18.8 C
Mar del Plata
mayo 15, 2021
Lo de Acá

Pañales de tela, nueva generación. ¿Por qué crece la demanda?

Cuidado del ambiente, salud dermatológica, conocimiento del cuerpo y sus ciclos vitales y economía, son algunas de las ventajas que valoran quienes fabrican y venden y quienes utilizan en la actualidad pañales de tela. Las diferencias con los antiguos, de la mano de la tecnología.

Por Claudia Roldós

No se publicitan en canales masivos ni se habla mucho de ellos, pero el uso de pañales de tela sigue siendo una realidad y, en los últimos años, de la mano de la tecnología aplicada a los materiales, se ha incrementado el interés de las familias por cuidar a sus hijos e hijas con esta nueva generación de un insumo básico durante, al menos, tres años de la crianza . 

La demanda -que en este último año, según datos de Mercado Libre, tuvo un gran repunte- se sostiene en varias ventajas que coinciden en señalar tanto quienes fabrican y venden, como quienes utilizan estos pañales. 

Una mayor concientización sobre los hábitos personales y su impacto sobre el ambiente, la salud dermatológica de los bebés, el conocimiento del cuerpo y sus ciclos vitales -el rol de sentirse “mojado” en el proceso del aprendizaje del control de esfínteres- y el ahorro de dinero en toda la etapa de “pañaleo”, son los factores más valorados. 

Si bien aún no se trata de un mercado masivo, en los últimos tiempos, junto con la demanda, ha crecido el interés por la fabricación y venta, dando surgimiento a emprendimientos que los proveen en todo el país.

Mar del Plata no es la excepción y, actualmente, cuenta con emprendedoras que no solo los producen y venden, sino también que brindan asesoramiento para lograr un uso óptimo. 

Quienes han tenido experiencia con estos pañales aseguran que acostumbrarse a esta modalidad es más una cuestión de “cambiar el chip” y dejar de lado las creencias repetidas a lo largo de tantos años por las publicidades y coinciden en que la demanda “ha crecido exponencialmente”.

Haciendo punta

Carmen, de @amoagaia es una de las “pioneras” en Mar del Plata. Coincidiendo con su ciclo vital como mamá, hace más de 10 años comenzó con la fabricación de estos insumos, para sus hijas y para vender. 

“En 2008 combinaba pañales de tela y descartables porque en ese momento en Argentina no se conseguía el PUL, una tela tecnológica, impermeable pero que permite que la piel respire, y yo no conocía otros sistemas. En ese momento había una sola productora que estaba fabricando, desde Córdoba, y yo” recordó.

“Entonces la demanda no era tan grande como ahora. Entre 2014 y 2015 yo producía alrededor de entre 30 y 50 pañales por mes y se vendían re bien, pero era un mercado incipiente. Después hubo un crecimiento exponencial de la demanda, pero entre 2016/17 se empezó a complicar el acceso a los materiales”. 

Cuando, por cuestiones coyunturales les resultó “imposible” acceder a la tela importada, gracias al contacto con una especialista en telas y lencería, comenzó a conseguir PUL “de buena calidad, argentino” y telas de bambú y de cáñamo, también apropiadas. 

“Realizamos pruebas, fue un éxito y hubo otro empuje” que, según indicó, se mantiene hasta hoy y promovió otros emprendimientos. 

También apuntó que “con el uso de los pañales en mis hijas y con el emprendimiento aprendí algo básico del ciclo vital. Una de las características de los pañales descartables -y es lo que te venden como positivo en las publicidades- es que el bebé no se siente mojado, pero entonces, no se da cuenta cuando hace pipi. Eso hace más lento el proceso de control de esfínteres porque si lo pensás desde lo orgánico y natural, al sentirse seco el bebé no toma conciencia de lo que le está pasando a su cuerpo”. 

Además sostuvo que entiendo lo sustentable “en un sentido integral, no sólo en relación a la tierra sino también en relación a los vínculos. Ayudarnos de verdad, comprendernos, ser conscientes que no somos competencia sino que estamos por un mundo más cuidado” sostuvo la emprendedora.

