13.9 C
Mar del Plata
diciembre 2, 2022
Lo de Acá

Manuel Cotado – Director de Modernización del Congreso de la Nación

El marplatense que hoy ocupa uno de los lugares más importantes en el funcionamiento del Congreso en la pandemia, y que apuesta por el futuro de su ciudad. 

Por Juma Lamacchia

Nos encontramos en un café a metros de la Plaza Peralta Ramos (Avenida Colón y Dorrego). En el corazón de Mar del Plata, el mismo lugar que ocupa la ciudad para Manuel Cotado.

Es marplatense y como  Director de Modernización del Congreso de la Nación puede sentirse orgulloso de haber sido parte del proceso que permitió que, por primera vez, el Congreso comenzara a sesionar de manera remota en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio del 2020. 

Manuel Cotado logra el punto que muchos consideran ideal (y algún cantante que no voy a juzgar si es de tu gusto lo plasmó en una canción), entre la experiencia y la juventud. A los 18 años de edad comenzó a trabajar en la gestión local del Municipio de General Pueyrredon con Gustavo Pulti como Intendente.

Fueron ocho años de gestión muy importantes en los que afirma lo ayudaron a curtirse en un ambiente siempre difícil. “Las gestiones locales son las más genuinas porque estás cara a cara con el vecino, te prepara para cualquier cosa”  y agrega: “Sigo teniendo la sensación de que se puede transformar la realidad, por eso me sigo dedicando a la política”.

Diferentes realidades

Hoy, próximo a cumplir 34 años, ya sobre los carriles que recorren la vía nacional, conoce una Argentina muy grande y distinta culturalmente en muchos aspectos, que lo lleva a ver y aprender tanto de lo bueno como de lo malo, de todas las personas que cruzan esa vía.

La experiencia todavía le da lugar para entender cómo funcionan algunos mecanismos políticos, porque para él, estar curtido del todo no es bueno, porque “si a la primera que no te gusta te vas enojado, no te sirve, porque todo sigue”.

La juventud le permite maniobrar con herramientas fundamentales mucho más cercanas a su edad, como la tecnología. En un puesto clave en la transición del uso de este elemento, le agrega las redes sociales que considera “muy útiles para comunicarse con generaciones involucradas desde la virtualidad, pero también muy peligrosas para las más alejadas que no logran compartir su vida privada con la del funcionario público”.

Se siente parte de una generación que necesita involucrarse más. Para eso cree que los jóvenes tienen que participar en política pero no como invitados, sino que sean protagonistas y generar políticas públicas para todos. 

Mar del Plata siempre estuvo cerca

Es Licenciado en Turismo, algo que le enorgullece a la hora de relacionarlo con Mar del Plata. Asegura que es una ciudad que tiene todo para ser una “gran ciudad”, y piensa que lo mejor es la diversidad que ofrece. Destaca la ventaja de que Mar del Plata no necesite ser trabajada para lograr que se transforme en una “ciudad de 15 minutos”, teoría de Carlos Moreno, sino que ese estilo “La Feliz” ya lo tiene.  

Hablando de turismo y vacaciones, elige el período febrero-marzo de su ciudad natal, y las tres primeras cosas que metería en una valija son: malla, ojotas y algún libro. Y acá, me permito, agarren papel y lápiz para anotar. De gusto diverso y anárquico, se la juega por llevarse una novela, pero de todas formas recomienda los autores que más le gustan: Pablo Ramos, Ernest Hemingway (autor de “París era una fiesta”, citado más de una vez estos últimos días con la llegada de Messi a esa ciudad), Alessandro Baricco, Sara Gallardo, Michel Houellebecq y Mark Fisher. Le gusta la ficción, pero algún ensayo crítico de alguna situación actual nunca le viene mal para mechar entre lectura y lectura.

Pertenece a la cuarta generación de marplatenses dentro de su familia. Su abuelo, Rodolfo Estevez, a quien considera su amigo y visita al menos una vez para almorzar cada semana que viene, es dueño de la tradicional gomería “Baliña” ubicada en Av. Independencia y Falucho. Su madre, Fabiana Estevez, docente y parte del Colegio Idra; y su padre, Gustavo Cotado, se dedica a la gastronomía y lleva adelante el Café Prado.

