11.8 C
Mar del Plata, AR
junio 23, 2024
Noticias de Mar del Plata
Lo de Acá

Casa sobre el Arroyo: la recuperación de un símbolo de la arquitectura mundial

Luego de más de un año y medio de obras, la icónica vivienda de estilo modernista ya está restaurada. De esta manera, Mar del Plata recupera un espacio patrimonial emblemático y reconocido por el mundo.

Por Agustín Casa

Mar del Plata recuperó un ícono arquitectónico de reconocimiento internacional. Tras 19 meses de trabajos, el 17 de marzo de este año la obra de restauración de la Casa sobre el Arroyo tuvo su finalización provisoria.

“Trabajamos en un proyecto integral. Se hizo absolutamente todo. La casa queda funcionando, tiene agua fría, agua caliente, la calefacción por radiadores original, como si fueras a vivir”, cuenta a Bacap Magalí Marazzo, directora de Obras y Planeamiento Urbano de la Municipalidad de General Pueyrredon.

La funcionaria resalta que trabajaron con el Archivo Williams “con lo cual nos da la certeza de que todo lo que trabajamos, lo realizamos como lo habían hecho originalmente Amancio y Delfina, con los planos de ellos, con las indicaciones y el seguimiento de obra que hicieron ellos».

«Trabajamos piezas que son únicas, de diseño, en exclusiva para la casa, como las luminarias. Relevamos siete tipo de luminarias. Se estudió el diseño, se dibujó, se pasó a 3D, se hicieron las maquetas y después, mediante la revisión de todo el equipo técnico, se aprobaron para poder hacerlas y ponerlas nuevamente en la casa. Con las griferías pasó lo mismo», detalla.

La encargada de la Casa sobre el Arroyo también señala que se hicieron los baños, los desagües y las cloacas, y de un lado de la casa, donde no se pudo colocar cloacas, se instaló un biodigestor en el parque de la vivienda.

Las obras contaron con un presupuesto de más de 72 millones de pesos. Se llevaron adelante a partir del trabajo conjunto del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, la Dirección Nacional de Arquitectura y la Dirección Nacional de Gestión de Obras. Además, participó el Ministerio de Cultura a través de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos en la aprobación de cada etapa. En tanto, Marazzo desde el Museo Casa sobre el Arroyo corroboró que cada una de las partes que se repusieron sean exactamente iguales a las originales y estén aprobadas por la comisión.

Marazzo reconoce que “la casa estaba muy dañada” y que “había sido vandalizada, se había prendido fuego, y se había perdido gran parte de su piso”.  En esta línea, la directora de Obras y Planeamiento Urbano agrega: “Los pisos son de algarrobo colorado. Muchos de ellos se habían perdido, estaban incendiados, así que tuvimos que removerlos. Y decidimos cortarlos al medio, porque tienen un espesor bastante alto, y mediante un suplemento pudimos volver a colocarlos y reponer, con el mismo piso, todo el piso original de la casa».

La directora del museo remarca que “la casa tiene una tipología lineal” y que “la mitad del eje medio divisorio se había perdido por completo porque se prendió fuego y desapareció”. En ese punto, indica que eso se tuvo que reponer y hacer de nuevo con la misma madera y siguiendo la misma madera que estaba en la otra mitad».

Casa sobre el Arroyo
Vista interior de la Casa sobre el Arroyo.

«La otra mitad estaba muy dañada, escrita con grafitis, rallada y agujereada. De todas las puertas originales pivotantes, quedaba una sola. Y todo ese eje medio que había subsistido, lo restauramos. Es decir, cuando se ingresa a la casa, de todo este eje medio divisorio, la mitad es restauración y la otra es reposición«, explica Marazzo.

Y añade que ”ahí tuvimos que reponer todo el mobiliario, porque la parte interna de la casa define todo el mobiliario de la parte privada de la vivienda, así que se repuso todo el mobiliario original, los placares, el mobiliario de servicio, de asistencia en la cocina y demás».

Una arquitectura única en Mar del Plata

La construcción está emplazada en un entorno natural en el sector céntrico de la ciudad. Se trata de una vivienda de estilo modernista diseñada y construida por el matrimonio de arquitectos de Amancio Williams y Delfina Gálvez Bunge. Fue realizada para el músico y compositor Alberto Williams, padre de Amancio, recordado por su aporte en la sinfonización del Himno Nacional Argentino. La construcción de la casa se extendió entre 1943 y 1945.

La edificación comprende una vivienda con estudio musical, más un garaje y un pabellón de servicios. Toda la casa se encuentra en armonía con el espacio verde que la rodea. La casa no solo cuenta con un enorme valor patrimonial -es Monumento Histórico Artístico Nacional y tiene reconocimiento patrimonial a escala provincial y municipal-, también es valioso el ambiente natural. De hecho, el predio del Museo Casa sobre el Arroyo es una Reserva Forestal en el ámbito municipal.

