11.1 C
Mar del Plata
agosto 4, 2021
Lo de Allá

¿Cómo podemos disfrutar de la música sin riesgos para la audición?

La exposición a sonidos fuertes, la música alta y el uso excesivo de auriculares pueden generar pérdida auditiva irreversible. El Dr. Alejo Linares Casas comparte una serie de medidas preventivas para seguir disfrutando de la música de una forma saludable.

En los últimos años creció la preocupación por el aumento de la exposición a sonidos fuertes en lugares de ocio como clubes nocturnos, bares, conciertos e incluso a través de reproductores de audio, que suelen escucharse a volúmenes perjudiciales y durante largos periodos de tiempo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 1100 millones de jóvenes de todo el mundo podrían estar en riesgo de sufrir pérdida de audición debido a prácticas auditivas perjudiciales.

Según datos del organismo, casi el 50% de los adolescentes y jóvenes de entre 12 y 35 años, provenientes de países de ingresos medianos y altos, están expuestos a niveles de ruido perjudiciales como consecuencia del uso de dispositivos de audio personales, como reproductores de música y teléfonos inteligentes, y alrededor del 40% están expuestos a niveles de ruido potencialmente nocivos en clubes, discotecas y bares.

Exposición a un sonido o ruido

El Dr. Alejo Linares Casas, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Provincial del Centenario (Rosario) y referente de MED-EL, señala que la intensidad sonora máxima de exposición a un sonido o ruido para evitar posibles lesiones auditivas es de 70 a 80 decibeles (dB) y se recomienda no habitar en lugares con ruidos superiores a los 85 dB.

En este sentido, en discotecas y bares los niveles medios de ruido pueden oscilar entre los 104 dB y 112 dB, mientras que el volumen de salida de los dispositivos de audio personales, como los auriculares, varía entre los 75 dB y 136 dB a su volumen máximo.

Siguiendo a Linares Casas, la exposición prolongada a sonidos fuertes provoca cansancio en las células sensoriales auditivas, lo cual puede generar una pérdida temporal de la audición o acúfenos, es decir, la sensación de zumbido en los oídos que se tiene, por ejemplo, al salir de un concierto.

“Si bien la audición mejora a medida que estas células se recuperan, cuandolos sonidos son muy fuertes o la exposición se produce con regularidad o de forma prolongada, las células sensoriales y otras estructuras pueden verse dañadas de forma permanente, provocando una pérdida irreversible de audición”, explica el especialista.

Escuchar música, pero sin riesgos

Linares Casas comparte una serie de medidas preventivas para poder seguir disfrutando de la música sin riesgos para la audición:

● Mantener bajo el volumen de los dispositivos de audio personales: se recomienda determinar un volumen exento de riesgos, de modo que no supere el 60% del volumen máximo. También se puede utilizar la tecnología de los teléfonos inteligentes para medir los niveles de exposición al ruido y conocer el riego de pérdida de audición.

● Utilizar auriculares que se ajusten bien y, de ser posible, que aíslen del ruido del entorno, ya que esto permite escuchar música a un volumen más bajo del que sería necesario en caso de no ser aislantes.

● Utilizar tapones para proteger los oídos cuando se asista a clubes nocturnos, eventos deportivos u otros lugares ruidosos. Si se colocan bien, pueden ayudar a reducir el nivel de exposición al ruido de forma considerable.

El tiempo

● Limitar el tiempo que se dedica a actividades ruidosas, ya que la duración de la exposición al ruido es uno de los principales factores que contribuyen al nivel total de energía acústica. Para minimizar reducir la duración se recomienda:

. Hacer breves descansos auditivos para reducir la duración total de la exposición al ruido.

. Alejarse de los ruidos fuertes y mantenerse lo más lejos posible de fuentes de sonido como los altavoces y parlantes.

. Limitar el tiempo diario de utilización de los aparatos de audio personales. Aunque es importante mantener el volumen bajo, la limitación del uso de aparatos de audio personales a menos de una hora al día contribuirá enormemente a reducir la exposición al sonido.

● Prestar atención a las señales de advertencia de pérdida de audición: se recomienda asistir a un profesional especializado en salud auditiva en caso de presentar acúfenos o dificultad para oír sonidos agudos como el timbre, el teléfono o el despertador; para entender el habla o para seguir conversaciones en ambientes ruidosos.

● Hacer revisiones auditivas periódicas para detectar la aparición de la pérdida de audición en sus etapas iniciales.

Últimas Notas

Ley de Talles: habrá un sistema único normalizado para la indumentaria

redaccion

Nuevos productos, nuevos cortes y el “boom” de las hamburguesas gourmet

redaccion

El caso de la paciente argentina que logró controlar el VIH sin medicación por 12 años

redaccion

Deja tu comentario