8.9 C
Mar del Plata
julio 31, 2021
Deportes

Festejo doble y crecimiento sostenido para un Alvarado que apuesta al trabajo y al bajo perfil

El club transita “la Semana de Alvarado”, en la que recuerda su 93° aniversario y los dos años del ascenso a la Primera Nacional, con el orgullo de mostrar una institución que no para de crecer estructuralmente. Bacap habló con su presidente, Wenceslao Méndez, sobre la amplia oferta que ofrece la institución a sus socios y a la comunidad en general. Sobre los ambiciosos proyectos a futuro en la sede y la villa deportiva y también de la idea de transformarse en club “vendedor” en futuros mercados de pases.

Por Victor Molinero

Alvarado disfruta por estas horas de una semana muy especial. No solo por los muy buenos resultados que viene cosechando el equipo profesional en el Torneo de la Primera Nacional. Sino porque la institución de Peña y Jara festeja dos grandes acontecimientos en esta, que ha decidido denominar “la Semana de Alvarado”.

En efecto, a las celebraciones por el 93 aniversario de la institución, fundada el 21 de junio de 1928, se suma el recuerdo -fresco aún- del anhelado ascenso a la máxima categoría del fútbol de ascenso en Argentina, concretado finalmente el 23 de junio de 2019.

Por las restricciones que impone la pandemia no habrá esta vez fiesta multitudinaria como acostumbra hacer el club cada vez que tiene un motivo para festejar. Pero si una campaña en redes sociales que permita una mirada introspectiva. Que cada hincha y cada socio renueve su identidad y que la comunidad marplatense en general pueda ver el crecimiento de una institución que en los últimos años dejó de ser sólo un club de fútbol.

“Estamos tratando de adaptarnos a los tiempos que corren y nos impone la pandemia. Por eso no podemos juntarnos a festejar con socios e hinchas como acostumbrados”, sostuvo en diálogo con Bacap, Wenceslao Méndez, presidente del Club Atlético Alvarado.

El aniversario encuentra al club en pleno crecimiento deportivo e institucional. Las obras no se detienen en la sede de Peña y Jara.

“Hicimos y estamos haciendo varias obras. Modificamos el local de la esquina, lo adaptamos a nuevo, para que ahí funcione la tienda oficial del club. Y dentro de la sede tiramos abajo lo que era la oficina presidencial que impedía el acceso a espacios que estaban en desuso. Ese movimiento nos permite ahora una mayor conectividad con el gimnasio de arriba, con el jardín de infantes, el gimnasio de destreza y la entrada de la avenida Jara. Pero además ganamos espacios que no se utilizaban y en los que ahora irán el boxeo y el karate”, confiesa el directivo.

Festejo por partida doble tiene el Club esta semana

Más allá del fútbol, la oferta social de Alvarado es múltiple, con más de 20 actividades. Días atrás se adelantó que el básquetbol de la entidad intentará jugar el Torneo Regional. Pero también se desarrollan vóleibol, handball, destreza, gimnasia artística, tenis, natación y desde hace años funciona un jardín de infantes con salas de 3, 4 y 5 años.

La idea es ir más allá y Méndez se entusiasma al contarlo. “En lo deportivo está el proyecto para armar alguna cancha de pádel que parece haber vuelto con todo a practicarse. Y en cuanto a lo educativo el próximo año nos gustaría iniciar las obras para que el club tenga una escuela primaria”, adelantó para enseguida resaltar el sentido de identidad y pertenencia que tienen los chicos que estudian en un club.

“En la sede se cambió la tecnología para el ingreso, instalamos molinetes y se modernizó el acceso al sector de cobranzas”, acotó.

En la villa deportiva ubicada a la vera de la Ruta 88 las obras tampoco se detienen. Bacap ya reflejó en una nota previa la modernización de áreas para el fútbol profesional, con la creación de nuevas oficinas.

“Antes de fin de año vamos a hacer tres canchas nuevas y un vestuario más para el fútbol femenino. Es impresionante lo que creció el fútbol femenino en el club y las chicas tienen que tener su espacio propio. Pero además se remodeló todo el sector de la utilería, se renovaron las instalaciones completas de luz y gas que estaban en muy mal estado”, enumeró Méndez.

