13.9 C
Mar del Plata
diciembre 6, 2022
Lele Usuna surf
Lo de Acá

Lele Usuna, el sueño cumplido de los Juegos y la ambición de ir en busca de una medalla

El marplatense se convirtió en el primer argentino que representará al surf en unos Juegos Olímpicos. En diálogo con Bacap confió que irá en busca de medalla a Tokio, contó cómo es su preparación en la recta final, cuáles fueron los mensajes de felicitación que más lo sorprendieron y sus planes a futuro para devolverle al deporte todo lo que le dio en la vida.

por Víctor Molinero

Seguramente no será el único pero sí fue el primero. Para su deporte y para Mar del Plata. El marplatense Leandro Usuna se convirtió en el primer surfista argentino que competirá en unos Juegos Olímpicos. El mega evento que se desarrollará en Tokio entre el 23 de julio y el 8 de agosto significará la primera vez del surf como deporte olímpico y Mar del Plata estará representada por “Lele”. El cierre de un círculo perfecto, que se inicio con el también marplatense Fernando Aguerre, hoy presidente de la ISA (International Surfing Association), como principal impulsor de la causa para que el surf llegara a ser olímpico. 

Usuna logró el boleto olímpico en el Mundial ISA desarrollado en El Salvador pese a no llegar a las finales. En efecto, la llegada a la final del peruano Lucca Mesinas liberó el cupo que habían entregado los Panamericanos. Allí Mesinas fue oro y Usuna plata. Esa medalla, al cabo, le permitió al marplatense ganarse el boleto para estar en Tokio. 

Al igual que otros marplatenses que ya se aseguraron su boleto olímpico (Horacio Zeballos en tenis y Belén Casetta en atletismo, mientras que esperan la lista final de Sergio Hernández los basquetbolista Luca Vildoza y Patricio Garino), “Lele” Usuna ya está armando su valija para viajar a Japón a participar de los primeros Juegos Olímpicos que tendrán al surf incluido en la grilla de sus disciplinas.

Un sueño cumplido para este marplatense que a los 8 años se mudó con su familia a San Diego, en la costa oeste de Estados Unidos, y forjó su estilo particular sobre la tabla.

“Lele” regresó a Argentina diez años después, con 18 años, y no paró de crecer en su rendimiento.

Supo ser campeón argentino en 2010 y en 2017, fue campeón latinoamericano en 2011 y campeón mundial para su categoría en 2014 y 2016. 

En la Liga Mundial de Surf hay dos circuitos: el Championship Tour (WCT), en el que se enfrentan los 33 mejores del mundo, y la World Qualifing Series (QS), en la que compiten los mejores argentinos. Cada temporada permite un enroque entre el descenso de los diez peores puntajes de la máxima categoría y el ascenso de los diez mejores de la QS.

En Tokio competirán 40 surfistas, 20 en la rama masculina y 20 en la femenina, no pudiendo haber más de dos por país en cada género.

Con semejantes pergaminos, tenía que ser “Lele” el primer argentino en llegar a unos Juegos Olímpicos.

Desde Miami, donde hizo una escala forzada por no poder regresar al país (por las restricciones que impone la pandemia) tras su paso por Ecuador, para participar en un par de competencias y seguir buscando llegar de la mejor forma a Tokio, Usuna se prestó al diálogo con Bacap.

La agenda de Lele Usuna

– Clasificaste con poco tiempo de cara a los Juegos, ¿Cómo es la agenda para lo que queda antes de viajar a Japón?

– Después del Mundial me vine a dos torneos a Ecuador. Creo que el mejor entrenamiento era poder competir acá contra muy buenos surfistas y seguir teniendo activo el chip de competencia. Después la idea era volver a hacer unas últimas preparaciones a Argentina, tomar un poco el ritmo de las olas chicas que de Mar del Plata que son similares a las que va a haber en Tokio. Pero no pude volver todavía por las restricciones así que estoy en Miami.

El 12 o 13 de julio viajo a California a buscar tablas y a entrenar tres o cuatro días y el 19 ya voy a estar en Japón. La competencia de surf empieza el 25. Así que venimos a fondo, con todas las ganas.

– ¿El apoyo para un surfista como vos llega de privados, del Estado? ¿Alcanza para vivir como un profesional?

– El apoyo pasa principalmente por privados que me apoyan desde hace años. Con un sueldo mensual, o pagando viajes, comprando tablas… Con eso alcanza para vivir y también para armar un futuro pero tenés que ser uno de los más destacados de tu país. El surf tuvo una época dorada, en donde hubo muchas marcas y sponsors apoyando, después eso cayó bastante y ahora parece que de a poquito eso se está retomando. Con el impulso de los Juegos Olímpicos ojalá siga creciendo y haya más apoyos para las próximas generaciones. También al ser ahora un deporte olímpico hubo mucho apoyo del Estado, a través de la Subsecretaría de Deportes y del Enard. Eso es bastante nuevo para nosotros, porque recién desde 2014 empezamos a cobrar becas y tener apoyos para planificar el entrenamiento anual. Muchos países empezaron a tener ese apoyo del Estado a partir de que el surf se convirtió en deporte olímpico. 

– Imagino que tuviste muchos llamados y felicitaciones por la clasificación. ¿Cuál o cuáles fueron las que más te sorprendieron? 

