12.6 C
Mar del Plata
junio 14, 2021
Descubriendo a

Fernando Muro, secretario de Desarrollo Productivo e Innovación de MGP

Proyectar una ciudad que crezca desde lo productivo en medio de una pandemia, las oportunidades que tiene Mar del Plata y una mirada de lo público – privado en el punto exacto de experiencia y juventud.

Por Juan Manuel Lamacchia

Se encuentra en el ámbito político desde muy joven. Para él, algo complejo, divertido y muy interesante. Antes de ser el secretario de Desarrollo Productivo e Innovación de MGP, Fernando Muro estuvo a cargo de la Casa de la Producción de Mar del Plata, fue director de Desarrollo Local de MGP y gerente de la Agencia de Desarrollo de Mar del Plata. También fue coordinador institucional del Plan Estratégico de Mar del Plata y Batán y director de Coordinación Territorial del Ministerio de Producción de la Nación. Pero ese currículum se detiene para estar a cargo de la Secretaría que más protagonismo tomó desde el comienzo de la pandemia y no duda de que el momento de su vida es el indicado: “Me preparé muchísimo para esto y creo que puedo dar lo mejor”.

A los 17 años dejó su Olavarría natal (FdN 4-12-73) para comenzar en Mar del Plata su camino profesional. Estudió Economía en la Universidad Nacional porque cree que es una ciencia social muy amplia que mezcla la realidad de las personas desde lo micro hasta las políticas macro. “El lado humanista de la economía”, define.

Le gustaría despertarse más tarde de lo que lo hace y acostarse también, pero para poder aprovechar más el día y realizar más actividades. Ver amigos, familia, hacer deporte (mucho fútbol y gimnasio) y viajar. La carne asada es su comida favorita y tiene un hobby claro: restaurar autos antiguos. Un gusto muy particular que tiene desde chico y que en algún momento llegó a ser una pequeña pyme. Convencido, asegura sobre su futuro: “Cuando sea grande ya sé lo que voy a hacer, me esperan los autos antiguos ”.

Tiene varios proyectos personales almacenados en un cajón y su primer trabajo fue de recepcionista en un hotel, durante la temporada. La timidez no lo caracteriza, es muy optimista y metódico. Se plantea objetivos a corto, largo y mediano plazo. “Sé dónde estoy hoy y sé lo que quiero hacer el año que viene y dentro de dos años”.

Tal como Julia Van Gool lo define en este tweet, el 2001 también fue un año bisagra para Fernando. Tenía 26 años y trabajaba en un banco en la ciudad de Boston. Diez días antes de los atentados del 11-S, él había estado en el último piso de las imponentes Torres Gemelas, luego derribadas, lo que también significó un golpe cercano a su mirada del mundo. Meses después, mientras en Argentina la crisis social y económica estallaba, una decisión totalmente personal lo hizo subirse a un avión y aterrizar en Buenos Aires, contrario a lo que pasaba en nuestra realidad. Un puesto en el Banco de Boston en Capital Federal lo esperaba para ayudar y aportar sus conocimientos. Estar en las difíciles lo toma como una característica propia y en esa experiencia el balance fue positivo, “todo es aprendizaje” resalta. En el 2005 volvió a Estados Unidos, a trabajar en otro banco en la ciudad de San Antonio, mientras Manu Ginóbili se colocaba su segundo anillo de NBA. Sin embargo, se toma unos segundos para pensar y reflexiona: “La decisión más grande que tomé en mi vida, tal vez no la tomé”

Si de situaciones difíciles hablamos, el 2020 lo recibió con los brazos abiertos. Confía que en los cuatros años que le tocan como parte del gobierno del Municipio de General Pueyrredon alcanzan para lograr los objetivos con su equipo de trabajo. Asegura que los alimentos posicionarán a Mar del Plata en el futuro, una ciudad que, para él, aún no despegó y el nivel productivo es muy básico. Y agrega: “Todavía se discute el modelo turístico – industrial, como sucedió cuando se fundó”.

Fernando Muro asegura que disfruta su lugar de trabajo, aunque lo padece por ser una situación de estrés y angustia, pero siente que lo puede afrontar y trabajar. “Es un momento para asumir las consecuencias, y yo para eso, estoy”.

Su experiencia le da una visión más global a lo que es nuestra realidad. Es un gran defensor de los procesos de desarrollo local y de que la mayoría de las decisiones hay que tomarlas en territorio y unas de las claves está en el empoderamiento de los gobiernos locales.

Su celular no para de sonar desde temprano y se pone en el lugar de los que piden o le reclaman cosas, por eso confía en su equipo, que es la base de su trabajo. “Lo vamos a pasar y nos vamos a recuperar, estoy convencido”.

Últimas Notas

Tan grande que le decían Chiqui

Aldana

Cazzu: “Las exigencias son mucho menores para un artista varón”

redaccion

Nora Lafon: memorias de una militante peronista

redaccion

Deja tu comentario