12.3 C
Mar del Plata
agosto 3, 2021
Gases de efecto invernadero
Interés General

El impacto del confinamiento en la emisión de gases de efecto invernadero

Se registró una baja significativa, pero temporaria, de algunos gases. El efecto de la pandemia fue poco marcado en cuanto a la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera, que continuó creciendo.

Por Claudia Roldós

Las medidas restrictivas o de aislamiento social que se impusieron a raíz de la pandemia de COVID-19 provocaron cambios en el medio ambiente y la Argentina no fue la excepción. 

Las mediciones de ciertas variables, especialmente de aquellas relacionadas con la contaminación provocada por el tránsito de vehículos, muestran la huella de la pandemia a través de una baja significativa, pero temporaria, de algunos gases. Aún así, el efecto fue poco marcado en lo que respecta a la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera, que continuó creciendo.

El impacto de la pandemia fue analizado en el Informe del Estado del Clima 2020 que dio a conocer el 14 de mayo el Servicio Meteorológico Nacional y que incluye un apartado específico de monitoreo de la composición atmosférica -que desde mediados del siglo XX mostraron que las concentraciones globales de los gases de efecto invernadero (GEI) y otros componentes de la atmósfera fueron creciendo, provocando el inicio del calentamiento global y el cambio climático-. 

Carbono negro: ¿Qué es?

Por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), que se aplicó desde marzo del año pasado, se pudieron percibir cambios localmente registrados por las mediciones del SMN.

En el Observatorio Central de Buenos Aires (OCBA) se instaló temporalmente un aethalometer AE33, permitiendo registrar las concentraciones de carbono negro durante los primeros meses de pandemia. 

El carbono negro es un aerosol resultante de la combustión incompleta de combustibles fósiles y biomasa. Es conocido como un contaminante que causa efectos en la salud debido a que ingresa fácilmente a las fosas nasales, pudiendo alojarse en los pulmones, provocando padecimientos respiratorios y cardíacos. 

Gases de efecto invernadero carbono negro

Este tipo de aerosol es de gran importancia ya que ocasiona un cambio en la atmósfera, al afectar sus propiedades ópticas, por lo cual es reconocido como el segundo agente antropogénico más importante para el cambio climático, después del CO2.  Contribuye al calentamiento global, mediante la absorción directa de la luz en todas las longitudes de onda. Además reduce el albedo, a través del derretimiento de la nieve cuando se deposita y al interactuar con las nubes.

Registro de datos

Con el registro de datos fue posible evidenciar la disminución en la concentración de partículas de carbono negro en la Ciudad de Buenos Aires a partir del día 20 de marzo, como resultado de la restricción de circulación impuestas por el gobierno nacional, luego de decretada la pandemia a nivel global. En el promedio diario de las concentraciones se observó una fuerte caída en la primera etapa del aislamiento y, a medida que las restricciones fueron disminuyendo, un aumento progresivo.

El promedio de la caída de los valores fue cercano al 45% entre la semana sin restricciones y la primera etapa de la ASPO. En la fase 3, las concentraciones casi alcanzaron los valores pre-pandemia, mientras que el retorno a la fase 1 del mes de julio mostró una caída en los valores del 35% respecto a la etapa de referencia. 

La concentración de carbono negro tiene una gran variación diaria; esto se debe a su dependencia con hábitos sociales (baja de actividad durante fines de semana o feriados), y a factores ambientales, como la dirección del viento, la presencia de lluvias, las condiciones de estabilidad atmosférica, etc.

Concentraciones

A su vez, se analizó el promedio de las concentraciones a lo largo de las horas del día, en las diferentes fases de la cuarentena obligatoria (ASPO, del 20 de marzo al 17 de julio) y cuando no estaba decretada (sin ASPO, del 14 al 19 de marzo del 2020).

En todas las etapas se observa el ciclo diario de las concentraciones, con un máximo en las primeras horas de la mañana, asociado a la mayor circulación vehicular debido a que la población se moviliza hacia su lugar de trabajo, y otro durante la noche, vinculado al retorno hacia los hogares y a las condiciones meteorológicas de pequeña escala.

Si bien no se tiene un registro de mucho tiempo antes de decretada la ASPO, se pueden evidenciar los cambios asociados a la pandemia y las restricciones impuestas. 

Durante las primeras semanas de cuarentena, los bajos valores de las concentraciones muestran la mejora de la calidad del aire. También se pone en evidencia la influencia de la acción del hombre, pues a medida que las restricciones disminuyen, las concentraciones de carbono negro aumentan.

 

Últimas Notas

Comenzó la campaña de mamografías en el CEMA

redaccion

Cierra la librería El Atril

redaccion

Se inauguraron dos murales accesibles de Solla en Plaza Peralta Ramos

Albertina