8.9 C
Mar del Plata
julio 31, 2021
Lo de Acá

Nada como ir juntos a la par

La ONG “Guías a la par” se encarga de acompañar a personas con discapacidad para que realicen actividad física. Una idea que nació de la inquietud y creció con los años. 

Por Manuel Straccia

El frío golpea a los marplatenses que caminan por la costa este domingo a las 9 de la mañana. Bajo el monumento a Cervantes, en la Plaza España, comienzan a reunirse guías, guiados y futuros voluntarios de la ONG “Guías a la Par”. 

Tanto guías como guiados son fáciles de reconocer porque llevan una pechera verde flúor, con el logo de guías a la par. Mientras los atletas empiezan a hacer una entrada en calor, las “aspirantes” a guía observan y se preparan para la charla que será brindada por Marisa Arregui, referente de la entidad, y Marcos Folgar, director de la Dirección de Discapacidad de la Municipalidad de General Pueyrredon.

La charla comienza con una aclaración de Folgar sobre los términos a utilizar: personas ciegas; personas con discapacidad. “Duele mucho más el no vidente… A una persona rubia no le decís no morocha”, explicó.

Marisa tiene 51 años y es estudiante de terapia ocupacional, a punto de recibirse. En una carrera vio una persona ciega con su guía, se emocionó y quedó impactada. Allí surgió la inquietud de querer guiar.

“No encontré un lugar en Mar del Plata. Estaba cursando con José Luis Campo (ex Presidente del Comité Paralímpico de las Américas). Fui ayudante en el Círculo Deportivo de Lisiados (Cideli), una chica ciega me contactó y empecé a guiarla. Ella le dijo a una amiga ciega, que le dijo a otro, en menos de un mes guiaba tres personas ciegas. Hice una convocatoria por facebook y al primer taller fueron cinco guías voluntarios”, contó.

Con ese puntapié comenzó la serie de convocatorias hace cuatro años. Actualmente, en el grupo participan 30 personas con discapacidad y alrededor de 40 guías voluntarios.

Los integrantes de Guías a la par inician su actividad en la Plaza España. Fotos: Mauricio Arduin

El grupo comenzó a crecer por la misma necesidad de los guiados, algunos que nunca habían andado en bicicleta o, aún viviendo en Mar del Plata, no conocían la playa. “Ver esas situaciones hizo que el grupo creciera y tener nuevas necesidades. Por eso organizamos nuestra primera carrera, cobrando un bono contribución, para conseguir el dinero y construir la ONG”, explicó Marisa.

De allí fue todo en crecimiento, con la adición del ciclismo, vida en la naturaleza. Aún hay más proyectos e ideas, pero el contexto no ayuda y se precisa dinero. Por eso organizan eventos, ventas de empanadas y lanzaron un plan para sumar socios con una cuota mensual de 300 pesos. “El dinero se utiliza para pagar un seguro, entre otras cuestiones de la ONG. Por ejemplo, las bicicletas son muy caras, tanto para adquirirlas como para su mantenimiento”, explicó la referente de Guías a la par. Los interesados pueden contactarse a través de Facebook o al 2233019209.

“Lo que hacemos no es nada de otro mundo, debería ser algo natural, pero no lo es. La gente tiene miedo de acercarse o preguntar cuando ve un ciego con un bastón esperando para cruzar o una persona en silla de ruedas. Hemos ido a tomar un café con Marcos (Folgar), el mozo me pregunta que voy a tomar y me dice: y él… No le preguntan, lo mismo sucede a personas con síndrome de down. Eso no tiene que pasar”, concluyó Marisa.

Últimas Notas

El Puerto y la necesidad de mejorar su infraestructura

Albertina

Llega la tercera edición de MarplaLABs

redaccion

Piden que se consideren esenciales a los trabajadores de mar a la hora de la vacunación

redaccion

Deja tu comentario