13.9 C
Mar del Plata
diciembre 6, 2022
Interés General Lo de Acá

Repartidores de delivery: precarización laboral y organización

El rubro del delivery tiene unos 1.000 trabajadores en la ciudad que buscan regularizar la actividad. Dialogamos con Matías Cejas, de Redapps Unidos, quien advierte sobre la suspensión arbitraria de cuentas y destaca la relación con sus pares para enfrentar los problemas cotidianos.

Por Nicolás Quintaié

Los repartidores de las aplicaciones Pedidos Ya y Rappi se transformaron en uno de los sectores que más creció ante el aumento de los envíos a domicilio por las restricciones sanitarias. 

En la ciudad, se estima que hay cerca de 1.000 trabajadores, un grupo que está a merced de problemáticas como la precarización laboral y la inseguridad. Un fiel exponente de ello es Matías Cejas, de 32 años, quien primero se desempeñó en Glovo y, luego que la firma abandonara sus operaciones en el país, se pasó a la aplicación de origen uruguayo. Pero ya desde los 17 reparte envíos arriba de la moto y hace poco creó su propia mensajería. 

“Es complicado este trabajo, porque el frío y la inseguridad son cosas que las sentís en carne y hueso. Si bien estás en la calle y eso está bueno, te arriesgás a un montón de situaciones que en otras actividades no te ocurren”, asegura. 

¿Cómo es el vínculo con las empresas? 

-Para ellos no somos trabajadores, somos empresas. Somos monotributistas, así que les tenemos que facturar todos los meses. Nos tenemos que hacer cargo de todo. Por ejemplo, para la mochila pagamos 1.000 pesos que te lo cobran en cuatro cuotas. Pero si tenés algún problema con eso, tenés que renegar un montón para pedir el cambio, como mandar mails e insistir para que te den bola. Además, te sancionan por cualquier cosa. Nos dicen que somos independientes y no tenemos nada de eso. 

¿Qué sanciones aplican? 

-Pedidos Ya se maneja por un sistema de ranking. Dependiendo cuál tengas, se sabrá la ganancia que vas a tener y las horas de conexión disponibles para trabajar. Vos llegás tarde, te sancionan y te bajan de ranking. Rechazás un pedido, te sancionan y te bajan de ranking. Te pausas en el horario de trabajo, por más que hayas tenido un accidente, te bajan de ranking. Eso te perjudica un montón, porque entre el ranking 4 y el ranking 1 hay un 50% de diferencia en las ganancias.

 Fraude laboral y Redapps Unidos 

Matías es una de las caras más combativas de los repartidores en la ciudad. Hace más de dos años, fue uno de los fundadores de Glovers Unidos Argentina, organización que ahora se llama Redapps Unidos Argentina-actualmente es el secretario-ante la partida de Glovo. 

 “La asociación civil surgió para exigir mejores sueldos y condiciones laborales. Muchos estamos de acuerdo con ser independientes, pero queremos serlo realmente; tener algo jurídico que nos pueda servir para poder elevar los reclamos como corresponden. El objetivo nuestro es defender nuestro laburo y mejorarlo a nuestra comodidad. Desde Redapps estamos trabajando en la redacción de un proyecto de ley para una posible regularización de la actividad, eso tiene que pasar”, plantea el referente. 

 Entre las principales demandas del sector, sobresalen la necesidad de actualizar en base a la inflación las tarifas de los repartidores; mejores condiciones de seguridad-los trabajadores no tienen ART y deben pagar un seguro mensual que ronda los 600 pesos mensuales para “cubrir” legalmente a las aplicaciones-; acceso a una obra social con prestaciones a partir del pago del monotributo; y eliminar el cierre arbitrario de cuentas: un contratiempo que Matías sufrió a inicios de este año.

 -¿Por qué te suspendieron la cuenta?

-El motivo que me dieron fue porque yo había pedido un cambio de mochila y por eso me la cerraron. No la recuperé, así que estoy haciendo algo que no debería ser: alquilar una cuenta para poder seguir trabajando. Mientras tanto, como no he tenido respuestas, le estoy iniciando un juicio a Pedidos Ya junto a otros 30 compañeros. La carátula es de fraude laboral, porque nos cerraron las cuentas de forma injusta. Cuando reclamamos ante la empresa, no tenemos acceso a nadie. En Mar del Plata y en varias ciudades del país no hay ni una oficina para que alguien de Pedidos Ya dé la cara. Hay supuestamente tres encargados, pero ninguno te da bola. Mandás un ticket a un mail y te responde una máquina.

Semanas atrás, el Ministerio de Trabajo bonaerense se hizo eco, en parte, de la situación y sancionó a Glovo, Rappi y Pedidos Ya por encontrar irregularidades en la contratación del personal en las localidades de La Plata, La Matanza, San Isidro, Vicente López, Avellaneda, Lomas de Zamora, Lanús y Quilmes. El organismo tuvo en cuenta que, en promedio, los repartidores trabajan entre 7 y 9 horas diarias, lo que se encuadra dentro de una relación de dependencia. 

Compañerismo contra la inseguridad

“Nosotros frenamos en un semáforo a las 10 de la noche y estamos regalados”, relata Matías. La sustracción de motos y bicicletas, recursos indispensables para el trabajo de los repartidores, es otra de las problemáticas por las cuales debieron organizarse.

“Lo que tenemos los repartidores es que nos cuidamos mucho entre nosotros. Si vemos que alguno tiene un problema, vamos y lo ayudamos. Tenemos grupos de Whatsapp para mantenernos comunicados. Eso no suele pasar en otros laburos, que haya tanto compañerismo”, agrega.

En este sentido, el diálogo con las autoridades municipales es un eje crucial para avanzar en políticas de seguridad que permitan sostener la actividad en el sector. Durante el año pasado, los trabajadores de delivery alzaron la voz ante los reiterados robos. Con la llegada de Horacio García en lugar de Darío Oroquieta al frente de la Secretaría de Seguridad de la Comuna, ahora buscan aplicar acciones concretas para enfrentar la problemática.

-¿Cómo está el vínculo con las autoridades municipales?

-El dialogo viene avanzando. Se creó una mesa de enlace con la Jefatura Departamental para poder denunciar más rápido los delitos y para que tengan prioridad nuestros reclamos. También estamos creando un grupo de Whatsapp que nos va a permitir tener una comunicación directa con el Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) y así poder seguir, a través de las cámaras, una situación de robo o enviar móviles. Además, desde el Municipio nos pidieron que denunciemos todos estos hechos para generar estadísticas.

-Con todos estos contratiempos y, a su vez, el compañerismo que hay entre ustedes, ¿qué es lo mejor y lo peor  de este trabajo?

Lo peor son los intentos de robo. Me han corrido varias veces y he zafado por suerte. Hay  riesgos: los días de lluvia, los choques, caídas y enfermedades por el frío. Lo mejor es tener cierta libertad de estar en la calle y trabajar. Trabajar en la moto es mi profesión. Más allá de que tu jefe es una aplicación, tampoco tenés que darle tantas respuestas. Y, por suerte, conocí gente e hice muchos amigos. De todas las edades y profesiones. Por ejemplo, el abogado que está trabajando las causas judiciales antes era repartidor.

 

 

Últimas Notas

Temporada 2022: El teatro como protagonista en una amplia y variada cartelera

redaccion

Faltan actualizar el 40% de los ascensores de la ciudad

redaccion

Científicas marplatenses estudian el cambio climático y su impacto en el zooplancton

redaccion

Deja tu comentario