Se le hace difícil separar a sus amigos y familiares el día de su cumpleaños, por eso festeja por separado, aunque confiesa que siempre se mezclan. “Es completamente chequeable, mi familia viene al festejo de amigos y mis amigos al de mi familia, al final, todos y en cantidad, son lo mismo”.

Hoy comparte sus días con su compañera, Macarena Justel, quien al momento de preguntar por ella, envía un mensaje para coordinar una cena con amigos.

Analiza bastante, y si tiene tiempo, lo aprovecha al máximo. Consulta permanentemente a terceros casi todas las decisiones de su vida y en cada ámbito intenta buscar un referente. Recuerda con cariño a su amigo “El Turco” Jalil, con quien solía mantener extensas charlas.

La pandemia, entre tantas cosas malas, le dio un salto laboral muy importante y con la incorporación de tecnologías, todo fue positivo. Pero en lo personal, le cambió a la hora de empatizar más, pensar en el otro y ponerse en su lugar. Pero todo desde un punto de reflexión, también opina que en la realidad pura, solo algunos sectores pequeños se vieron beneficiados.

El fútbol

De chico, Pablo Aimar. De grande, Lionel Messi. Los posters de sus habitaciones están representados por sus ídolos. Hincha fanático de River, con una relación muy cercana al fútbol y los deportes en general. A tal punto, que si la vida hubiese torcido para otro lado, podríamos hablar de una dedicación a la redonda mucho más profunda.

Manuel transitaba sus últimos años de colegio, promoción Illia 2005, y luego de una pretemporada de verano y algunos meses de entrenamiento, tuvo que elegir: terminar sus estudios junto a sus amigos y amigas desde su infancia o dedicarle su tiempo al fútbol y quedarse en el Club Atlético Vélez Sarsfield. Ser categoría ’87 no lo hacía fácil, el por aquel entonces ídolo del club de Liniers, Mauro Zárate, le representaba una competencia interna que obligaba a esperar más de una oportunidad.

“Hubiese intentado jugar más al fútbol. Un poco más de paciencia conmigo mismo y con la situación”, analiza y recuerda, al pensar en qué sería de la vida, si siguiera los pasos del Manu adolescente.

Su etapa escolar fue tan importante que la enmarca en el momento que hoy lo hace ser quien es. Las vueltas caminando hacia su casa rodeado de un gran grupo de alumnos y alumnas que pensaban qué mundo querían y hacia dónde iban. “Ahí encontré lo más lindo de las relaciones con las personas”.

Ciudades del futuro

Manuel apuesta a Mar del Plata porque “es la mejor ciudad del mundo”. Por eso, coordina Ciudades del futuro, un Instituto que puede tener un rol muy importante.

El organismo busca a través de un grupo de jóvenes profesionales, incorporar tecnologías tanto a la gestión pública como privada para mejorar procesos. “Profesionalización en Mar del Plata de la gestión tanto pública como privada de una empresa, un comercio y de los políticos que dirigen la ciudad”, define Manuel.

A través de distintas unidades académicas y actividades de formación profesional busca que los métodos de gestión sean más eficientes. El primero es de Turismo y Datos.

Para más información podés ingresar a https://www.ciudadesdelfuturo.com.ar/

Sobre esto, Manuel asegura que el sector privado de Mar del Plata es importantísimo y muchas veces marca el rumbo de la gestión de la ciudad, que ellos siempre están y que los políticos van cambiando. Además, agrega como objetivos del Instituto: “Gestionar nuestros comercios, emprendimientos o del sector público en sí mismo para conocer más qué somos y cómo nos miran. Conocer el perfil del turista o del producto que ofrecemos”.

Y cierra con esta idea: “Hay que explotar las fortalezas de la ciudad y que de una vez por todas generemos acuerdos. Crezca y se desarrolle con un sentido que involucre a todos y todas. Mar del Plata tiene un potencial enorme, y nosotros también. Es momento de aprovecharlo” 

 

 

Últimas Notas

El sector productivo local se consolida como prestador de servicios de la industria del gas y el petróleo

redaccion

El “choripán” quedó entre los cinco mejores sándwiches del mundo

redaccion

Super Tenedores celebra su tradicional Fiesta de los ’80

redaccion

Deja tu comentario