18.8 C
Mar del Plata
mayo 15, 2021
Lo de Acá

Hay que cambiarlo todo: el feminismo que revolucionó a las trabajadoras

La mirada de tres dirigentas sindicales marplatenses que transformaron la política de sus gremios desde la perspectiva de género. Revisar las jerarquías y construir redes solidarias en espacios donde el poder siempre lleva nombre masculino.

por Aldana Aren

En 1962, las docentes suplentes de La Matanza estuvieron seis meses sin cobrar. Una de ellas era Mary Sanchez, que descubrió en ese momento la existencia de la “Unión de educadores”. “No le llamaban sindicato, porque era muy fuerte para los docentes esa palabra. Le llamaban unión de educadores”.  En esta agrupación era común que los docentes suplentes no tuviesen los mismos derechos que los titulares. Encabezando este reclamo fue como empezó la vida gremial de quien luego sería la primera mujer en integrar la conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT) y una de las fundadoras del sindicato docente SUTEBA.

La participación de las mujeres en la vida sindical no es una novedad. Sin embargo, sigue siendo noticia en los diarios cuando una trabajadora “llega” a ocupar un puesto de conducción en un gremio. “Sólo el 18% de las secretarías, subsecretarías y prosecretarias sindicales son encabezadas por mujeres. Pero de ese 18%, el 74% abordan temáticas consideradas “propias de la mujer”, tales como igualdad de género o servicios sociales”, evidenció un relevamiento realizado en 2017 por el Centro de Estudios Atenea y el Centro de Estudios Para el desarrollo Nacional, junto con la Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT. 

En Mar del Plata, la “capital de la desocupación”, las trabajadoras están representadas por dirigentas sindicales feministas que ocupan lugares de conducción y, como es propio del movimiento, abren caminos para todas las que vengan atrás. En esta nota, la mirada feminista y sidnical de Graciela “Gachi” Ramundo, primera Secretaria General de la CTA de lxs Trabajadorxs; Adriana Donzelli, primera Secretaria Adjunta de la CGT- MdP y Cintia Romero, dirigenta de la Unión de Trabajadorxs de la Economía Popular (UTEP). 

Perspectiva de género en los sindicatos

Según Graciela “Gachi” Ramundo, primera Secretaria General de la CTA de lxs Trabajadorxs Mar del Plata, “a pesar de los avances que hubo en materia de género, esto no se ve reflejado de la misma manera dentro del sindicalismo o en las organizaciones de base”. Desde la CTA desarrollaron un protocolo para casos de violencia de género y se ocupan de capacitar a los gremios o sectores afiliados y afines a la Central. 

El rol de Adriana Donzelli como Secretaria Adjunta de la CGT- MdP “implicó una impronta desde la identidad como mujeres trabajadoras”. Al momento de asumir, Donzelli ya tenía claro que la forma de hacer política tenía que cambiar. Y cambió. “Nosotros logramos normalizar una CGT que venía fracturada, rompiendo la lógica tradicional de la rivalidad, de la competencia. Y avanzando con una forma colaborativa, de cuidar del otro”. 

Por su parte, Cintia Romero, dirigenta de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), tiene una mirada feminista desde otro lugar: las mujeres en los barrios populares. Romero cuenta que “en el barrio es difícil trabajar la perspectiva de género” incluso cuando “El 60 % de las organizaciones sociales y sindicales somos mujeres y somos las que menos trabajo tenemos”. Desde la UTEP y el MTE- Mujeres, sostienen que hay que “proyectar el trabajo para las mujeres” ya que son quienes más sufren la informalidad, la desocupación. “Queremos igualdad de género pero también queremos el trabajo, la vivienda”.

feminismo trabajadoras

La conducción feminista

Según Donzelli, “el feminismo implica una disputa de poder y una revisión de las formas, de las jerarquías y de las relaciones. Del ejercicio de poder”. Y da cuenta de otra época en la que debió adaptarse a “la lógica de los varones”. Hasta que el feminismo llegó a todas partes, incluso a la CGT.

“Creo que el poder está masculinizado” dice Ramundo acerca de la forma de hacer política desde un lugar feminista, más solidario y colectivo. Además dice, desde su experiencia, que “se espera de una Secretaria General que conduzca, y la mayoría espera que vos digas para dónde hay que ir, que es lo que está bien y lo que está mal. Y que alguien pregunte ‘qué les parece esto’ les parece un sinónimo de debilidad”. Hasta que el feminismo llegó a todas partes, incluso a las cúpulas sindicales.

A Romero hoy “le toca” ser encargada de obra dentro de la Cooperativa de construcción a la que pertenece. “Costó mucho que me vean como una trabajadora. Siempre fue ‘encargado de obra, no encargada’. Hasta que el feminismo llegó a todas partes, incluso a la construcción.

“Primero está el trabajo para que las mujeres sean independientes”, afirmó Romero.

Primero, el trabajo. Y después, las dirigentas sindicales para la defensa de las trabajadoras. 

Últimas Notas

La población extranjera podrá inscribirse en la campaña de vacunación bonaerense

redaccion

Proyecto Fauna: arte en las paredes de Mar del Plata

Alejandra Alejandra

Los costos de disfrutar de Mar del Plata en temporada

redaccion