13.9 C
Mar del Plata
septiembre 25, 2022
Energías renovables en Mar del Plata
Lo de Acá

El potencial de las energías renovables en Mar del Plata y el país

El director de la Maestría en Energía Eléctrica Renovable de la UNMDP, Patricio Donato, describe qué fuentes de energía pueden ser más aprovechables en la zona y en Argentina.

Por Agustín Casa

En un escenario de preocupación mundial por el cambio climático, las fuentes de energía renovable surgen como protagonistas para cubrir buena parte de las demandas de electricidad de la población. En este contexto, cada vez son una alternativa más importante en el abastecimiento energético en el mundo. Y Argentina no es la excepción.

En septiembre de 2021, nuestro país alcanzó valores históricos. La Secretaría de Energía de la Nación informó que en el noveno mes de este año las fuentes renovables cubrieron el 14,2 % en promedio de la demanda de energía eléctrica en el territorio nacional –lo que representa el porcentaje más alto hasta la fecha–.

Asimismo, en la mañana del 26 de septiembre, Argentina alcanzó el valor máximo histórico de abastecimiento eléctrico: las fuentes renovables cubrieron el 28,84 % de la demanda nacional de electricidad, es decir, casi la tercera parte. De esa electricidad, un 67,65 % fue generado por tecnología eólica, un 21,75 % por tecnología fotovoltaica, un 5,55 % por pequeños aprovechamientos hidroeléctricos, y un 5,05 % por bioenergías. 

“Falta mucho por recorrer, pero vamos por buena senda. Siempre comparado a cómo estábamos hace cinco o diez años, se ha recorrido un camino muy rápido”, destaca a Bacap Patricio Donato, doctor en Electrónica y director de la nueva Maestría en Energía Eléctrica Renovable de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Objetivos

El objetivo de Argentina es alcanzar el 20 % de cobertura de la demanda eléctrica con fuentes renovables hacia 2025, tal como lo establece la Ley 27.191. En esta línea, la cobertura fue de 6,1 % en 2019, 10 % en 2020 y en 2021 promedia el 12,5 %.

Potencial en la zona de Mar del Plata y el país

El país cuenta con un importante potencial para la producción de energía eléctrica a partir del aprovechamiento de distintas fuentes renovables. Y como lo indican los números de cobertura, las fuentes eólica y fotovoltaica (solar) son las más aprovechadas. 

Las fuentes eólica y fotovoltaica (solar) son las energías renovables más aprovechadas.

“Cada región del país tiene un potencial particular. Cuando hablamos de producción de energía a partir de fuente eólica, la región más favorecida es la Patagonia, algo del sur de Buenos Aires y sur de Córdoba. Son las zonas donde tenemos mayor disponibilidad de viento para generación de energía”, cuenta Donato, quien también se desempeña como investigador del CONICET en el Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas en Electrónica (ICYTE) y docente en la Facultad de Ingeniería de la UNMDP.

En este sentido, Donato agrega que en la zona costera del sur y sureste de la provincia de Buenos Aires, donde se encuentra Mar del Plata, hay un buen régimen de viento aprovechable para la generación de energía eléctrica.

Otra de las alternativas con potencial a nivel nacional es el uso de paneles fotovoltaicos para aprovechar la energía solar. “Si hablamos de parques solares fotovoltaicos, lo ideal es aprovechar la zona de Cuyo o el norte –Salta y Jujuy–, en la zona más cercana al Altiplano”, señala el ingeniero electrónico.

Potencial del sector costero

También en el sector costero hay potencial para el aprovechamiento del mar, a través de la energía undimotriz, que utiliza el movimiento de las olas, y la mareomotriz, que usa el movimiento de las mareas. 

“Acá en Mar del Plata por ahí la mareomotriz no tiene tanto potencial, porque no hay tanta diferencia entre las mareas, pero sí la undimotriz porque hay mucho oleaje. Si nos vamos a la Patagonia, la mareomotriz es mucho más relevante porque la Patagonia se caracteriza por tener diferencias de mareas muy amplias”, describe.

En tanto, Donato resalta que la biomasa es una fuente con mucho potencial y bastante uso en el país, generalmente en proyectos que aprovechan algún desperdicio. “Hay emprendimientos que generan energía eléctrica a partir de la quema de la cáscara de maní o los residuos del choclo. O sea, residuos de cosecha que no sirven, los usan para generar energía”, comenta.

Por otra parte, en cuanto al uso de fuentes renovables a escala domiciliaria, Donato asegura que “hay mucho camino por recorrer y mucho potencial” y que en Argentina “estamos en una fase bastante inicial”.

“En países más desarrollados, la tendencia es que esa autogeneración, por lo menos parcial, tiene cada vez más peso. Se habla mucho del desarrollo de edificios de lo que se llama energía neta cero. O sea, que se autosustentan a través de paneles, pequeños molinos, técnicas constructivas que los hagan más eficientes desde el punto de vista de iluminación, calefacción, aislamiento, etc.”, detalla.

Cambio de rumbo

La quema de combustibles fósiles (energías no renovables) genera contaminación por la emisión de gases, como el dióxido de carbono, a la atmósfera, lo que contribuye al cambio climático. Por el contrario, la mayoría de las fuentes de energía renovable no producen contaminación y, por ello, en algunos casos se las conoce como energías limpias.

Ante el crecimiento de la población mundial y el aumento de la demanda de energía eléctrica, Donato sostiene que “los combustibles fósiles no se pueden seguir explotando a este ritmo porque cada vez va a ser peor la contaminación”.

Frente a esta demanda de electricidad, y la necesidad de reducir el uso de combustibles fósiles, las fuentes renovables son la respuesta. Y cada vez cubren una mayor proporción de la generación de energía eléctrica. Pero también se piensan otras estrategias. 

“La otra cuestión es trabajar sobre la eficiencia, sobre lo que se llama uso racional. Nuestra sociedad demanda muchísima energía, pero hay mucha que podría ser prescindible o se podría hacer un uso más inteligente. Yo creo que ahí también tenemos un trabajo muy grande por hacer. Ser mejores consumidores, desde clientes domiciliarios hasta empresas o grandes consumidores, para evitar demandar tanta energía en forma sostenida”, reflexiona.



Una maestría para pensar en renovable

La Facultad de Ingeniería de la UNMDP abrirá la Maestría en Energía Eléctrica Renovable en 2022. Impulsada desde el Departamento de Ingeniería Eléctrica, se trata de una maestría de tipo profesional. Es decir, es una carrera de posgrado que está pensada para que los profesionales que la cursen puedan aplicar los conocimientos en energías renovables en su trabajo cotidiano.

“La formación incluye cursos sobre las energías fotovoltaica y eólica, el mercado eléctrico, sistemas de inyección de energía a la red, redes eléctricas inteligentes, y vehículos eléctricos, entre otros. Un montón de tópicos que por ahí en las carreras de grado no se ven”, indica Donato, director de la carrera.

La maestría comenzará el 25 de marzo. La inscripción estará abierta hasta el 7 de marzo: http://maeer.fi.mdp.edu.ar/index.php/inscripcion/.

Últimas Notas

Crédito Joven: una herramienta de asistencia financiera para emprendedores de hasta 35 años

redaccion

Adoptada a los 19 años: la increíble historia de Martita

Julia

Investigadoras desarrollaron una plataforma virtual para ejercitar la mente

admin

2 comments

Mili G.C. abril 13, 2022 a 10:05 pm

Muchas gracias por el artículo!!!!! No encontraba esta información en ningún lugar y me pudieron ayudar!!!!

Reply

Deja tu comentario