6.5 C
Mar del Plata, AR
julio 12, 2024
Noticias de Mar del Plata
Deportes Lo de Acá

¿Por qué seguimos preocupados por el Estadio Minella?

El Estadio José María Minella enfrenta un dilema crucial: ¿construir uno nuevo  restaurar el existente? Mientras periodistas, jugadores de la Primera Nacional y el público de Chano accedieron a la zona, el acceso a las tribunas sigue clausurado para los partidos. Esta decisión genera preguntas: ¿es exagerada la clausura? ¿No sería mejor restaurarlo y usarlo antes de que ocurra un accidente? Por ahora, estas preguntas y la posible refacción del emblemático estadio marplatense siguen sin respuesta.

Por Santiago Giorgini

Éramos felices y no lo sabíamos. Una frase que hoy utiliza mucho el piberío (incluso quien los acompañará en esta crónica) para hablar de algo que capaz normalizábamos y que en la actualidad no forma parte de nuestras vidas, o no está en las condiciones que debería.

El José María Minella fue un escenario modelo en la década de los 80’, 90’ y 2000, cuando, post Mundial 1978, albergaba espectáculos de todos los colores y le cabe a la perfección la primera frase de la crónica. Está completamente claro, que Aldosivi y Alvarado siguen dándole vida con la cantidad de hinchas que llevan los sábados y domingos de Primera Nacional, pero, si funciona todos los fines de semana ¿por qué seguimos tan preocupados con el Estadio?

Quizá sea una nostalgia continua por el pasado, la desesperación por que se caiga alguna mampostería y le parta la cabeza a alguno, o tal vez sea el cosquilleo por volver a tenerlo en condiciones sanas, como su auge en los Torneos de Verano de la década de los 90’ o cuando lo vimos a Michel Platini con la camiseta de Kimberley en el Mundial de 1978.

Si hacemos el diagnóstico del estadio hoy, nos encontramos con óxido, un cemento atravesado por los matorrales de pasto, asientos que están rotos o semi-rotos y con distintos colores, pero no por cuestiones artísticas, sino por las modificaciones de tonalidad que le dan los cambios de clima, la humedad, el sol y la lluvia.

Pero fundamentalmente, lo peor que tiene el estadio es la luminaria (las torres con óxido y los focos, que algunos están quemados) y lo más notorio: el techo de la platea cubierta, que cuenta con capacidad para poquito más de 6.500 personas, tiene peligro de derrumbe desde el 2021 por “fallas estructurales”. Pero qué paradójico todo. ¿El periodismo es de cemento? Porque en esa misma platea nos encontramos con las cabinas de transmisión y con pupitres a los que van los colegas.

Los vestuarios también están por debajo de esa platea y cercanos a los bancos de suplentes. Si tiene peligro de derrumbe ¿los futbolistas no podrían quedar sepultados ante la potencial caída del techo?

Hace algunos meses, en enero del 2024, Chano trajo toda su energía y armó un escenario debajo de la platea de la polémica ¿Y si en un salto enérgico de esos que da Chano alguien terminaba herido? Había 20 mil personas cantando los hits del artista en aquella zona.

Una de las respuestas más comunes al hablar del José María Minella, es la posibilidad de construir uno nuevo, mientras que la otra es la idea de restaurarlo. Pero, si los periodistas, los jugadores de la Primera Nacional y Chano junto a su público, pudieron estar en la zona ¿Por qué no se habilita el sector para disfrutarlo en los partidos? ¿Es exagerada la clausura de la tribuna? ¿No sería conveniente restaurarlo y usarlo antes de que algún colega de micrófono o algún jugador se abra la cabeza? Preguntas que, por ahora, carecen de respuesta, al igual que la posible refacción de este espacio emblemático de la ciudad.

Últimas Notas

ARA San Juan: “Hasta que no tengamos verdad y justicia, la lucha va a seguir”

Manuel

Una nueva toma, lo que dejó la reunión en Vicente López y la polémica por los ventiladores

redaccion

¿Qué vino regalar en el Día del Padre?

Hugo

Deja tu comentario