13.9 C
Mar del Plata
diciembre 9, 2022
Lo de Acá

Alquileres estudiantiles: una costumbre que se truncó

Es sabido que muchos estudiantes vienen de pueblos o localidades cercanas a Mar del Plata para estudiar. La oferta de alquiler de nueve meses les permite tener una residencia accesible y a los propietarios una fuente de ingresos durante el año y la posibilidad de disponer del inmueble en temporada. ¿Cómo afectó el coronavirus a esta sinergia?

Por Manuel Straccia

El 40% de los propietarios de inmuebles que tienen su vivienda para alquiler la ofrecen a estudiantes universitarios para que la utilicen de marzo a diciembre, mientras que durante la temporada de verano se destina a los turistas. Durante años se llevó adelante ese sistema, que se truncó por la pandemia del coronavirus.

La virtualidad de las clases en las universidades de la ciudad llevó a que los estudiantes decidan no renovar los alquileres y quedarse en sus localidades para continuar con sus estudios. El impacto fue altísimo en el 2020 y se mantiene también para este año.

Es casi nulo el nivel de alquileres de estudiantes. Y el regreso presencial por lo menos sería recién el segundo semestre y mientras tanto se seguirá online. Puede haber uno o dos por algún motivo, pero en general no se han alquilado departamentos estudiantiles, que normalmente era un movimiento importante para Mar del Plata”, afirmó Miguel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros local.

Las unidades fueron utilizadas en la temporada de verano, ya sea para alquiler o para uso de los propietarios. Los alquileres estudiantiles, que generalmente “eran baratos porque es temporada baja”, permitían “bancar los costos”. “Sirve al estudiante, que puede estar cómodo, y a los propietarios que pueden abonar las expensas y gastos de mantener una unidad”, señaló el referente de los martilleros.

“Es un porcentaje alto de departamentos que se usan para estudiantes. Del stock general, es un 40%. Siempre hay mercadería suficiente”, afirmó Donsini.

La voz de los involucrados

Ezequiel estudia Ingeniería en Sistemas en Tandil, el joven decidió no renovar el contrato de alquiler y continuar con los estudios a distancia desde Mar del Plata porque “no le era rentable”. En un principio, pensó mantenerlo, pero previó que la situación no iba a resolverse a la brevedad e iba a demorarse en regresar a la localidad serrana para tener clases presenciales.

Por otra parte, Constanza es propietaria y todos los años alquilaba su departamento a una estudiante de la Escuela de Medicina. “El año pasado, a un mes del inicio de clases se mudó. Al enterarnos que iba a cerrarse todo, se volvió a Balcarce, tenía la llave del departamento y dejó acá pertenencias porque no sabíamos que iba a pasar. Un mes después, vimos que iba para largo y decidimos que no abone más”, contó.

Al liberarse un poco las restricciones, la estudiante regresó a la ciudad por un día para llevarse sus cosas y devolver la llave. La propietaria no volvió a alquilar el inmueble y lo dejó para uso familiar.

Últimas Notas

Menstruación, asunto de Estado

Julia

Cannabis medicinal, nacional y popular

Juan Manuel

Impulsan un proyecto de desarrollo de economía del conocimiento

redaccion

Deja tu comentario