8.9 C
Mar del Plata
julio 31, 2021
literatura canadiense
Vemos y Leemos

Carta de libros: menú canadiense

La aparición de un nuevo libro de relatos de Alice Munro, una de las escritoras vivas más reconocidas a nivel mundial, definió el rumbo de esta nueva #CartaDeLibros: nos vamos a Canadá, país que además de cataratas atronadoras, auroras boreales alucinantes y lagos de película tiene una oferta amplísima –y de gran calidad- tanto en materia literaria como gastronómica. ¡Pasen, lean y disfruten, que de eso se trata!

por Limay Ameztoy y Agustina Alem

Esta semana nos vamos a Canadá, el país de los paisajes de película, de las ciudades con “mejor calidad de vida del mundo” y de las auroras boreales, por no mencionar sus cataratas, entre las que se encuentra la segunda más impresionante del mundo (después de la de Iguazú, por supuesto).

El país del Norte no se queda atrás ni en materia literaria ni gastronómica: las propuestas son tan variadas y atractivas que cuesta reducir la lista a las tres sugerencias por rubro, como hacemos tradicionalmente en #CartaDeLibros.

Sin embargo, formatos son formatos, así que aquí están nuestras seis recomendaciones para el #MenúCanadiense.

Menú literario: tres mujeres, tres plumas brillantes

Algo que quería contarte, de Alice Munro (editorial Lumen)

Tal como la Academia Sueca afirmó en 2013 al otorgarle el Premio Nobel de Literatura, Munro es una “maestra del relato corto”. Y en su nuevo libro, vuelve a demostrarlo.

literatura canadiense

La nueva publicación de la escritora nacida en Wingham (Ontario) en 1931 consta de 13 relatos -inéditos para los lectores en castellano- en los que hace gala de su inmensa capacidad para analizar las conductas humanas y traducirlas en pequeñas obras de arte.

Nadie mejor que su compatriota Margaret Atwood para definir el contenido de este nuevo libro: “’Disección’ es la palabra que mejor describe la obra de Munro -dice la autora de Penélope y las doce criadas-. ¿Cómo deberíamos llamar, si no, a la combinación de escrutinio obsesivo, exhumación arqueológica, recuerdo preciso y detallado, y obsesión por el reverso más sórdido, miserable y vengativo que subyace en la condición humana, la confesión de secretos eróticos, la nostalgia por la tristeza desaparecida y el regocijo por la plenitud y la variedad de la vida?”.

En otras palabras, otra joyita imperdible que nos llega del país del Norte, con tradución de Eugenia Vázquez Nacarino.

Para degustar: podés leer un fragmento de “Algo que quería contarte” en este enlace https://www.penguinlibros.com/es/literatura-contemporanea/231622-algo-que-queria-contarte-9788426407528


Ellas hablan, Miriam Toews (Editorial Sexto Piso)

literatura canadiense

Durante años, en la recóndita colonia menonita de Molotschna, decenas de mujeres fueron sistemáticamente drogadas y violadas mientras dormían. Despertaban doloridas y sangrando. La comunidad se empeñaba en mantener que todo era producto de su absurda imaginación, o quizá obra del demonio, que las castigaba por sus pecados. Los violadores, sin embargo, eran hombres de la propia colonia: tíos, hermanos o vecinos que finalmente acabaron en prisión pero que ahora, en apenas dos días, quedarán libres bajo fianza y regresarán a casa.

Ocho de esas mujeres que padecieron abusos y violaciones están a punto de reunirse en secreto para tomar una decisión que determinará su futuro. ¿Qué deben hacer? ¿Perdonarlos, como pide el obispo Peters? ¿Responder a la violencia con más violencia? ¿O marcharse para siempre, lejos del único mundo que hasta ahora han conocido?

En Ellas hablan, Miriam Toews narra con profundidad, afecto y sentido del humor la historia de unas mujeres que reclaman su derecho a decidir, y se hacen preguntas que no distan tanto de las que todos nos hacemos sobre la convivencia, el perdón, la justicia y la naturaleza del amor.


El juego de la luz, de Louise Penny (editorial Salamandra)

literatura canadiense

En la entrega número 7 de la serie del inspector Armand Gamache, la conocida como “la gran dama del crimen canadiense” narra la historia de Clara Morrow, quien tras años de trabajo anónimo como pintora aficionada es convocada por el Musée d’Art Contemporain de la capital para una exposición.

