13.6 C
Mar del Plata, AR
julio 18, 2024
Mar del Plata
Mar del Plata 150 motivos

El Centro Fundacional de Mar del Plata: redescubriendo los orígenes de una ciudad a 150 años de su creación

En cualquier ciudad del mundo  su centro fundacional indica el lugar de inicio del primer asentamiento poblacional. Sitio núcleo desde el cual se produce la extensión y el desarrollo de la planta urbanizada. En algunos casos se recuperan esas primeras  construcciones para el uso turístico-recreativo, adquiriendo valor patrimonial como casco histórico.  A 150 años de la creación de Mar del Plata, los invito a saber algo más de nuestro centro fundacional.

Por María Cristina Murray Elías

Un poblado junto al mar

La costa de Mar del Plata tiene ese no sé qué… que te atrapa una y otra vez. Mientras vas caminando, el paisaje te asombra, te descubre lugares, momentos y personajes que te animan a retroceder en el tiempo. Cada sitio, cada lugar, tiene atado un hilo invisible que transporta su historia. Pero hay uno en especial que me atrae sobremanera porque tiene que ver con los inicios de esta ciudad que está festejando sus 150 años de creación: su centro fundacional, el lugar en el que se inició el primer asentamiento humano, antes de que llegara Patricio Peralta Ramos a legalizar la fundación de la ciudad.

Vas caminando y disfrutando del paisaje costero cuando, de repente, uno se detiene entre los barriletes que giran, el puente peatonal, la fuente y el arco que custodia la figura del Dibu Martínez. Como por arte de magia todo se desdibuja… y comienzo a ver un arroyo que desemboca en el mar, unas barracas, gente trabajando en el arreo y encerrona de las vacas, otros preparando el tasajo y los cueros, esperando los barcos que llegarán desde el extranjero. Más allá, un camino de tierra por donde llegan las carretas. Sé que es solo mi imaginación, pero esta realidad imaginada está construida a partir de documentos, relatos e imágenes que ayudaron a definir nuestra identidad cultural.

Y es este desandar del tiempo el que me permite contarles que estas tierras tuvieron dueño desde principios del siglo XIX, pero recién fueron habitadas aproximadamente en 1857 cuando una sociedad luso-brasileña compró varias estancias cuyas tierras llegaban hasta el mar. Con el objetivo de generar nuevos negocios, enviaron como administrador a José Coelho de Meyrelles, quien se estableció en nuestra costa y montó un saladero a la vera del arroyo Las Chacras, hoy entubado bajo la Diagonal Alberdi.costa marplatense

¿Qué necesitaba para hacerlo?

Todo lo que nuestra costa le ofrecía: ganado vacuno en abundancia, agua dulce para consumo humano y para las actividades propias del saladero, piedra para construir y una bahía que permitiera el arribo de los barcos que llevarían la producción del saladero para su venta. Todo eso se encontraba en este lugar que menciono como «centro fundacional de la ciudad».

¿Qué necesitó hacer? Un camino para que llegaran las carretas con materiales, alimentos y  personal para poner en funcionamiento el saladero. Así surgió nuestra primera calle sin asfalto, la que hoy recibe el nombre de Avenida Luro. También era prioritario construir las barracas, los ranchos para vivienda del personal y los corrales para los animales, además de un muelle para que arribaran los barcos de carga. Se estima que la zona ocupada con estas construcciones estaría ubicada entre las calles Luro, Corrientes, Diagonal Alberdi y Santa Fe.

¿Por qué «centro fundacional» y no «casco histórico»?

Cuando visitamos otras ciudades, generalmente las excursiones incluyen una visita al casco histórico, que representa su sitio fundacional… en Mar del Plata no existe. El progreso, la modernización, el cambio de la función saladeril por la función balnearia de la ciudad lo hizo desaparecer, no quedan vestigios en la actualidad más allá de fotos o imágenes históricas. El proceso de entronización del territorio a favor de la creación de un sitio balneario entró en colisión con ese paisaje y el uso de la tierra para las actividades del saladero, actividad que para esta época había dejado de dar ganancias y se había abandonado por falta de mercados para la compra del tasajo o charqui, carne salada y secada al sol vendida a Brasil y Estados Unidos para alimentar a los esclavos.

Ante esta situación, el consorcio dueño de estas tierras decide venderlas en 1860 y Don Patricio Peralta Ramos compra las tierras costeras que incluyen el saladero, y aquí comienza otra etapa de nuestra historia: la transformación del poblado en ciudad balnearia.

Como profesional en turismo y docente universitaria aprovecho este momento clave en nuestra historia, 150 años de la ciudad, para visibilizar un “no lugar” en el sentido de que no ha sido asumido por la mayoría de su comunidad y de sus instituciones como un sitio patrimonial. No existe un casco histórico, no existe ninguna cartelería que indique el espacio donde comenzó a desarrollarse la ciudad, pero ese lugar, hoy totalmente transformado nos reclama su reconocimiento como centro fundacional.

A modo de testimonio del sitio elegido como centro fundacional y de las personas que lo hicieron posible, solo nos queda una escultura emplazada en la Diagonal Alberdi y la costa, que recuerda a José Coelho de Meyrelles,  natural de las islas de Cabo Verde, que fundó un poblado junto al mar señalando nuestro inicio como ciudad.

(*) Licenciada en turismo. Magister en Desarrollo Turístico Sustentable. Especialista en Docencia Universitaria

Últimas Notas

Vilas: “En mi valija llevaba una bolsita con arena de Mar del Plata”

redaccion

Pasión por los caracoles: la historia del Museo del Mar de Mar del Plata

redaccion

El desafío de preservar el patrimonio escultórico de Mar del Plata

redaccion

Deja tu comentario