8.6 C
Mar del Plata, AR
junio 23, 2024
Lo de Acá

La calesita de Plaza Peralta Ramos vuelve a girar

Después de tres años cerrada y a raíz de una iniciativa personal, volvió a dar vueltas la calesita de la plaza ubicada en Falucho y 14 de julio. Con el apoyo del barrio y un montón de esfuerzo, quedó inaugurada La Kaelesita Cultural, un espacio que invita a las familias a volver a compartir y jugar en el espacio público.

Por Melisa Morini

La calesita despierta nostalgia, evoca sonrisas, nos hace pensar en la infancia, nos proyecta en ese giro eterno donde lo único que importa es sacar la sortija para dar una vuelta más. Tomi Lombardo, el impulsor del movimiento, tocó puertas y habló con mucha gente, todo el mundo coincidió en lo fantástico que sería que la plaza volviera a contar con una calesita.

El camino estuvo lleno de instancias y contratiempos, reuniones en la Secretaría de Cultura y un proceso de negociación con el calesitero. Finalmente, la calesita será administrada por Tomás Lombardo y su socio Juan Ross por lo menos por un año y, además, hay un proyecto escribiéndose para que oficialmente el espacio pueda usarse como un escenario para la cultura local.

El pasado fin de semana, La Kaelesita Cultural dio su primera vuelta. La plaza Peralta Ramos se encendió con este giro, artistas marplatenses pintaron en vivo, músicos compartieron lo que mejor saben hacer, las familias se acercaron y niños y niñas desde los tres meses y hasta los doce años se dieron el gusto de subirse al caballito y dar una vuelta. Mamás, papás, abuelos y abuelas también se subieron, no hay límite de edad para jugar.

Yira, yira, se inaugura La Kaelesita

“Desde que soy papá recorrí con Amanda todas las plazas de la ciudad” cuenta Tomi con picardía “y a esta plaza en particular venimos mucho y la calesita cerrada nos hacía ruido”. Poner la calesita a punto incluyó comprar materiales, arreglar maderas, el techo, los corceles, carritos y demás instalaciones para que hoy La Kaelesita volviera a funcionar.  Colaboraron vecinos y vecinas, amigos y oyentes alcanzaron materiales a la radio y artistas le pusieron color y vida.

“El final del plan es convertir la plaza en un circo” lanza Tomi, que es la persona más activa que conozco, es dueño de radio Kla, un comunicador nato y un gran gestor cultural, formó bandas de música, generó eventos, grabó jingles y ahora estrena orgulloso el oficio de calesitero, un rubro del que sabe poco pero que está dispuesto a ensamblar con lo mejor que sabe hacer: unir voluntades en el ámbito de la cultura.. o contracultura.

“Faltan lugares que incluyan planes para hacer con chicos, está la idea de espacios o actividades como depósitos de pibes pero no para hacer cosas con ellos” cuenta Tomi mientras la Kaelesita da vueltas y un par de abuelos agradece por haberse subido con su nieto. “La idea es que toquen bandas que disfrutemos grandes y chicos, que haya shows y sea una fuente laboral para artistas locales”, remata Lombardo.

Hubo un tiempo que fue hermoso

Si las pantallas y el mundo digital ya había alejado a las infancias (y a los adultos, seamos sinceros) del compartir en el espacio público, la pandemia colaboró para que esta idea se profundice y con el tiempo nos vamos dando cuenta de las cosas que se perdieron, por ejemplo, el oficio.

“Las calesitas en general ya no son lo mismo a lo que eran”, dice Tomi y agrega que “ya no hay sortija, te venden la promo de 3 vueltas por $250 y no hay más magia, nuestra idea es que haya juego alrededor, que exista sortijero, queremos actores y actrices que intervengan y sean sortijeros desde un rol para darle dinámica, para que la calesita invite a la familia a quedarse toda la tarde jugando”.

Después del trabajo de campo más gozado para Tomi y Amanda, descubrieron que no hay otras calesitas en la ciudad en estado de abandono y que parte de volver a la plaza como actividad en familia incluye una calesita en funcionamiento. “Este es un espacio para la inventiva, la idea es que se acerque la comunidad y usemos este lugar: desde organizar un ciclo de lectura de cuentos a festejar un cumpleaños, el lugar está abierto”, finaliza Tomi.

Tomi nació en una radio, el oficio de comunicar es innato y La Kaelesita no podía no tener canales de comunicación. La inauguración contó con la entrega de la edición N°1 del Diario La Kalesita. Cuentos para niños y niñas, notas a los artistas que se involucraron en el proyecto y dibujos para colorear. Para enterarte de todas las actividades que habrá en la plaza y alrededor de la calesita buscalos en las redes como @la.kaelesita

Últimas Notas

Boleto estudiantil gratuito: ¿Cómo tramitarlo y qué se necesita?

redaccion

Capusotto: “Es una charla abierta y el motivo por el cual la hacemos es porque no salieron otros mejores”

Bárbara Benitez

Falta de taxis en Mar del Plata: un problema ¿con solución?

Marcelo

Deja tu comentario