8.8 C
Mar del Plata
junio 15, 2021
Lo de Acá

¿Quién paga por el sector económico más estratégico?

El trabajo doméstico y de cuidados no remunerado representa el 15,9% del PBI. Más que la industria y el comercio. Más que cualquier otra actividad. En pandemia, el aporte creció a 21,8%. Una actividad clave que estaba al margen del debate y tiene a las mujeres como protagonistas.

Por Julia Van Gool

La pila de ropa que planchás cada semana. La limpieza de tu casa. El cuidado de tus hijos. Las cenas y almuerzos que preparas para toda la familia. El pensar qué hacer en esas cenas y en esos almuerzos. Comprar los ingredientes. Éstas y un sinfín de otras tareas no se pagan y, así y todo, son una parte fundamental del engranaje que mantiene todo un sistema económico funcionando

La Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género de la Nación define al Trabajo Doméstico y de Cuidados No Remunerado (TDCNR) aquél que “permite que las personas se alimenten, vean sus necesidades de cuidados satisfechas, cuenten con un espacio en condiciones de habitabilidad, reproduzcan en general sus actividades cotidianas y –acá viene la parte clavepuedan participar del mercado laboral, estudiar o disfrutar del ocio, entre otras“. 

Es decir, todo aquello que hacemos en el interior de nuestras casas o dentro de lo que se denomina nuestra “vida privada” no solo tiene una vinculación directa con nuestro desarrollo en el sistema productivo, sino que básicamente lo sostiene

Ahora, ¿cómo se distribuye en la población este trabajo tan esencial? Como muchas cosas en este mundo, de manera desigual. Según la Encuesta de Uso de Tiempo que midió el Indec en 2013 en el marco de la Encuesta Anual de Hogares Urbanos, 9 de cada 10 mujeres realizan las tareas implicadas en el TDCNR y le dedican un promedio de 6,4 horas diarias (casi una jornada laboral de tiempo completo). Pero, además, el estudio permitió conocer que las mujeres dedican tres veces más tiempo que los varones a dichas tareas.

Es que mientras el 88,9% de las mujeres participan de alguno de esos trabajos domésticos o de cuidados, sólo el 57,9% de los varones lo hacen, dedicándole un promedio de 3,4 horas diarias. Aunque esto no parece ser ninguna sorpresa. Digo, ¿a quién te imaginaste haciendo todas esas tareas que enumero en el primer párrafo?

Entonces, y respondiendo a la pregunta con el que se titula esta entrada: según los números, quienes pagan por el sector económico más estratégico son, en mayor parte, las mujeres: con su tiempo y con sus consecuentes restricciones, dado que las condiciones del trabajo remunerado están estrechamente ligadas a cómo se resuelven las tareas por las que no se recibe ninguna retribución económica. 

Esto está claramente detallado en los índices socioeconómicos y laborales. Que las mujeres sean quienes principalmente se encarguen de las tareas vinculadas a la casa y al cuidado de personas provoca, entre otras cosas, que su participación en el mercado laboral sea más baja o que deban acceder a trabajos con cargas horarias reducidas y, por ende, a salarios más bajos o condiciones laborales precarias.

Las mujeres, en Argentina y el mundo, presentan mayores niveles de desocupación, ganan menos dinero que los hombres y son más pobres (de ahí el concepto de feminización de la pobreza o, como se detalla en este último informe de la Cepal, la masculinidad de la riqueza). 

¿Cuánto vale el TDCNR? 

Con el objetivo de incorporarlo al debate económico, por primera vez el Ministerio de Economía de la Nación, a través de la directora de Economía, Igualdad y Género, Mercedes DAlessandro, decidió medir el aporte del TDCNR en relación al Producto Bruto Interno (PBI) del país.

“El mismo trabajo realizado por el Gobierno arroja que en tiempos de pandemia, en los que los límites del ámbito profesional y personal se difuminaron y todo (o casi todo) se desarrolló en el interior de las casas, el aporte del TDCNR creció a 21,8%. Mucho más que el resto de los sectores económicos, pero sin pago por trabajo extra o ATP posible

El resultado arrojó que el TDCNR representa un 15,9% del PIB y es el sector de mayor aporte en toda la economía nacional, seguido por la industria (13,2%) y el comercio (13%). En total se trataría de un aporte de $4.001.047 millones de pesos.

Mercedes DAlessandro

Ahora, ¿por qué y cómo se procedió a medirlo? Para saber más sobre las implicancias de esta medición en nuestras vidas BACAP dialogó con la economista e integrante del Espacio de Economía Feminista de la SEC, Lucía Keogan, quien arrojó precisiones sobre el tema.

“La visibilización permite dar cuenta de la relevancia de los cuidados en nuestras vidas y cómo estas tareas son necesarias para que se realicen todo el resto de las actividades económicas que la economía valora. Es decir, gracias al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, les trabajadores pueden insertarse en el mercado laboral, en el ámbito público”, señaló la especialista.

Y agregó una cuestión clave: “Si tuviésemos que tercerizar esas actividades, estas tendrían un valor económico”.

Sin embargo, Keogan advierte que además de visibilizar este sector económico (y también su desigual distribución), ponerlo sobre la mesa “permite discutir las políticas públicas que se necesitan para mejorar sus condiciones e inversión”.

Y arroja ejemplos posibles, tanto a corto como a largo plazo, como garantizar los servicios de cuidado (algo en lo que el Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad está trabajando), reconocer económicamente el trabajo de cuidado (similar al de la Renta Universal) o hasta extender la licencias de paternidad y maternidad

El mundo es desigual y los datos ayudan a empezar a cambiarlo. 

Si querés saber más sobre el tema podés leer el informe completo aquí 

Últimas Notas

“El Estado tiene que acompañar tanto a quienes desean gestar como a quienes no”

Julia

Milton Martínez: de las calles de Mar del Plata a la cima del mundo del skate

Maku

¿Qué pasa si un turista da positivo de coronavirus?

Manuel

Deja tu comentario