8.8 C
Mar del Plata
junio 15, 2021
Lo de Acá

Alvarado y una apuesta al futuro

Con el equipo instalado en la Primera Nacional, en el club apuntan a solidificar las bases para intentar soñar más adelante con llegar a la élite del fútbol argentino. Para ello fue clave encontrar a un DT como Gastón Coyette, comprometido con esa idea y que realmente apuntala el crecimiento de los pibes de inferiores.

Por Victor Molinero

Después de años de luchar y sufrir en los tortuosos caminos del fútbol del interior, Alvarado logró instalarse finalmente en la máxima categoría del ascenso argentino en 2019. Más allá de la interrupción del torneo por la pandemia, el elenco marplatense venía cumpliendo una buena presentación en su primera experiencia a ese nivel.

No obstante, a partir de las dificultades económicas que generó el coronavirus, Alvarado encaró una reestructuración durante el prolongado receso que incluyó el cambio del cuerpo técnico.

Así salió Juan Pablo Pumpido, que había tomado las riendas del equipo tras el ascenso conseguido de la mano de Mauricio Giganti en el Federal, y llegó Gastón Coyette, quien trajo consigo la obsesión por profesionalizar el día a día del club marplatense. Y en ese aspecto, el ex arquero Gustavo Gatti, en su rol de coordinador del fútbol del club, encontró en Coyette al aliado ideal.

Hace años ya que en Alvarado habían marcado un punto de partida en ese rumbo hacia un crecimiento sostenido en lo institucional. 

Los resultados deportivos no acompañaron en un primer momento. Tardaron en llegar. Sin embargo, la sede institucional evidenció notables mejoras edilicias. Se habilitaron canchas de fútbol de césped sintético para alquiler, un natatorio, se reacondicionaron las instalaciones y se habilitaron nuevas actividades deportivas y sociales.

Al mismo tiempo se empezó a construir en el predio que la institución había adquirido en su momento con los ingresos por la venta del estadio San Martín, a la vera de la Ruta 88. Allí, donde durante años solo hubo verde y un par de canchas, se levantaron vestuarios, un SUM, se mejoraron las canchas y día a día se notan cambios. Hoy se está levantando una batería de oficinas para todo el staff técnico del fútbol profesional.

No obstante, Coyette entiende que se necesita todavía un mayor esfuerzo. Y por eso, en charla con la dirigencia tras terminar la atípica temporada de la Primera Nacional, el entrenador no puso como prioridad la llegada de refuerzos sino seguir profesionalizando algunos aspectos vinculados a la cotidianeidad del plantel.

Coyette, que como jugador fuera campeón del mundo Sub 20, pidió optimizar la alimentación del plantel y mejorar el estado de las canchas del predio, entre otras cosas. Son sus prioridades aún por delante de la llegada de refuerzos. Porque vale aclarar que, desde su arribo al club, el entrenador adelantó que su proyecto incluía priorizar las divisiones inferiores de la institución, metiéndose de lleno en la formación de los jóvenes que luego se irán insertando poco a poco en el plantel superior.

El técnico está convencido que ese es el camino y por eso no le preocupa tanto la llegada de numerosas incorporaciones. Prefiere pocas y puntuales, potenciando al mismo tiempo a los chicos de la cantera.

Por eso Coyette y Gatti se complementan a la perfección, comparten la visión sobre el Alvarado que se necesita.

De refuerzos y mejoras

“Obviamente que vamos a intentar sumar tres refuerzos para el próximo torneo. Pero si la idea es profesionalizar el club la prioridad pasa por otro lado. Si uno tiene la ambición de pelear por un ascenso primero tiene que tener otra estructura, otra base para el día que llegue a una primera división. Mejorar vestuarios, canchas… Se está trabajando en eso, siempre dentro del presupuesto claro”, admite Gatti en diálogo con Bacap.

