13.9 C
Mar del Plata
septiembre 24, 2022
Noticias de Mar del Plata
Interés General Lo de Acá

Mar del Plata se hace escuchar desde De la Azotea

Radio La Azotea es un emblema de la radiofonía cooperativa en Mar del Plata. Llevan 18 años al aire y siguen enfrentando desafíos.

Por Marcelo Díaz

En el marco de los festejos por los 18 años de Radio De la Azotea, te contamos cómo trabajan y los desafíos de llevar adelante un proyecto cooperativo. También celebramos ser parte de la emisora a través de los podcast de Bacap que se comenzarán a escuchar a partir del lunes 15 de agosto a las 23hs en el 88.7 de FM. 

 ¿Un medio invitando a otro a formar parte de su propio espacio?  Es raro solo si no se conoce la historia de esta emisora y de quiénes la gestionan.

La Azotea nace en 1998 cuando un grupo de egresados de la carrera de locución, con cierta postura crítica con el concepto de profesional, con que los roles en radio estén cerrados a gente con carnet, deciden poner en marcha el proyecto.  

Javier Germinario, es uno de esos egresados de fin de siglo junto a Jorgelina Turdó, Diego Levín y Martín Segura,  que aún forma parte de la gestión  de la emisora. Además, es periodista, cronista y presentador de Canal 10 de Mar del Plata. Actividad que comparte con la docencia. Acá nos cuenta cómo surgieron y fueron ganando terreno en el mundo radial marplatense.

Dónde y cuándo

¿Habían estudiado y formado pero se juntaron para abrir los medios a quienes no…?

-Sin renegar de la formación técnica, profesional, y universitaria, a la que consideramos importante para funciones y tareas específicas del medio consideramos que toda persona con compromiso y pasión por lo que hace en un medio, con herramientas adecuadas para la producción y construcción de comunicación, debe poder ocupar roles de emisión de mensajes. Entonces empezamos a generar actividades para que cualquier persona se acerque al medio radial.

-Acercarse al medio pero no desde una radio…

-En ese momento inicial generamos talleres de radio en escuelas, propuestas de formación de comunicadores barriales, y talleres abiertos a la comunidad. También nos vinculamos a otras instituciones como la Universidad Nacional (Universidad de Verano) o la Facultad de Ciencias de la Salud (adultos mayores). Desde el comienzo también buscamos un sentido político a nuestras primeras producciones radiales que se emitían dentro de radios locales como producciones independientes del “espacio de De la Azotea”, facilitando el acceso a organizaciones y actores de la comunidad que no tenían acceso a roles de emisión en otros medios locales. Y nos aliamos a medios comunitarios de otros lugares del país con más recorrido y organización dentro de la red FARCO.

-¿Cuándo te sumaste al proyecto?

-Soy uno de los integrantes fundadores. De esa etapa inicial, en el equipo que pergeñó inicialmente el proyecto, solo me quedé yo. Pero esta ‘cualidad’ requiere un par de aclaraciones: no hay manera de pensar a Martín Segura, a Diego Levin y a Jorgelina Turdo fuera de este proyecto. Cuando se cruzan con cualquier situación que pueda ser un aporte a nuestro proyecto, instintivamente hacen algún movimiento para propiciar un acercamiento o alguna oportunidad para De la Azotea.

Así que ni los que estamos todos los días los consideramos afuera, ni ellos se piensan por fuera de alguna forma de participación en el proyecto. Esa es una dimensión de la respuesta, hay otra que es que a esta altura nos exceden las formas de participación de la comunidad en el proyecto, quiero decir que posiblemente hay personas que se sientan parte desde el principio, por más que no activen algo a favor del proyecto a diario. O cuyas formas de participación hayan cambiado con el paso de los años, pero no se considere que hayan dejado de ser parte de De la Azotea.

Primera radio comunitaria

¿Qué te dio y qué te quitó ser parte de la primera radio comunitaria de la ciudad?

-Cada vez que aparece la pregunta por lo que el proyecto nos da y nos quita, la primera respuesta es sobre el tiempo. El tiempo en la familia, en la casa, en el ocio. Recuerdo cumpleaños propios pasados en una isla de edición solo para armar un informe, o vacaciones, y fines de semana dedicados a esto. O viajes enteros realizados solo para participar en actividades de medios comunitarios. Pero aprendí a responder que en realidad mi familia termina incorporándose al proyecto de diversas maneras, también se sienten parte y lo sienten propio.