El club cuenta con un padrón de casi 1.600 socios. Pero de ellos, solo menos de 500 son los que tienen la cuota al día. Ahí también se trabaja fuerte para apuntalar un ítem que es clave para un club. “Se está trabajando en una campaña de re empadronamiento. Necesitamos del socio para sostener todo esto y seguir creciendo”, afirmó Méndez.

Los frentes que se abordan son varios, aclara el presidente. “Estamos escriturando las tierras de la villa y además levantando la suspensión que pesaba sobre la personería jurídica del club desde 2008. Esa sanción nos había hecho perder muchísimos beneficios. Ahora la recuperamos en forma provisoria y eso nos permite poder volver a contar con otros apoyos”, especificó.

“Alvarado apuesta a participar en el mercado en carácter de vendedor”

A la hora de hablar del fútbol profesional, Méndez insistió en resaltar la importancia de apostar a los jóvenes futbolistas del club.

“En cuanto al fútbol profesional vamos bien. Hemos hecho contratos más largos, de dos o tres años, que eso te permite mantener una estructura. Sino es una locura armar un equipo nuevo cada año. Alvarado apuesta a participar en el mercado en carácter de vendedor”, destacó.

“Estamos promocionando a muchos chicos. Coyette tiene una intensidad en su trabajo que hace que apele mucho a la juventud. No es fácil seguir ese ritmo si no estás en plenitud física. Y los chicos del club están respondiendo. Igual la idea es formarlos acá, mantenerlos al menos este año y todo 2022, salvo que llegue alguna propuesta demasiado tentadora”, aclaró.

Consultado por nombres propios sobre jugadores que en un futuro pueden generar ingresos por una venta Méndez no dudó en mencionar a Sebastián Jaurena, hoy titular inamovible en el esquema de Gastón Coyette.

“Seba Jaurena es la joya del abuelo. Crece día a día. Es un chico que si mantiene este nivel en dos años tiene futuro de primera división. Pero hay que cuidarlos, llevarlos de a poco”, reconoció sobre el mediocampista que, pese a su juventud, juega con el aplomo de un futbolista de quince años de carrera.

“Pero también está esto que te decía de traer jugadores jóvenes. Marcos Astina tiene contrato con nosotros hasta diciembre de 2022 y no sé cuántos como él hay en primera división. Es un jugadorazo. Agustín Irazoque, que es categoría 99 y pasó por las inferiores de Rosario Central, ya está listo también”, enumera para remarcar aquello de la importancia que comparten entrenador y dirigencia en contar con futbolistas con proyección.

Por último, a la hora de hablar de la gestión personal al frente del club, Méndez indicó que se buscó definir objetivos y planificar el camino para lograrlos.

“Tratamos de generar un cambio en la mentalidad dirigencial. De tener en claro hacia dónde queremos ir y cómo queremos llegar. Así es como estamos en pleno crecimiento”, sostuvo.

Un problema de los clubes marplatenses muchas veces pasa por las dificultades para sumar gente al trabajo, teniendo en cuenta el tiempo que la tarea suele quitarle a la familia o a la profesión del directivo.

“Pudimos sumar gente al trabajo. Los que siempre estuvieron se pusieron firmes para formarse y también hay socios de toda la vida que ahora se han involucrado más en el día a día”, destacó. 

Así, con las dificultades que presenta la pandemia, Alvarado sigue dando pasos firmes hacia delante. Buscando crecer estructuralmente para sostener la pasión que genera el fútbol en sus hinchas pero también para ampliar la oferta que entrega a sus socios y la comunidad en general. Haciendo menos “ruido” que en otros tiempos quizás pero con ideas más claras.

 

Últimas Notas

Aldosivi, la inequidad en el fútbol y la intención de elevar la vara

Victor

Facundo Alvanezzi, el formador del potrero y docente de la vida

Manuel

Cinco marplatenses y un mismo sueño olímpico

Victor

Deja tu comentario