“Hoy estamos al nivel de un equipo de Nacional B en cuanto a toda esa estructura. Falta un poco para acompañar a un equipo de punta en la categoría. Y más todavía si uno quiere instalarse en primera división con armas. Hay que llegar con una base sólida, de lo contrario no tiene mucho sentido”, agrega.

“Con Coyette trabajamos todo el tiempo en el día a día. Proyectamos juntos y se le explica hasta donde puede ir el club para no salirse del presupuesto. Lo de la alimentación del plantel todos los días lo habíamos empezado hacer antes de la pandemia, con Pumpido. Coyette nos pidió reimplementarlo ahora y estamos trabajando en esa logística por el tema de los protocolos. Lo vamos a hacer. No es sólo darle desayuno y almuerzo todos los días a 35 personas sino también está el costo de la gente que trabaja para llevarlo a cabo. Eso equivale al costo de un jugador y medio más o menos”, destaca Gatti sobre el esfuerzo económico que conlleva.

Competir con equipo de reserva

En cuanto a la formación de juveniles, hoy no está al alcance de la mano la participación de Alvarado en los torneos de AFA. Pero si está la intención de poder competir con Reserva.

“Hoy por hoy para la Primera Nacional no es obligación presentar las divisiones en AFA. El costo es muy elevado. Si creo que necesitaríamos competir con la Reserva. Ahí habría que hacer gestiones en AFA para poder entrar. Es clave para darle roce a los chicos, que si no llegan a un plantel profesional habiendo jugado solo en la liga local”, argumenta.

“Antes de que asuma, con Gastón hablamos de que había cinco o seis chicos del club que podían subir al plantel. Y estamos contentos porque los chicos se bancaron ese cambio aún sin tener ese roce que te digo. No es fácil formar a un chico que no tiene competencia. Hacerlo saltar de jugar liga local a trabajar en el día a día con la intensidad que trabaja Gastón con un plantel profesional. Y los chicos pudieron. Hoy entrenan a la par del resto, sin lesiones. Después viene la parte más difícil que es tratar de prepararlos y ponerlos. Y Coyette cumplió con eso porque les dio lugar. Por ejemplo, cuando en su momento se lesionó Juan Alsina para visitar a Nueva Chicago, el técnico metió a Mateo Di Molfetta. Por ahí otro empieza a probar cosas raras, cambiando posiciones, porque entiende que el chico no está preparado. Di Molfetta fue titular contra Chicago en Buenos Aires y estuvo a la altura”, resalta.

En los próximos días firmará su primer contrato otro pibe surgido en las inferiores del club como Sebastián Jaurena, que ya debutó en la Primera Nacional. Y a lo largo de este 2021 le seguirían otros de esos que ya son parte del plantel que se prepara para afrontar una nueva temporada. Por caso, ya son parte del plantel y trabajan a la par del resto pibes como Valentín Dimare, Mauricio Pertierra, Tobías Taliercio y Santiago González

Los dirigentes están encantados con el compromiso que asumió Coyette al ser parte del proyecto de Alvarado. Wenceslao Méndez, presidente de la institución, ya manifestó públicamente en varias ocasiones, su felicidad por el método de trabajo del DT.

Y otros dirigentes y empleados del club, con años compartiendo planteles, afirman que nunca vieron a un técnico trabajar con la intensidad de Coyette. Todos valoran su compromiso con Alvarado. Sus formas.

Es que en el club de Jara y Peña entendieron por dónde es el camino. Que dirigentes, director deportivo y entrenador compartan la mirada es clave. Así Alvarado, con las limitaciones presupuestarias lógicas, decidió avanzar lento pero en firme. Una recorrida por el predio deportivo permite corroborarlo rápidamente. Siempre hay una obra en marcha. Todavía falta mucho, claro está. Pero es por ahí el camino para aspirar a llegar a las grandes ligas.

Últimas Notas

¿Sos emprendedora?, te puede interesar este programa

redaccion

Punto por punto: qué se cumplió y qué no de la Emergencia en Violencia de Género

Julia

Marplatenses diseñan plásticos que eliminan virus, bacterias y hongos

redaccion

Deja tu comentario