17.3 C
Mar del Plata
agosto 3, 2021
Cine y series

Cine y series

Por Max Czajkowski

“Mid90s”, una mirada de ver el mundo

Jonah Hill realizó una de las mejores óperas primas de la última década. Una película que muestra esa tumultuosa transición que es el paso de la niñez a la adolescencia o a la vida adulta.

Si alguien nos menciona a Jonah Hill rápidamente pensamos en “SuperBad” (2007) ó “21 Jump Street” (2012), dos producciones que marcaron la carrera cómica de este actor californiano que luego continuaría con más papeles excéntricos. Pero nada de esa locura que él mostró delante de cámara lo explayó estando detrás. Porque Hill en su debut como director cinematográfico lució una gran sensibilidad ante la vida, la transición y lo mundano.

“Midi90s” (2018) se ve y siente claramente como cine independiente norteamericano. Remite en tema y forma como Lady Bird (2017) de Greta Gerwig y The Florida Project (2017) de Sean Baker, ambas relacionadas con aspectos marginales de la juventud estadounidense. La diferencia entre estas películas y la de Jonah Hill es que la suya transcurre en la década de los 90. De alguna manera, se encuentran emparentadas por un factor común que es la marginalidad de sus protagonistas, los problemas derivados de las mudanzas de ciudad y la total ausencia de sus padres en la educación.

Es la historia de Stevie (Sunny Suljic), un niño de 13 años atrapado en una vida familiar problemática: su mamá (Katherine Waterston) es poco atenta con él. Además, su hermano mayor (Lucas Hedges), es un acosador taciturno y violento. Por ello, Stevie busca algún lugar al que pertenecer y lo encuentra en la tienda de skate de Motor Avenue en Los Ángeles, con un grupo de skaters mayores que él, quienes le dan la bienvenida a su equipo y lo ayudan tanto en la vida como en el skateboarding.

La cuestión que rápidamente se plantea Stevie es poder llegar a pertenecer a esa cofradía de jóvenes que practican skate, lo cual representa un desafío. Necesita “graduarse de adolescente” para poder ser aceptado, lo cual pone a Stevie en la necesidad de asumir ese rol con toda celeridad. Sexo, drogas y destrezas en el arte del skate son las materias a aprobar. Para ello Stevie cuenta con una gran simpatía, caradurez y férrea voluntad. Jonah Hill retrata esto de gran manera; la iniciación de un adolescente en una edad rebelde por naturaleza con detalles de documentalista.

La dirección es directa y precisa, no busca extender las escenas innecesariamente. De esa manera, logra una película concreta con su propósito y concisa en su exposición. Una mirada sobre un momento de los 90s que simplemente registra el cambio abrupto de un niño en su iniciación en la vida madura en un mundo turbulento.

Mirala en Amazon Prime Video.

Inconcebible

Basada en hechos reales, la miniserie cuenta la historia de Marie Adler, una joven estadounidense de 18 años que en el año 2008 denunció la violación de un hombre que había entrado en el departamento en el que vivía. Ignorando el informe médico que demostraba las lesiones de la joven, los detectives que estaban a cargo de su caso pusieron en duda la versión de la víctima, a la que presionaron hasta hacerla admitir que, supuestamente, había mentido en su declaración.

“Unbelievable” en sus ocho capítulos no le sobra ni falta nada. Está narrada milimétricamente para reflexionar y ahondar en un flagelo social sin escenas morbosas, con un buen guión y la gran actuación de Kaitlyn Dever en el papel de Marie. Posee silencios que dicen más que muchas palabras.

Su creadora, Susannah Grant, expone el machismo, la desprotección y la valentía de las mujeres. Profundiza en todo lo que una mujer debe afrontar después de haber sido violada. No sólo las secuelas emocionales, plasmadas en sus relaciones con amistades o la familia, sino también las policiales, uno de los aspectos menos debatidos por la sociedad. ¿Cuántas preguntas se deben responder a las autoridades después de un acto de violación? ¿Por qué hay que soportar juicios de valor a su persona? ¿Cuántos hombres la intimidarán para que diga “la verdad” que ellos quieren escuchar?

También nos hace pensar que hay pocas mujeres en el ámbito policial que tengan la posibilidad de trabajar estos temas. Por eso, uno de los puntos altos de la producción, es cuando la investigación es abordada por dos inspectoras, interpretadas por Toni Collete y Merritt Wever. Las profesionales constatan un patrón común en una serie de violaciones, donde unirán esfuerzos a través de una meticulosa indagación. Aquí “Unbelievable” abraza el género policíaco resaltando el compromiso de las autoridades femeninas y dándole voz a las víctimas, en una contenida reivindicación.

El público no encontrará una serie para poder relajarse y evadirse durante cincuenta minutos. Todo el tiempo sentirán incomodidad que les será difícil de ignorar. Esta tensión resulta necesaria para empatizar con el devenir de los hechos. Para lograr ese cometido, la realización técnica y el trabajo de sus intérpretes es excelente.

Mirala en Netflix.

Últimas Notas

“Mi vecino Totoro” y “El viaje de Chihiro”, las obras maestras de Miyazaki

redaccion

The King: El peso de la familia

redaccion

“Mare of Easttown”, más que una serie criminal

redaccion