13 C
Mar del Plata, AR
mayo 29, 2024
Música

SAUNTRACK | Lo que perece

Por Martina Migliorisi

Hola, ¿Cómo estás? Espero que muy bien. Hoy es momento de otra sudestada. Pero primero, el ya clásico torbellino de actualidad.

Se cumplieron 30 años sin Kurt Cobain. Fer Pita partió de este mundo, no sin antes asegurarse de dejar un legado a todas aquellas personas que lo amaron incondicionalmente. Se conmemoró otro Día de la Zamba y acá hay una playlist para celebrarlo.

Catriel y Paco Amoroso estrenaron su cortometraje “Baño María” y develaron el tracklist del disco homónimo, que cuenta con feats con Lali y Tini. Delfina Campos estrenó el B-Side de su álbum debut. Billie Eilish confirmó que su tercer disco, “Hit me hard and soft”, verá la luz el 17 de mayo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por lara (@lara91k)


Marta Argerich publicó una carta denunciando los recortes estatales en orquestas infantiles y juveniles y aún nadie se atrevió a acusarla de parásita o vividora de lo ajeno, prueba de que todavía existen límites… o de una ignorancia que caló demasiado hondo. Da igual.

Sleaford Mods -o “la mejor banda de rock del mundo”, según Iggy Pop- confirmó su primera visita a Argentina para el 31 de octubre. Airbag develó fecha y lugar para su regreso a Mar del Plata: 1 y 2 de junio en el Estadio Once Unidos. Young Miko estrenó “att.”, su álbum debut. Lara 91K dio a conocer la tapa, el nombre y la fecha de lanzamiento del que será su segundo álbum: se titula “100pre yoro”, verá la luz el 24 de abril y luce de esta manera.

Bravo muchachito

Valentín Oliva tiene 26 años, es argentino, hijo de artistas y dueño de un espíritu embravecido. Con los pies sobre la tierra, la mente entre órbitas y un puñado de verdades descaradas en cada mano, compone, rapea y armoniza. Firma sus creaciones con un seudónimo que toda Latinoamérica conoce y que pronto conquistará cada recoveco del viejo continente, entre el antes, el durante y el después de lo que dure su próxima gira.

Valentín Oliva es Wos. Un artista hipnótico y un animal difícil de amaestrar. Hace poco más de una década, los barrios porteños atestiguaron el nacimiento de un verdadero fenómeno: las competencias de rap en las plazas. Los encuentros, que congregaban a fanáticos del género y oídos curiosos, comenzaron a ganar popularidad conforme el paso del tiempo. El correr del reloj y del calendario dejó algunas probables estrellas en el camino mientras afianzaba el futuro de otras tantas. Wos, con una veta artística nata y el potencial arrollador de una topadora, integraba el segundo grupo.

La tríada

Con la conquista del título de “Campeón Internacional”, en 2018, el entonces mejor freestyler de la región tomó distancia de las competencias para asentarse en los estudios de grabación. Un año más tarde, “Caravana”, su disco debut, se transformó en la prueba definitiva de quien tenía mucho más para explotar que sus dotes para la improvisación.

Otros dos años pasaron para que Wos estrenara un álbum longplay, puesto que en 2020 llegó “Tres puntos suspensivos”, un EP de cuatro canciones que amortiguó la espera y agitó las aguas. “Oscuro Éxtasis” llegó, finalmente, el 18 de noviembre de 2021. Para muchos artistas, el segundo disco es un punto de inflexión muy parecido a un salto ciego al abismo. Entonces, los caminos que alguna vez parecieron múltiples parecen reducirse a una dicotomía: Las fórmulas ya conocidas exigen un descarado grado de maduración y carácter… O de su destrucción absoluta.

En “Oscuro Éxtasis”, Wos enseñó su crecimiento como intérprete, compositor y performer sin renunciar a aquel encanto que inundó “Caravana”, sino profundizando en su humanización, desposeyéndole del romanticismo efímero y atribuyéndole la carga extra de complejidad y de tonos lúgubres que pregona en su título.

Este año, la espiral de experimentación sonora de Wos sigue su curso. El estreno de “Descartable”, su tercer disco, trajo consigo un torbellino de reflexiones sobre la existencia, de cachetazos sobre la vida distópica, de declaraciones de amor al paso y sin rodeos.

“Otra ráfaga de fe disparada hacia ningún lugar/¿Quién se animará a buscar algo en esta ciudad, sin saber qué es ni cuánta vida le puede costar?”, pronuncia en “Cabezas Cromadas”, quinta canción y segundo feat del tracklist. “Cataratas en el iris por un ‘casi’, catarsis, frases que no pasan por la bilis (…) A veces la crisis está a un paso del oasis”, agrega en “Morfeo”, uno de los singles promocionales del disco.

“Descartable” no es un álbum de rap. Tampoco de rock. Es, más bien, una congruencia de todo lo que forjó a Wos como artista, pero también es una radiografía que explica muy bien quién es él ahora que es parte de ellos. Es aquí donde el relato onírico, la fragilidad humana y los juegos de palabras convergen con riffs que parecen salidos del último disco de Marilina Bertoldi y voces que ya conocemos, como Carlos “Indio” Solari o Natalia Lafourcade.

Por estos tiempos resulta obvio señalar que Wos destaca del resto de los compositores de su generación, aún cuando los disparadores sean múltiples e igualmente discutibles. Su amistad con referentes del mundo musical argentino, por caso, no solo respalda su presencia en la escena, sino que lo posiciona en un universo alternativo al de sus colegas coetáneos. Suma su método de composición, que como el más crudo confesionario evidencia sus temores, bucea en sus anhelos y exorciza su rabia. Corona con su conciencia y coherencia ideológica.

“Descartable” no es cosa del azar; sintetiza lo más vil y descarnado de toda existencia. Todo culmina, todo se destruye, todo perece. Irónicamente, no le hace justicia al álbum que lleva su nombre.

Para irnos, quiero recomendarte tres gemas del mundo musical, sin nexo alguno y con ningún otro motivo más que el de compartir lo que se ama:
– Un doblete del artista hoy homenajeado: “TAO”, junto a Maia Mónaco, su mamá; y “Bolivia”, junto a Baltasar Comotto y La Bomba de Tiempo, conjunto donde Alejandro Oliva, su papá, se desempeña como percusionista

– El disco “Live Through This”, de Hole, un clásico indispensable en cualquier biblioteca melómana que esta semana está de cumpleaños y celebra tres décadas (!!!)

Esta columna de Franca Hernandez para Jerga Sudaka sobre la influencia de Charly García en el mundo del rap

En Bacap escribimos lo que escuchamos. Qué mejor que compartirlo con el mundo.
Chau, loco. Este news se va en fade.

Últimas Notas

Cinco discos para entender el Rock Nacional

Ian Punter

SAUNTRACK | Picada patria

Martina

Fánzua: “Siento que somos un país con un abanico de posibilidades musicales muy zarpado”

Ian Punter

Deja tu comentario