Pero la sensación de felicidad le durará poco: al día siguiente de la cena con la que celebró la inauguración de su muestra, el cadáver de una mujer aparece en un rincón de su jardín. Y no es una persona cualquiera: se trata de Lillian Dyson, quien no sólo es una reconocida crítica de arte capaz de arruinar una carrera, sino que también había sido la mejor amiga de Clara desde la infancia, hasta que una fuerte disputa las separó durante años.

¿Qué hacía en esa fiesta a la que no había sido invitada? ¿Por qué y quién la ha matado? Son preguntas elementales con las que Armand Gamache inicia la investigación, acompañado de Jean-Guy Beauvoir e Isabelle Lacoste, sus dos ayudantes más próximos.

Penny y su inspector Gamache debutaron en el mundo literario en 2005 con la novela Naturaleza muerta. La obra consiguió con rapidez el favor del público como de la crítica, por lo que se convirtió en una saga que ha sido traducida a más de cinco idiomas y lanzada al mercado prácticamente en todo el mundo. Gracias a estos libros, Penny ha conseguido seis Agatha Awards y otros seis Anthony Awards. Su contribución a la literatura le valió ser nombrada Miembro de la Orden de Canadá en 2013.

Para degustación: podés empezar a leer la última novela del inspector Gamache en este enlace. https://www.penguinlibros.com/es/novela-negra-misterio-y-thriller/28197-el-juego-de-la-luz-inspector-armand-gamache-7

Menú culinario: un bocado de Quebec y otro de Toronto

Esta semana nos sentimos artistas, intrépidas y animadas. Y así son los sabores de este país, cuya gastronomía acompaña un clima riguroso. Nos animamos a la aventura con estas deliciosas propuestas:

Pâté Chinois: popular en Quebec, este plato consiste en un intercalado de tres capas: la primera e inferior, de carne molida condimentada; la segunda de granos de choclo cremoso y la tercera y última de puré de papa. En otras palabras, es la versión canadiense del pastel de papas, pero con choclo.

Les dejamos el link y deseamos que el resultado sea tentador para los comensales y los lectores. https://www.petitchef.es/recetas/postre/pate-chinois-fid-291929.

Poutine: gracias a Sebastián (argentino radicado en Canadá hace varios años ) y a su pareja, Bárbara supimos de la influencia europea en la cocina canadiense y sumamos otro sustancioso plato a esta columna. Se trata de papas fritas recién hechas recubiertas con una salsa de carne caliente que funde el queso y ablanda las papas. El queso que se utiliza se llama “en grano”. Por el momento en Mar del Plata no se consigue (y tampoco tenemos conocimiento que se pueda en un futuro inmediato) por lo que el comodín es el chéddar.

literatura canadiense

Maple Syrup: la diversidad es notable en toda la gastronomía de Canadá, por eso les proponemos este plato, conocido en español como “sirope de arce”. Es una melaza que se extrae de la savia de la corteza de un árbol y que se utiliza para los hot cakes del desayuno o begels,entre otros. A diferencia del queso en grano, sí se consigue en Mar del Plata. La mala noticia es que es bastante caro, pero para darse un gusto de vez en cuando, bien vale la pena.

No cabe duda de que las corrientes migratorias francesas e inglesas han hecho un aporte invalorable a la cocina de la región en la que paramos para los amantes del buen leer y comer. ¡Hasta la próxima y buen provecho!

Últimas Notas

Te recomendamos: Películas y series

redaccion

Thrillers juveniles

Malena

#NoMeDejesColgado

redaccion

1 comentario

Daniel Pulvirenti julio 17, 2021 a 7:44 pm

Siempre es muy interesante la lectura de este complejo y delicado ejercicio que han emprendido las autoras de combinar dos actividades que tanto satisfacen el espíritu: literatura y artes culinarias.

La dupla, de temas, tiene la habilidad de generar una proyección o viaje que aunque mental (tan necesario en encierro real) traslada en cada entrega a la región geográfica que propone.

La complejidad surge no solo en el exquisito (no solo por la excelsa cocina de la Dra. Agustina Alem), sino por el extraordinario ejercicio de Limay Ameztoy de búsqueda lectura y resumen de obras con poca difusión en la Argentina.

En definitiva, una atractiva muestra de la existencia de personas que en cualquier contexto, son capaces de estimular sentidos de una manera particularmente creativa e inteligente. Chapeau!

Reply

Deja tu comentario