13.9 C
Mar del Plata
septiembre 25, 2022
George Manta
Interés General Lo de Acá

George Manta, el artista detrás de los posters de las bandas musicales

Color, creatividad y un estilo propio bien marcado, llevan a George Manta a diseñar, entre otras cosas, posters de bandas musicales de todo el mundo.

Por Alejandra Bertolami

Se trata de un artista multifacético desde temprana edad, su acercamiento con el diseño gráfico fue cuando estudiaba artes visuales en la Escuela Martín Malharro, aunque afirma que venía haciendo diseño desde la primaria: “Siempre que había que hacer un afiche o lo que sea que tenga que ver con el diseño, me agarraban a mí. Desde chiquito venía diseñando”, asegura George Manta.

Cuando estaba estudiando artes visuales también tuvo su primera banda. “Había varias bandas de amigos en la Malharro entonces, el primer afiche de la primera fecha de mi banda lo hice yo y luego empecé a hacerlos para las otras bandas que había en la Escuela. Esos, creo,  fueron mis primeros acercamientos hacia el diseño gráfico”, añade George Manta quien hoy también incursiona en pintura y escultura, entre otras cosas. 

– ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

– Lo que más me gusta de mi trabajo es que después de muchos años aprendí a darme cuenta de cuándo algo me va a gustar y cuándo no. Más allá de que, me pueden pedir hacer un póster para una banda, pero, depende quién te lo pide y para qué, por ahí la banda es buenísima pero ya te das cuenta que no va a funcionar. Con los años empecé a ganar esa experiencia de darme cuenta cuándo puedo funcionar para tal o cuál proyecto, y también, por suerte, puedo darme el lujo de elegir y hacer sólo lo que me gusta, hoy en día puedo decir que hago lo que me gusta que es diseñar y que diseño lo que me gusta. 

George Manta
Uno de los trabajos de George Manta.

Otra cosa que me gusta es que, la gente reconoce más mi estilo y la estética que manejo y entonces, cuando me piden algo ya saben más o menos qué voy a hacer o cómo viene la mano, entonces, no tengo que andar tratando de defender mi estilo, que es lo que me pasaba antes: tener que convencerlos de lo que proponía o tenía ganas de hacer. Ahora por suerte esa parte ya no la tengo que hacer. 

Artista por partida doble

– ¿Qué es lo mejor de fusionar tus facetas como artista visual y musical?

– Lo mejor de fusionar la faceta visual y la musical es que, por un lado, yo sé más o menos cómo es la perspectiva de un músico y también sé cómo es la visión del otro lado, del lado visual y, siempre lo terminamos manejando en los proyectos que tengo de música, siempre estuve involucrado en la parte visual y eso me dio experiencia de alguna manera. Igual es re difícil, porque lo que más me cuesta es hacer cosas visuales o gráficas para mis propios proyectos. Soy muy autocrítico y exigente conmigo mismo y toda esa obsesión que tengo gráfica y visual se me multiplica.

– Tu estilo es fácil de reconocer, ¿Qué sentís cuando ves tus trabajos plagiados en diferentes objetos sin tu consentimiento?

– Ahora ya me acostumbré y no me afecta como me afectaba antes. Antes me volvía loco y al instante mandaba mensajes.

Después, me di cuenta que hay como un negro o blanco en ese sentido: los que creen que hacer esas cosas es directamente un robo y los que dicen que si publicás algo y ya está en internet, consideran que es libre para que cualquiera hago lo que quiera.

Me han dicho hasta que la culpa era mía por no poner una marca de agua a mis cosas cuando las subo a internet.  

Ahora, si es alguien que también se dedica al arte y hace una copia sin mi autorización trato de escribir y aconsejar, que les conviene tomar otras cosas y tratar de incorporarlas a su propio estilo o usarlo de práctica. Cuando es así trato de aconsejar.

Ya cuando es una marca o una empresa o alguien que vende un producto específico, me pasó encontrar desde cajas de alfajores, mates, termos, almohadones y hasta remeras. Antes les escribía, ahora directamente mando mail pidiendo que den de baja todo y aprendí a registrar todo lo mío y si se pone medio áspero directamente se encarga un abogado, ya no me enrosco mucho.

David Bowie en uno de los poster de George Manta.