– Tuve muchísimos mensajes que me felicitó por la clasificación. Llegaron de todos lados y quiero agradecerlo porque eso se siente mucho. Esa buena energía es súper importante. Uno de los mensajes más increíbles que me llegó fue de Mario Kempes, que me mandó felicitaciones. Para cualquier argentino Kempes es un ídolo máximo. También Santiago Lange me mandó un mensaje. Esos dos mensajes que me mandaron por las redes me encantaron. Fue increíble recibir tanto cariño, de tanta gente, y quiero que sepan que a los Juegos Olímpicos vamos todos. Yo voy con la bandera del surf argentino, con los que siempre están y apoyan.

Lele Usuna surf
El segundo puesto logrado en el Panamericano terminó siendo la llave para que Lele Usuna sea parte de los Juegos Olímpicos de Tokio.

– Y pensando en tu costado “cholulo” con quién te gustaría cruzarte o compartir algún momento en la villa olímpica o en el marco de los juegos?

– Eso es mejor que sea sorpresivo. A mi me encanta intercambiar con otros deportistas, mostrarles qué es lo que hacemos, cómo se juzga, invitarlos a surfear. De eso se trata la convivencia en una villa olímpica. Obviamente me encantaría conocer a Messi aunque se que no va a estar, a los jugadores del fútbol, me encantaría cruzarme con Diego Schwartzman, “el Peque”. En realidad tenemos un grupo de deportistas argentinos en el que tenemos relación así que a muchos ya los conozco.

Los inicios en el surf

– ¿Tu papá fue quién te inició en todo esto no?

– Mi papá se llama Martín Rodolfo Usuna y es uno de los primeros surfistas en Argentina. El fue el que me empujó hacia este deporte, hacia la tabla, el mar, el surfing. Le agradezco todos los días por haberme empujado a un deporte tan sano, tan adictivo, a un ambiente tan lindo, tan apasionante. Le debo tanto al mar y al surfing que estoy tratando de devolver eso. Tengo una escuela de surf y quiero meter el surf en los colegios, educando a través del deporte. Todo esto es gracias a mi viejo.

– ¿Cuántos años tenías cuando competiste por primera vez en un torneo y dónde fue?

– Empecé a surfear a eso de los 8 años y entre los 10 y 11 años empecé a competir. Yo de los 8 a los 18 viví en Estados Unidos por el trabajo de mi papá y ahí me enamoré del deporte. Era una cultura muy fuerte. Si no surfeabas no eras cool, algo así. Nunca me fue muy bien de una. Siempre la tuve que remar. Al principio salía último, después anteúltimo, y ahí fui mejorando hasta llegar a ganar un torneo, o circuitos. Es la constancia, la paciencia que te enseña el mismo deporte. Esperar la ola, tomarse turnos, cuidar al otro. 

– ¿Cómo es tu rutina diaria de entrenamiento y dieta de cara a los Juegos en esta recta final?

– El nuestro es un caso distinto porque nosotros clasificamos a los Juegos recién un mes antes. Mientras que otros llevan años entrenando para Tokio nosotros clasificamos justo un mes antes. Entonces ahora empieza, digamos, el entrenamiento enfocado en los Juegos. Pero el entrenamiento que estoy haciendo está bien. Cuando vuelva a Argentina haremos esos detalles de surfear olas chicas, ver las tablas que vamos a usar y algunos detalles en el gimnasio para poder remar más fuerte, estar más flexible y fuerte de piernas. En cuanto a la dieta como bastante sano, le meto mucho color a las comidas… frutas, verduras, agua y todo eso se lo debo en gran parte a Pili, mi mujer (Pilar Ferrara).

– El gran objetivo ya está cumplido pero ¿con qué soñás para Tokio en la competencia?

– Uno se pone objetivos y cuando los alcanza va por más. Sobre todo para un deportista o competidor. Nunca se cansa de competir. Termina la carrera y está pensando en la próxima. Y así es como veo esto. Logramos el gran objetivo de clasificar pero ahora que vamos a los Juegos vamos por una medalla. Y después iremos por más. Para un competidor no hay descanso. Los triunfos, los festejos, duran poco. Siempre se está pensando en algo más grande. Igual llegar a unos Juegos Olímpicos ya es grandioso y estoy orgulloso de haberlo logrado. Pero tengo ganas de más.

Una ola gigante, una apuesta y la admiración de sus pares

Lele Usuna atesora una anéctoda conocida en el mundo del surf. Sucedió en Hawaii, cuando con un grupo de colegas miraban el mar embravecido y la imposibilidad de entrar. Pero Lelé, en determinado momento, entendió que el mar daba un respiro y que podía meterse a surfear. Por supuesto nadie estaba de acuerdo con su optimismo. Y de allí que uno de sus acompañantes, el brasileño y campeón del mundo Gabriel Medina lo desafiara. “Te doy 100 dólares si metés ahora, donde rompen las olas”, le tiró el prestigioso colega. La apuesta fue subiendo hasta los 500 dólares. El riesgo que implicaba el desafío ameritaba eso y mucho más.

Usuna dudó. Las olas de 4 metros en North Shore obligaban a hacerlo. Pero finalmente el marplatense tomó su tabla y se metió al mar. En medio de la tormenta y las aguas agitadas logró llegar al fondo del mar. Y su salida fue para el aplauso de todos los que miraban azorados desde afuera, ya que lo hizo surfeando una ola gigante. Ese día no sólo se llevó los 500 dólares sino la admiración de los mejores surfistas del mundo.

 

Últimas Notas

Preocupa a la industria pesquera la creación del área marina protegida “Agujero Azul”

redaccion

Hospice: humanizar el fin de vida, cuidando y acompañando

Martin

¿Sabías que en el interior del puerto viven caballitos de mar?

Claudia

Deja tu comentario