13.9 C
Mar del Plata
octubre 2, 2022
Interés General Lo de Acá

Mar del Plata conserva la tradición de los “fichines”

Los videojuegos que brillaron en los ’90 conviven a la perfección con las máquinas más novedosas y garantizan durante las vacaciones el entretenimiento al público de “La Feliz”.

 Por Valentina Selzer 

Cuando la lluvia y el frío ganan terreno en Mar del Plata, los turistas dejan las playas para caminar por la clásica peatonal San Martín. Allí se ubican la mayoría de los locales de juegos electrónicos, los famosos “fichines”, donde desde primera hora de la mañana preparan los protocolos vigentes y abren sus puertas para recibir a las familias ansiosas de pasar largas horas de diversión asegurada.

“La modalidad cambió, pero la alegría es la misma”, destacó a Télam el responsable del espacio “Go Play”, Luciano Chaia. Y explica que ya no son videojuegos como los de antes, ahora “la nueva modalidad es que el niño o el adulto participe físicamente e interactúe para ganar premios o acumular puntos que luego se canjean por juguetes; más allá que por supuesto también tenemos los juegos tradicionales”, agregó.

“La nueva modalidad es que el niño o el adulto participe físicamente e interactúe para ganar premios o acumular puntos”

Luciano Chaia

 “En los fichines vuelvo a la niñez que pasé acá, y ahora poder jugar con mis hijos, mostrarle el Arcade y que les guste me emociona mucho”, dijo Leonardo Chávez, quien junto a su pareja y sus tres hijos, llegaron este viernes a la ciudad. “Hace 18 años que venimos los veranos a Mar del Plata y es precioso, siempre la pasamos muy bien”.

Los juegos de “Arcade” no sólo se limitan al término genérico que se les dio a las máquinas de juegos de salón nacidas en los años 70, sino también como un género de videojuegos para clasificar a los que presentan y simulan esas características distintivas, como el Pacman (1980): comer todas las bolitas de la pantalla y encontrar la salida del nivel, intentando que no te agarrarán los fantasmas; o el famoso y polémico Mortal Kombat (1992) y Tetris de 1984, otro de los juegos arcade más conocidos de la historia.

 “En los fichines vuelvo a la niñez que pasé acá, y ahora poder jugar con mis hijos”.

Leonardo Chávez

 Un espacio familiar

Mientras que pasan un buen rato en familia, su hija Uma con una sonrisa que se escapa del barbijo contó que le gusta ir a los fichines porque “jugamos entre todos y nos divertimos mucho”.

Son espacios sin tiempo, donde no importa la edad y no hay lugar para la vergüenza. El único objetivo es disfrutar y, claro, acumular tickets para canjearlos por premios como souvenir de las vacaciones.

 “Las máquinas se adaptaron a las tendencias con nuevas tecnologías y hacen participar físicamente al público de absolutamente todas las edades”, cuentan en el local y aseguran que, muchas veces, arrancan jugando solo los más chicos “pero cuando los padres o las madres ven que tienen pocos tickets comienzan a jugar ellos y termina entretenido del primero al último en la familia”.

Desde San Miguel, provincia de Buenos Aires, Analía y su familia llegaron este lunes a Mar del Plata y a pesar del mal clima salieron a pasear hasta el parque de juegos “Divertidos”, también ubicado sobre la peatonal San Martín. “Es un clásico venir a la peatonal y a los juegos, nos divertimos entre todos, nos hace acordar a nuestra infancia y a ellos los vemos disfrutar acá, pero al final terminamos jugando más nosotros”, sonríe mientras lo relata.

 Martina, de seis años, llegó con su familia este domingo desde San Martín –provincia de Buenos Aires-  y dijo muy contenta que su juego preferido es el tejo (que se juega con un disco de metal en una de las mesas del local) porque hacen dúo con su mamá de 32 años y “siempre ganan porque son el mejor equipo”.

 Reactivar el entretenimiento

Cuentan en los locales de la peatonal que luego de los meses que tuvieron que cerrar a causa de la pandemia de coronavirus, pudieron abrir y algunos, hasta se animaron a inaugurar un local en la calle Güemes con muy buena respuesta. “Recién ahora estamos empezando a reactivar nuestra estructura, a pesar de que la temporada no está resultando como lo esperábamos porque la tercera ola nos retrajo mucho la concurrencia del público, pero al menos estamos trabajando que es lo más importante”, cuenta Chaia.

Últimas Notas

En una playa junto al mar: el choque entre lo público y lo privado

Manuel

El último Elvis: las segundas partes pueden ser mejores

Martin

Los costos de disfrutar de Mar del Plata en temporada

redaccion

Deja tu comentario