistas de muy buen nivel, con búsquedas muy profundas. Hay una identidad sonora marcada por algunos grupos, solistas y productores. Le tengo mucha fe y mucho amor. Por eso sigo creando desde este lugar. Le falta apoyo cultural y que el público mire para adentro y se ponga la camiseta de sus artistas. Ni hablar que faltan espacios privados que propongan buenos arreglos y estén montados profesionalmente. Lo que falta también es una consolidación de la escena a través de lo mediático. Que haya gente hablando de la escena, y puedas encontrar en internet información sobre esto. Que no quede en el under por el under.

“Hay un click que tiene que ver con el público. Si hay un público sediento de consumir recitales, obras y movidas culturales oriundas de Mar del Plata, va a haber más circulación de gente, de energía, de economía, por lo tanto quien pone un espacio abierto a los shows va a tener más publico consumiendo, más gente pagando la entrada. Si el público empieza a curtir más a sus artistas me parece que va a ayudar. Sumado a políticas culturales y apoyo. Hubo épocas doradas como el festival de la juventud, festivales en la Villa Victoria, Villa Mitre, Plaza España, Plaza Mitre. Ha habido muchas movidas. Ahora sólo queda lo autogestivo de movidas como el festival de jazz, donde abren el espectro para expresiones que no son netamente del jazz. Por otro lado está Trimarchi, como siempre. Todo desde la autogestión. Hay buenos artistas y eso es lo más importante”.

– Sos parte de la línea fundadora de Desde El Mar ¿en qué año nace ese proyecto?-

– Nace en 2010. Fue cuando saqué Exalación del Bosque, creo que fue el segundo disco editado. El sello fue fundado originalmente por Diego Montoya de Luzparis y Emiliano Montani de Alfonsina. En el acto me sumé yo y los chicos de Simmur, los Tantra, Zoot. En un comienzo éramos 8 bandas. Nace desde la necesidad de nuclear la escena. En este caso armamos un colectivo artístico, ya que no existía en la ciudad. Siempre nos pareció muy sano para las escenas que haya colectivos y sellos independientes. Que haya movida intersellos, básicamente. Empezamos a potenciarnos en los shows individuales de cada banda y en los festivales. Se empezó a generar una comunicación que mostraba este entretejido cultural que estaba pasando. A lo largo de estos años hicimos festivales que fueron creciendo. Pasaron de ser shows pequeños, a convertirse en eventos de mayor magnitud, con varios días, capacitaciones para artistas-

“Mi mensaje es consumamos obras locales. Démosle ese espacio que se merece la cultura local y compartámosla. Hagámosle saber a nuestros artistxs que los apoyamos y que nos gusta lo que hacen”.

Últimas Notas

Café circular: crece la red que evita el uso de vasos de papel

Claudia

El importante rol del Centro Comunitario de Salud Mental Coronel Dorrego

Claudia

A 6 años de su lanzamiento Ni Una Menos mantiene sus reclamos

redaccion

Deja tu comentario