13.9 C
Mar del Plata
diciembre 9, 2022
literatura chilena
Carta de Libros Vemos y Leemos

Carta de libros: menú chileno

Cruzamos la cordillera y nos vamos al país de los poetas, las costas interminables pegadas a las montañas y las islas con estatuas enigmáticas. ¡No se pierdan nuestro #MenúChileno!

por Limay Ameztoy y Agustina Alem

Después de habernos alejado literaria y gastronómicamente de nuestras raíces latinoamericanas -en estos enlaces pueden revivir nuestro paseo por países como Alemania, España o Japón, entre otros- decidimos reencontrarnos con las palabras, los sabores y los aromas de nuestra tierra. 

Pero el espíritu inquieto sigue presente, así que decidimos irnos cerquita, a la tierra de poetas como Pablo Neruda, Gabriela Mistral o Nicanor Parra -los dos primeros reconocidos con sendos Premios Nobel de Literatura-, de novelistas y cuentistas como Roberto Bolaño y José Donoso e incluso de best seller como la contemporánea Isabel Allende.

Nos encontramos con una nueva generación de escritores y escritoras que honran a sus predecesores, al punto que -como suele ocurrirnos- nos costó quedarnos sólo con tres. Optamos por autores que reflejan algunos de los aspectos de la actualidad literaria trasandina: la tradición poética en  el caso de Alejandro Zambra, la revisión de la historia reciente en el de Nona Fernández y la escritura experimental, en el caso de Bisama.

Acompañamos con un recorrido gastronómico que nos llevará desde la calapurca y el charqui norteños hasta un delicioso postre pensado para combatir el frío del sur, pasando por un exquisito pisco con ceviche recién hecho, clásicos del centro.

¡Pasen, lean y disfruten, que de eso se trata!

Menú literario

Poeta chileno, de Alejandro Zambra (editorial Anagrama)

Aunque radicado en México, el autor de Bonsái y La vida privada de los árboles no podía haber escrito un libro más representativo de la historia literaria de su país de origen. Y es que su nueva novela es una declaración de amor a la poesía en general y a la chilena en particular. 

literatura chilena

La trama gira en torno a Gonzalo -profesor de literatura y poeta frustrado- y su hijastro Vicente, un niño adicto a la comida para gatos que años más tarde se niega a estudiar en la universidad porque su sueño principal es convertirse –también él– en poeta, a pesar de los consejos de Carla, su orgullosamente solitaria madre, y de su padre biológico, León, un hombre dedicado a coleccionar autitos de juguete. Este universo familiar se complementa con Pru, una periodista estadounidense que revisará el poderoso mito de la poesía chilena mientras prepara una crónica del mundo literario actual en el país trasandino.

En sintonía con esa tapa en la que un gato parece hipnotizarnos con el poder de su mirada, Poeta chileno es una  novela atrapante. Con la excusa de reflejar los laberintos de los lazos masculinos, Zambra reflexiona con un tono que oscila entre el humor  la seriedad sobre la crisis política y social chilena, las nuevas formas de relacionarse y los claroscuros del mundillo literario.

Para degustación: Podés saber más sobre Poeta chileno en este enlace:

La dimensión desconocida, de Nona Fernández (Literatura Random House)

Con esta segunda novela nos adentramos aen la  zona más oscura tanto de Chile como de Lainoamérica en general: la historia reciente y el horror de los genocidios cometidos por las últimas dictaduras cívico militares.

literatura chilena

Nona Fernández nos lleva a ese territorio físico y simbólico de la mano de un hecho real: la entrevista que Andrés Antonio Valenzuela Morales, un agente de la policía secreta, concedió a la revista opositora Cauce, en la que confesó los secuestros, torturas y asesinatos que cometió cuando prestaba servicio en la policía política de la dictadura de Augusto Pinochet.

Fernández entrelaza este hecho público con la vida de otras víctimas de la época  -un padre que es detenido en un ómnibus mientras lleva a sus hijos al colegio, un prisionero que cree ver una nave espacial que llega a su rescate y un niño que cambia de nombre y vida y es testigo de una masacre- y con retazos de su propia memoria de niña adolescente. 

El resultado es una obra que refleja “las emociones de toda una nación con respecto a un pasado negro y acaso vergonzoso”, tal como entendió el jurado del prestigioso premio Sor Juana Inés de la Cruz  que se le concedió en el año 2017.

Para degustación: podés escuchar un fragmento de “La dimensión desconocida” en este enlace: https://www.penguinlibros.com/es/audiolibros-de-novela-historica/225708-la-dimension-desconocida-9789566045366

Caja negra, de Alvaro Bisama -editorial Laurel-

De alguna manera nos vamos a otra “dimensión desconocida”, aunque en este caso la distorsión lo abarca todo, incluida la estructura narrativa. Hablamos de Caja negra, novela con la que Bisama se ganó un merecido lugar entre las voces representativas de la literatura contemporánea trasandina. 

literatura chilena

Publicada en 2006, la obra desapareció del mercado pero se mantuvo viva de la mano de estudiantes y lectores latinoamericano. Reeditada por Laurel, la caja vuelve a abrirse y de su interior emerge ese revoltijo de personajes, situaciones y emociones creado por Bisama. Un mundo desagradable, triste, en ocasiones hasta malvado, pero que tiene el poder de fascinar, aún en su aparente sinsentido.

Tal como afirmó el también escritor Mauro Libertella, “Bisama supo leer el modo en que la información y los estímulos circulan -rotos, dispersos, alocados- y llevar eso al plano de la estructura. El resultado es Caja negra, un experimento narrativo que centrifuga tradiciones y maneras de narrar, y quiebra las jerarquías que dicen lo que es alto y lo que es bajo en la cultura”. En otras palabras: una experiencia lectora diferente e inolvidable.

Menú gastronómico

Nos surgió la idea de organizar el menú  en el norte, centro y sur del país bañado por el océano Pacífico.

Para comenzar, vamos a compartir una calapurca y un sabroso charqui. El primer plato es sopa de origen precolombino a base de verduras y carne que  suele tomarse al amanecer, en el cierre de alguna festividad. Por su parte el charqui es  una gustosa carne seca desmenuzada. No se puede dejar de probar otros platos típicos del lugar: es como abrazar la región desde otro lugar. 

Luego nos vamos al centro geográfico , donde nos encontramos con esa bella capital que es Santiago. Aquí quedaremos enamorados del barrio de Lastarria, impregnado de vida cultural, personas bailando, librerías y lindos barcitos.

Una buena opción es sentarnos en la barra de un lugar especializado en pisco, apreciar cómo se prepara, y acompañar con un delicioso ceviche, que no es otra cosa que pescado cortado en cubos. Les dejo algunos tips por si quieren prepararlo: la proporción para dos porciones es de 400 gramos de pescado -yo prefiero merluzón-, una cebolla colorada cortada en pluma, jugo de dos limas, un limón y una naranja, ají picante, sal, pimienta y cilantro picado. Después de unos minutos el pescado cambia de color y queda listo para aportar un momento de felicidad.

Para el postre nos trasladamos al sur chileno y disfrutamos del “brazo de reina”, un pionono relleno con distintos dulces simplemente irresistible. En el link encuentran la receta para prepararlo: https://comidaschilenas.com/receta-de-brazo-de-reina

Nos despedimos deseándoles una buena digestión, para llegar en óptimas condiciones al próximo destino.

Últimas Notas

Succession: mi familia es un quilombo

redaccion

¡Vuelven Las crónicas de Spiderwick!

Malena

David Mamet, el cineasta de los rompecabezas morales

Max

Deja tu comentario