Casa sobre el Arroyo
La Casa sobre el Arroyo, ícono de la arquitectura mundial.

«Es un espacio multipatrimonial, donde se conjuga el patrimonio material, inmaterial y natural. Estos tres patrimonios se conjugan para hacer de esta obra un ejemplo único en nuestra ciudad. Cuando Amancio decide construir esta casa y compra en remate público estos dos terrenos, porque compra este y donde está hoy el Illia para su hermano, lo primero que hace con Delfina es relevar todas las especies arbóreas, toda la naturaleza que tenía este lugar y respetar el cauce del arroyo La Chacras, que es el arroyo fundacional de la ciudad de Mar del Plata, y es uno de los ejes que marca la planimetría de nuestra ciudad”, describe la directora del museo.

A la vez, Marazzo resalta que «estos son bienes culturales hasta que la gente se los apropia” y que “cuando la gente se los apropia, entiende el valor que tiene y que es algo que recibimos para que lo cuidemos y para que lo protejamos, ahí se convierte en patrimonio”.

En esta línea, sostiene: “La casa es un ícono reconocido a nivel internacional. Recuperarla para nosotros es posicionarnos en el mundo de otra manera. Han venido a ver esta casa figuras reconocidas a nivel internacional, arquitectos, artistas de todo tipo. Y cuando llegaban y la veían en el estado en el que estaba, no lo podían creer».

Recuperar esto es recuperar la historia, recuperar la identidad, recuperar un patrimonio, pero con todo lo que conlleva recuperar ese patrimonio. Es un espacio multipatrimonial, que no solamente hace a la recuperación del patrimonio arquitectónico, sino del inmaterial, de toda esa historia, ese bagaje, que hace al devenir histórico de la ciudad”, reconoce.

Marazzo subraya que la Casa sobre el Arroyo es una de las casas más importantes del siglo XX a nivel internacional. “Todas las fotos que van a ver por ahí las sacó Grete Stern, una gran fotógrafa de la Bauhaus. La invitó Amancio porque, después de haberla construido, sabía que la iba a presentar en Francia como un ejemplo de la arquitectura moderna en nuestro país”, comenta.

En paralelo, la directora del museo cuenta que mientras construía la vivienda, Williams se hizo amigo de Le Corbusier. “Desde ahí empieza a trabajar este proyecto que tiene mucho de Le Corbusier, mucho de Wright, mucho de los grandes arquitectos que son reconocidos a nivel internacional, y tendríamos que poner ahí el acento de reconocer a nuestro arquitecto argentino”, subraya.

Luego de construir la Casa sobre el Arroyo, Amancio dirigió la obra de la Casa Curutchet, diseñada por Le Corbusier y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. “Si bien Le Corbusier hizo el primer bosquejo, el primer dibujo y el proyecto, Amancio lo dotó de valor a ese proyecto. Si se recorre la Casa Curutchet, se pueden ver los mismo adoquines de algarrobo colorado en el piso, las mismas griferías, los mismos radiadores aletados. Todo eso tiene que ver con el diseño de Amancio y es él quien le corrige ese proyecto a Le Corbusier. Así que es muy importante”, asevera Marazzo.

Casa sobre el Arroyo
Detalles del interior de la Casa sobre el Arroyo.

El acondicionamiento del museo y el armado de las instalaciones

Una vez que finalicen los detalles de la obra de restauración de la casa y el pabellón, empezará una segunda etapa, vinculada al patrimonio intangible y el funcionamiento de este espacio como museo. Para eso, se realizará un guion para el recorrido de la casa y el relato de su historia.

Para que el museo y personal capacitado puedan recibir a la gente, está planificada la construcción de oficinas, baños y dar accesibilidad al ingreso. En este punto, en los últimos meses se armó un proyecto que apunta a la realización de esas obras. El pliego fue aprobado por la Comisión Nacional de Monumentos y por el Ministerio de Obras para que esas tareas las pueda llevar adelante el Municipio con fondos nacionales.

En tanto, hay un tercer pliego en el que se trabaja actualmente que prevé hacer accesible el parque, instalar luminarias, abrir la calle Funes para la circulación vehicular, y también acondicionar espacios para que la gente pueda sentarse a observar la casa. Además, está la intención de construir un café y una tienda para la venta de productos vinculados al museo.

“La casa tiene una capacidad de carga limitada. Más de 10 a 15 personas no van a poder ingresar juntas a la vivienda, con lo cual la idea es que la gente desde el parque ya pueda ir conociendo y disfrutando de todos sus valores”, concluye.

Últimas Notas

Desafío puzzle: llega a Mar del Plata un torneo de rompecabezas

redaccion

Se recibieron los primeros odontólogos formados en Mar del Plata

redaccion

Científicas marplatenses buscan mitigar el impacto ambiental a partir de los desechos de langostinos

redaccion