11.1 C
Mar del Plata
agosto 4, 2021
películas series Mare of Easttown
Vemos y Leemos

Te recomendamos: Películas y series

Por Max Czajkowski

“The Florida project”: no todo mundo es mágico 

En los primeros minutos vemos que en las inmediaciones de Disney World conviven personas en un espacio marginal que sirve, para algunas, como lugar de paso y, para otras, como purgatorio extravagante. El cineasta independiente Sean Baker construye una crónica desoladora y, paradójicamente, colorida de infancias perdidas.

“The Florida project” (2017) narra la vida de un grupo de madres solteras de clase baja que todos los días salen a trabajar de lo que pueden para pagar el alquiler semanal y conseguir comida para sus hijos e hijas. La historia se centra en los suburbios de Orlando, Florida, Estados Unidos, lejos de los famosos parques temáticos de diversiones para los turistas.  En ese contexto, los protagonistas son los infantes Moonee, Jancey y Scooty que crecen sin reglas; poseen la inocencia propia de la edad y buscan el regocijo entre los juegos más simples y la férrea amistad que forja la niñez. 

La producción de Baker desborda humanidad y naturalismo; el director estadounidense conocido por sus películas anteriores “Starlet” y “Tangerine”, narra y filma la infancia con maestría, la composición de los planos, la fotografía y el diseño de producción con colores que parecen artificiales al tiempo, sirven de reflejo a la cruel realidad que se asoma de fondo. 

Dentro del desconocido elenco, aparece el gran actor de Hollywood, Willem Dafoe que interpreta a Bobby, el conserje de las pensiones. La presencia escénica de Dafoe funciona como catarsis para el mundo en ebullición de los niños y las madres. Una especie de “encargado” para que nadie cruce la peligrosa línea que lleva a la destrucción; por momentos e inconscientemente, ocupa el rol de padre, ante la carencia de figuras paternas.

Esta película no juzga a sus personajes que son presentados sin tapujos dentro de la marginalidad de los expulsados del “sueño americano”. El espectador, desde una posición moral, será quien saque sus conclusiones a los hechos contados: Drogas, sexo, relaciones de poder y desobediencia a la autoridad. 

Baker demuestra que lo importante es cómo se cuenta, sin caer en clichés y panfletos baratos. Con una narración simple e inteligente nos hace parte de las fantasías y el peligro de un sistema para poco. Nos invita a reflexionar y ver que se puede conjugar la inocencia con situaciones de auténtico olvido.  Y aunque todo sea cuesta arriba, siempre hay un arcoíris al final del camino. 

Mirala en Amazon Prime Video. 


Trapped, hielo que quema 

En el Mundial de fútbol de Rusia 2018 una selección que clasificó por primera vez, llegaba de un lugar recóndito del planeta: Islandia. El equipo que hizo historia, enfrentó a la Argentina por el Grupo D. El partido finalizó 1 a 1 porque el arquero Hannes Þór Halldórsson fue la figura atajándole un penal a Lionel Messi. Todas las cámaras apuntaron a Halldórsson. ¿Quién era este gigante de 1,93 m que le detuvo la ejecución al mejor jugador del mundo? “El vikingo” es director de cine. Confesó que “desde muy pequeño empezó a hacer películas y gana más dinero como cineasta que como portero”. El efecto dominó fue que muchos empezaron a conocer la industria audiovisual islandesa en ascenso. 

Se podría decir que Islandia tiene una de las mejores series que se puede encontrar en el streaming: Trapped (2015).  Es la historia de Andri Ólafsson (Ólafur Darri Ólafsson) jefe de policía de Seyðisfjörður, pueblo muy tranquilo situado en el extremo este de la isla. Su vida es completamente anodina: tiene un trabajo en el que se dedica a poner multas de tráfico día tras día y vive solo desde que su mujer lo abandonó para irse a la ciudad y que rehacer su vida con otro hombre. Sin embargo, todo cambia cuando un barco pesquero vuelve a puerto con un torso humano congelado. Es ahí que Andri se percata de que un asesino ha desembarcado en su pueblo.

Con 2 temporadas y 20 capítulos, el espectador se sumerge al noir nórdico donde tendrá momentos de claustrofobia por los planos cerrados y la espesa nieve que azota a los personajes. En “Trapped” el refrán “pueblo chico, infierno grande”, cae a la perfección. Lo que parecía un lugar ameno, la aparición de un cuerpo sin vida destapa hechos que corroen a la sociedad: depredación de los recursos, corrupción, homofobia, xenofobia y rechazo a la mano de obra extranjera. Este policial con tintes dramáticos es una perlita de “hielo caliente” para apreciar. 

Mirala en Netflix. 

Últimas Notas

Películas y series

redaccion

Woodstock 99: cómo dejar abiertas las puertas del infierno

redaccion

Thrillers juveniles

Malena

Deja tu comentario