Y en ese sentido hizo referencia a valorar y diferenciar “los pañales de tela masivos, hechos con manos esclavas de los pañales que hacemos nosotros. Lo sustentable tiene que ver con prestar atención a todo el proceso, desde el momento cero, los materiales, si mandás al taller que la costurera reciba el pago que merece en relación a su tiempo y saber, tener un trato justo con tus revendedoras, es difícil, pero se puede y no se pierde coherencia” reflexionó. 

Otra experiencia

Laura de @bhumiecopanal, en tanto, apuntó que “nunca se dejaron de usar los pañales de tela. Aunque en los 80, hasta 2000 se redujo mucho, prácticamente solo a la gente que no tenía recursos y no podía usar otros. A partir del 2000 hay familias que empiezan a mirar qué causa lo que estamos consumiendo y pasar a lo reutilizable en cuanto a gestión de higiene, por el volumen de basura que genera”. Pero hace 20 años, recuerda, “no había opciones sustentables que fueran más saludables para el bebé”.

Según esta fabricante y vendedora, actualmente vuelve a haber dificultades para acceder a las telas impermeables y respirables importadas. “Ahora se empezó a usar polar, que es fresco e impermeable y lana natural -especialmente merino- para los bombachos”.

Para Laura, “a veces los cambios cuestan, pero las crisis generan oportunidades” tanto en cuanto a disponibilidad de emprendimientos, como de demanda. 

“Son tres los motivos básicos por los que las familias se pasan a los pañales de tela: “lo económico, porque ahorrás un 70% en un ciclo completo de pañaleo en comparación con el uso de pañales descartables y porque los pañales de tela vienen broches que se van ajustando al cambio de talle del bebé”; por salud, porque los descartables están hechos de polietileno que no permite que la piel respire. El impermeable, en los de tela, es una lámina de poliuretano con poros que permiten la transpiración, que a la vez, refresca. 

Diferencias y detractores

Estudios comparativos indican que la temperatura de los genitales de los bebés llega a 39 grados con pañales descartables, contra 37 a los que llega con uno de tela. Además los descartables tienen geles de poliacrilato de sodio, perfumes, que no son lo más saludable para usar 24×7; y el factor ambiental, la conciencia del futuro que le dejamos a nuestros hijos”. 

Si bien reconoció que los detractores de los pañales de tela aducen que con los de tela se contamina el agua, sostuvo que “se gastan muchos recursos para producir pañales de un solo uso, que tardan entre 250 y 500 años en degradarse. Hay mucho que podemos hacer para tener un mundo más sustentable y elegir insumos reutilizables, cuanto más reutilizables mejor, es una”. 

Laura tiene tres hijos. Los dos primeros utilizaron descartables y la tercera, “solo utilizó de tela. No me resultó complicado por mi estilo de vida. Y no es que hay que estar fregando, no hirviendo el pañal de tela. Hay que tener en cuenta un par de tips de lavado para que sea efectivo -como la cantidad de jabón- pero va al lavarropas. Hay que romper mitos grabados en el inconsciente colectivo por años de trabajo de marketing”

Hábitos sustentables

Delfina, de @selva.ecopanales, aseveró que los pañales de tela que se usan en la actualidad “no se parecen en nada a los antiguos”. 

Ella comenzó con su emprendimiento de venta y asesoramiento, en marzo de este año, “justo con la pandemia”, luego de haberlos experimentado como usuaria para su bebé. “En casa llevamos hábitos sustentables en otros aspectos de nuestra vida y no me parecía necesario usar descartables a pesar de que todos me decían que era imposible”. 

Lo difícil, hace poco más de un año era, según reconoció, conseguirlos. “Decidí que me parecían algo muy útil y necesario y quería que más familias lo conozcan porque son una alternativa super viable, entonces decidí emprender en base a eso. En principio eran importados, ahora nos dedicamos sobre todo a lo nacional. Detrás de cada pañal hay una familia que lo confecciona, no hay grandes talleres de costura detrás de los pañales y tienen un nivel de calidad altísimo”. 

Para Delfina, la parte principal del trabajo es “concientizar y asesorar, porque hay muchísimo desconocimiento”. 

