17.3 C
Mar del Plata
agosto 3, 2021
Cine y series

Con ánimo de ver: dos pelis para disfrutar

Bo Burnham prueba los límites del stand up con “Inside”

Por Max  Czajkowski

El comediante estadounidense dirigió, filmó, editó y protagonizó este especial de comedia grabado en su casa durante la pandemia de COVID-19.. Presenta una variedad de canciones y bocetos sobre su vida cotidiana en interiores; describe su salud mental en deterioro y explora temas de performatividad y su relación con su audiencia.

El multifacético Bo Burnham (monologuista, actor, músico) llevó adelante una experiencia catártica, tan vibrante y esperanzadora como depresiva. En este especial para Netflix titulado “Inside”, desarrolla un monólogo musical para sí mismo, realizando así una contundente radiografía sobre la generación y la actualidad a golpe de teclados y un humor incisivo.

“Inside” aunque suene polémico, es una de las mejores películas del 2021. Sí, tiene la estructura inicio-nudo-desenlace de una película. Además, canciones como un disco y el discurso humorístico de un monólogo. En uno de los momentos más críticos que ha vivido la humanidad en este siglo, Burnham intenta sobrevivir en soledad y no volverse loco en su confinamiento. Convirtiéndose en toda una experiencia que debe ser reivindicada. 

Con un sentido del humor muy cáustico, asistimos al deterioro mental que sufre el autor/protagonista. Humor, canciones, mirada afilada, habilidad en el uso de tecnologías, un torrente de imágenes y sonido. Un “contenido” muy craneado con  reflexiones y gags que transmiten cierta angustia.

Canciones como “White woman´s Instagram”, “Bezos”, “Unpaid intern”, ”Sexting” o “Facetime with my mom (tonight)” no solamente sitúan a Burnham como un sagaz creador de melodías pegadizas, sino también como un humorista de humor punzante, que conoce de primera mano los problemas de la generación más preparada del mundo.

El talento de Bo Burnham para componer, cantar, grabar y en general crear todo el material de la nada es abrumador. En este especial de comedia se reirán mucho con varias de sus ocurrencias y sobre todo con la letra de sus canciones, mencionadas en el párrafo anterior, absolutamente hilarantes y siempre con mensaje de fondo, a veces sutil y a veces bien directo. También, posee un lado más oscuro con ligeras reflexiones sobre la soledad, el miedo al éxito o al suicidio. Está todo tan bien hilvanado en estos 80 minutos que es un todo perfecto. Deja al espectador alucinado por el hecho de poder crear tanta genialidad en un periodo de tiempo donde lo que más costaba era reírse.

Miralo en Netflix

𝗝𝗼𝗸𝗲𝗿, 𝘁𝗮𝗻 𝗯𝗿𝗶𝗹𝗹𝗮𝗻𝘁𝗲 𝗾𝘂𝗲 𝗱𝘂𝗲𝗹𝗲

Una película abrumadora sobre un personaje que  sufre, en carne viva, el desprecio, el maltrato, el sarcasmo de una sociedad en decadencia y un estado ausente.

El director Todd Phillips nos presenta una historia independiente. No hay arco de redención, no hay final feliz, esto es solo la caída. Joker es mentalmente desestabilizante.

Arthur Fleck (Joaquín Phoenix) es un hombre ignorado por la sociedad y hasta por el estado. Sobrevive en el caos reinante de una ciudad violenta e insegura. Lentamente se convierte en un ser detestable y, por momentos, querible. La risa incontrolable e inoportuna logra generar incomodidad en el espectador.

Lo importante de este film es que es 100% comiquero. Su narración, tonalidad oscura, la metamorfosis de Arthur, se asemeja en gran medida al cómic “La broma asesina”, concebido por el guionista inglés Alan Moore (Watchmen, V for vendetta). Porque, también en la tinta, el némesis es un mediocre standupero que enloquece y le salta a la yugular al sistema.

Por su parte, Joaquín Phoenix realiza un personaje estridente, bajo una interpretación portentosa. Esto dentro de una excelente fotografía estilo de los ’70 y la música siempre tensa del violonchelo; te mete en la intimidad de los dolores anímicos del protagonista. “Ya no quiero sentirme tan mal”, dice Arthur. Ese pedido de ayuda no será escuchado y duele, vaya que duele.

Joker es una obra maestra que supo nutrirse de películas como “Taxi Driver” (1976), “El rey de la comedia” (1982) y “El cisne negro” (2010). Sin dudas, uno de los mejores largometrajes de la franquicia DC.

Mirala en HBO MAX 

 

Últimas Notas

Cine y series

redaccion

Películas y series

redaccion

Por primera vez, una niña trans representará a otra en el filme “Yo nena, yo princesa”

redaccion

Deja tu comentario