– ¿Cómo es el proceso de trabajar con músicos?

– Cuando me contacta directamente la banda o el músico es más fácil, cuando es más directo. El músico tiene otra sensibilidad que no tienen por ahí los managers o las agencias.

– Cuando el trato es directo la comunicación con las bandas o el artista es más fácil.

– La ventaja es que cuando me buscan o me piden algo, ya me buscan por un estilo y no tengo que defender la idea que tengo.

Cuando me proponen algo o me escriben para pedirme un póster o lo que sea, en el medio de la charla o mail que estoy leyendo ya se me viene la idea y, casi siempre, trato de respetar esa idea inicial. Con el tiempo me di cuenta que la primera idea es la más original. Es la que se viene a la mente sin ningún tipo de prejuicio. Trato de ir por ese lado y no le doy bola a las referencias, si me las mandan, quedan cajoneadas y las miro después, más adelante, por las dudas. 

Con el tiempo me di cuenta que la primera idea es la más original.

– Trato de no condicionar con referencias.

– Una desventaja de tener un estilo reconocible es que después vienen y me pasan mis propias referencias y por ahí quiero hacer algo diferente y tengo que pelearla un poco.

Casi siempre me salgo con la mía.

Los tiempos

– ¿Cuánto te lleva diseñar un póster o una tapa de disco?

– Es súper relativo.  A veces, tardo dos días en hacer un póster y decidir que sea el final y a veces, tardo dos meses. Por lo general, cuanto más tiempo tengo, que no suele pasar, porque me piden cosas bastante para “ahora”, cuanto más tiempo tengo y menos presión, me sale mejor.

Con las tapas de disco depende, si es la tapa sola, lo mismo. Pero si es todo el arte, el libro, etc. eso lleva mucho más tiempo. Además siempre está el sello de por medio y siempre hay intermediarios.

– ¿Cuál de tus obras te llena más de orgullo?

– No puedo elegir una sola. Los retratos, tales como la de Cerati, Spinetta, Bowie o Gilda, tienen otro significado más personal porque son obras que decidí hacer por mi cuenta y las trabajé por mucho tiempo. Esas son las que más cariño les tengo.

Luego hay otras de músicos o artistas que a mí me re gustan y por suerte, pegué luego buena onda, como las cosas que hice para Devendra Banhart, para Courtney o Mac Demarco, que para ellos hice varias cosas y tengo buena relación, son también las que más cariño les tengo.

El inolvidable Gustavo Cerati, by George Manta.

¿Cómo te ves trabajando en dupla? ¿Preferís un proyecto sólo o en equipo?

– Prefiero trabajar en solitario. Hice duplas y proyectos en grupo pero, me acostumbré a manejar mis tiempos solo y ser mi propio jefe, ayudante, contador, administrador, community manager, etc.

Synthesis Botánica

– ¿De qué trata tu proyecto Synthesis Botánica?

– Synthesis botánica es un proyecto que hacemos con Iván Lee, en el que realizamos conciertos con plantas. Usamos los impulsos electromagnéticos de ellas, conectándolas con unos dispositivos a nuestros instrumentos y creando música.

Ellas controlan las notas, ritmos e intensidades y nosotros sólo vamos eligiendo los sonidos y modulando todas las frecuencias que se van generando. Es decir, ellas son las manitos que tocan y nosotros los directores de la orquesta.

– ¿En qué proyectos estuviste trabajando en este último tiempo?

– Vengo trabajando con muchas cosas que quedaron en stand by por la pandemia y que, recién hace poco, empezaron a ver la luz. Una serie de tablas de skate o una colección de ropa que creé el año pasado y ahora salieron al mercado. También hay varios posters de bandas y festivales que están por anunciarse, pero no puedo contar nada.

– ¿Tenés algún proyecto para lo que resta del año?

– Tengo proyectos para lo que resta de la década (risas). Nunca no tengo nada para hacer. Es un privilegio y estrés garantizado, pero no me puedo quejar.

 

Últimas Notas

Políticos que escriben: cuando lanzar un libro se transforma en pieza clave de la agenda electoral

redaccion

Proyecto Pampa, la ONG que ayuda a personas con consumo problemático

Manuel

Lo importante es el camino: la travesía de Pablo Pilotta en el Everest

Manuel

Deja tu comentario