Lo mejor del sistema, según indicó “es que no se trata de comprar y tirar, sino que te duran todo el período de pañaleo -vienen en dos talles, recién nacido y ajustables hasta los 7 kilos- y, además, cuando termina el período, suelen estar en perfectas condiciones y pueden ser utilizados por un hermanito, o revenderse. Hay un gran mercado de pañales usados”. 

Los pañales de tela constan de: “una parte impermeable que hace que el bebé no se moje y una parte que absorbe el pis. Lo que hace especiales de los que yo vendo es que están confeccionados con materiales impermeables respirables, es super importante para mantener sana la piel del bebé. Las telas son PUL, polar o lana natural, entre 70 y 100 por ciento y las telas en contacto, en cuanto a la absorción garantizamos que son de alta calidad, que no van a irritar nunca a nuestro bebé”. 

Comparaciones

Por otra parte, valoró que “en comparación con los descartables, disminuyen mucho la dermatitis de pañal. Muchas familias de bebés con dermatitis atópica y dermatitis de pañal muy exacerbada se pasan a tela, si los pediatras conocen la opción, y esta problemática disminuye mucho. Además los bebés casi no se paspan porque la cola está en contacto con un material mucho más noble y levantan muchísima menos temperatura que los pañales descartables”. 

Delfina lamenta que en la actualidad el acceso a productos sustentables o ecológicos, sea “algo a lo que podemos acceder unos pocos, por conocimiento o por costo” y sueña con que “su difusión crezca y todo el que quiera tenga acceso, como es en otros países donde no está tan difundido, pero comprarlo es má accesible para cualquier persona que quiera hacerlo”. 

Ecoparty fabrica y vende productos para bebés desde hace más de 30 años. En 2018 comprometidos con la necesidad de generar y consumir productos sustentables, incorporaron una línea de Pañales Ecológicos, como una alternativa económica y ecológica al uso de pañales descartables. Los confeccionan en Mar del Plata con telas importadas, impermeables y respirables, que cuidan la piel del bebé y el medio ambiente: según indicaron, 20 pañales ecológicos equivalen a 6000 pañales descartables

El año pasado, el emprendimiento recibió la Certificación de Diseño Sustentable de la Universidad Nacional de Mar del Plata. 

Incremento

  • Con la pandemia de COVID 19, “se incrementó considerablemente la demanda de productos sustentables” apuntó Lorena.
  • Según la experiencia recolectada con sus clientes en más de un año de ofrecimiento de estos insumos “lo ideal, para lavar día por medio, es tener 6 pañales y 12 absorbentes en uso simultáneamente”. 
  • “En general un absorbente de algodón más el siempre seco dura unas 6 horas. Para simplificar al máximo el desecho de sólidos se puede utilizar liners descartables, que también se pueden lavar en lavarropas. Si el bebé no se hizo caca, se pueden cambiar sólo los absorbentes” apuntó.
  • El lavado “se realiza en lavarropas con los velcros abrochados, con jabón líquido o en polvo (recomendado para agua dura), sin lavandina, suavizantes, perfumes ni productos que contengan tricloretileno, a una temperatura de 40 a 60 grados centígrados. Admiten centrifugado de lavarropas (no recomendamos secarropas). También pueden lavarse a mano”.

Lorena coincidió con sus colegas en todas las ventajas de los pañales reutilizables: el factor económico, la posibilidad de ser  usados por  hermanos, regalados o vendidos, el factor ambiental, su ergonomía y, sobre todo, la salud del bebé. 

“En 1955, antes de que los pañales desechables fuesen introducidos al mercado, se estimaba que el 7% de los infantes y niños padecían de reacciones alérgicas al pañal. En 1991, mucho después que los pañales desechables dominaban el mercado, el número aumentó a 78%. Los pañales desechables contienen residuos de Dioxina, que surge del proceso del blanqueo de papel, y Poliacrilato de Sodio, un polímero súper absorbente (SAP) que se convierte en una sustancia gelatinosa cuando se moja. Puede causar irritaciones de la piel y reacciones alérgicas” concluyó.

Últimas Notas

“Quimio con Estilo”: solidaridad marplatense por un cáncer “un pelito más fácil”

redaccion

Piden que no se pierdan las oportunidades para reactivar el turismo en la ciudad

redaccion

La “escultura misteriosa” que desveló a la ciudad

Manuel

Deja tu comentario