En algunos tiempos he pensado que mi tiempo destinado al ocio o al esparcimiento lo ponía acá, en otros tiempos que esta era una alternativa laboral, o un segundo empleo. Hoy pienso que es mucho más que eso, es una forma de entender y de interpretar y de interactuar en el mundo y en la sociedad este proyecto, así que es mucho más lo que me da, que no lo pueden dar nunca los medios convencionales, que lo que me quita o me hace perder.

Noticias de Mar del Plata
El grupo completo de gestión actual.

-¿ Cómo era la relación con otros medios al principio del proyecto y cómo es ahora?

-Es una pregunta que dispara muchas cosas que generalmente hablamos poco. Ha pasado y pasa de todo. Desde los que nos ningunean, o nos bajan el precio, hasta los que directamente nos descalifican en términos profesionales. Claro que en cierta forma es recíproco. Sencillamente porque desde nuestro origen hemos cuestionado que muchos medios no se pongan a disposición de la comunidad, sino de intereses de sectores del poder que moldean sus mensajes en función de sus propios intereses. 

Pero también se dan otros tipos de interacción, de colaboración, de promoción  mutua, de potenciaciones y hasta de producciones conjuntas. Y no es que una cosa haya pasado antes y otra ahora. La oscilación positiva y negativa se da todo el tiempo. Tal vez también tenga que ver con la inestabilidad propia de los medios comerciales locales. Y cambios de manos, de cabezas y de lógicas. Al final, casi 20 años después de empezar a salir al aire, podemos decir que no hemos parado de crecer, y somos más estables e ideológicamente más coherentes que muchas frecuencias en el dial en estos años, y muchos otros medios de todos los soportes en la ciudad…

-Objetivos cumplidos… y por cumplir. 

No todo lo que logramos eran objetivos por cumplir en algún momento. Pasaron cosas que superaron expectativas y búsquedas. También iniciamos caminos con determinadas metas y después terminamos en otros lados, distintos, por momentos  mejores. Siempre decimos que en 20 años, no ha habido muchos retrocesos significativos. Salvo cuando en una etapa pasamos de una sede alquilada en el centro, a un espacio cedido, más precario y más alejado, y de urgencia.

En esa línea, un objetivo es tener una sede propia. Más potencia, más llegada nítida donde nos falta. Abrir y desarrollar otras plataformas. Un móvil que  nos aporte presencia en muchos lugares en poco tiempo, y facilidades para hacer radio en exteriores. Y seguir sembrando la idea de que la comunicación participativa no es marginal ni alternativa a nada superior.

El futuro de radio De la Azotea

¿Con qué características te imaginas la radio cuando cumpla 30 años al aire?

-Me lo planteo ahora con la pregunta porque no es algo que nos pongamos a pensar muy seguido, cosa que deberíamos hacer. Pero si los objetivos de la respuesta anterior estuvieran cumplidos sería bastante. Pienso en preguntarle a 100 marplatenses por 10 medios locales y que los 100 nombren a la radio entre sus respuestas.

Pienso en que el poder sepa que tiene un límite a su blindaje en nuestro medio. Y que las empresas que invierten en publicidad nos consideren igual que a cualquier otro medio. Pienso en que las 20 personas que le dedicamos tiempo cotidiano a desarrollar y hacer crecer el proyecto, obtengamos una retribución acorde pudiendo seguir haciendo lo que hoy hacemos aquí como ahora, sin limitaciones.

¿Cuál es la diferencia –desde lo profesional-  de trabajar en un medio tradicional y en una radio comunitaria?

-Creo que se ha ido colando esta respuesta en lo anterior. Pero para hacerlo explícito, no hay intereses superiores a lo comunicacional en nuestro medio. Entonces no va a haber impedimentos para posicionarnos en cualquier tema en cualquier momento. Nuestro compromiso debe ser con la comunidad. Y una meta es lograrlo de manera profesional. De competir sin regalar terreno en la calidad técnica y también humana en nuestras producciones todos los días.

Últimas Notas

Ante aumento “explosivo” de casos, se suspenden actividades y aparecen los cuestionamientos

Albertina

Caminar y bailar sobre las olas: el arte de los surfistas de tablas largas

redaccion

Mar del Plata ciudad del conocimiento: lo que hay y lo que falta para que sea una realidad

Claudia

Deja tu comentario