13.9 C
Mar del Plata
septiembre 30, 2022
Cine y series

Especial “octubre de terror”: Directores que marcaron el género (Parte I)

Mario Bava, el hombre que supo ponerle color al terror

Uno de los maestros del cine italiano, hizo el primer aporte cinematográfico del giallo, un subgénero de thriller psicológico y detectivesco basado en novelas extranjeras y que recibió su nombre a raíz de la tonalidad predominante de sus portadas.

Mario Bava

En los sesenta en Italia surgió un terror menos sutil, más sangriento, psicodélico y cromático: el cine italiano se topó con el giallo (amarillo). Este término deriva de una serie de novelas pulp de misterio y crimen publicadas por Mondadori a partir de 1929 y que toma su nombre de la portada amarilla de la marca registrada.

El primer director que sienta las bases del giallo en la pantalla grande fue Mario Bava (1914-1980). Hijo de uno de los fundadores del cine italiano, entre 1939 y 1960 fue operador, director de fotografía y técnico de efectos especiales para cineastas como Roberto Rossellini

Su carrera como cineasta coincide con un período de esplendor en la industria italiana. Filmó, guionó, fotografió y montó 25 películas de diferentes géneros: terror, thriller, western, ciencia ficción, etc.


La estética del giallo

Se considera como la primera película del giallo a “La chica que sabía demasiado” (1963). Un homenaje directo de Bava a Hitchcock. Sin embargo, fue “Seis mujeres para el asesino”(1964) la cual consolidó los elementos clásicos del subgénero: un asesino enmascarado con guantes de cuero, el énfasis en el erotismo y el uso de la violencia gráfica.

Bava creó sangrientos asesinatos en pantalla grande, pero con una puesta en escena enfocados a tener un nivel de apreciación artística, enfatizando la iluminación con colores vibrantes y llamativos como el verde, morado y por supuesto, rojo. Este tipo de iluminación serviría para crear atmósferas surrealistas que serían tomadas como referencia por el popular Dario Argento.

El cine de terror de Mario está en lo más alto. Dominó a la perfección el horror tanto subjetivo como gráfico, convirtiendo las salvajes muertes en algo artístico.

Recomendamos 2 películas de Mario Bava: “Seis mujeres para el asesino” (1964) en Amazon Prime Video y  “La máscara del demonio” (1960) en QUBIT. 


 

Jacques Tourneur y sus pasiones mundanas

Este gran director francés con sus películas manipula, emociona y engaña a partir de las tenues sugerencias de las sombras.

Jacques Tourneur

Jacques Tourneur nació en 1904 en París. Era hijo del director Maurice Tourneur, con quien inició su trayectoria cinematográfica al colaborar como montador y director de segunda unidad en varias producciones. A mediados de 1935 se trasladó a Hollywood. Trabajó como asistente del director y empezó a realizar sus primeros cortometrajes.

Su mejor momento llegó en los años 40 cuando se alió con el productor Val Lewton para realizar en la RKO una serie de proyectos de terror y suspenso de bajo presupuesto, pero con mucho talento. Su  filmografía se tornó misteriosa y diversa con imágenes sutiles y poéticas. Generó envolventes atmósferas a través de las sombras, dándoles un aspecto estético y psicológico. Las películas de Tourneur tienen monstruos, pero no explícitos. Son invocados como símbolos de pasiones mundanas, que es donde se centraban los conflictos de este cineasta.

Una muchacha se transformará en un malévolo felino si tiene contacto erótico en Cat People (1942), y en I Walked With a Zombie (1943) una muerta en vida sugiere un conflicto de pareja en una isla donde aún existe la esclavitud. Lo paranormal, en un plano metafórico, deriva de  nuestro mundo y lo refleja.

Su otra joya es The Leopard Man (1943), donde tres mujeres mexicoestadounidenses, son víctimas de un leopardo que se escapa durante una maniobra publicitaria de una vedette y su ambicioso mánager. Sutilmente, nos habla del racismo en una comunidad diversa y termina tratándose de una de las primeras  películas sobre los asesinos seriales.

Jacques tuvo una carrera prolija con el transcurso de los años, pero fue menos poético. Este fantástico director, un hechicero de la narración cinematográfica, murió en la localidad francesa de Bergerac el 19 de diciembre de 1977, tenía 73 años.

Recomendamos 2 películas de Jacques Tourneur: “Cat People”(1942) y 

“I Walked with the Zombie”(1943) ambas en QUBIT. 

 

Últimas Notas

“Mi vecino Totoro” y “El viaje de Chihiro”, las obras maestras de Miyazaki

redaccion

“Hacks”, dos generaciones unidas por la comedia

Max

Ida Lupino, la madre del cine negro

Max

Deja tu comentario