13.9 C
Mar del Plata
octubre 3, 2022
literatura chocolate champagne
Carta de Libros Vemos y Leemos

La literatura, el chocolate y el champagne se unieron para generar una fiesta de los sentidos

Bacap estuvo presente en el ciclo Viví Francia a través de la columna Carta de Libros, en una edición especial que combinó chocolate, champagne y literatura francesa. 

por Limay Ameztoy y Agustina Alem

El día en que dijimos que sí a la invitación a participar del ciclo “Viví Francia”, quienes hacemos Carta de Libros no imaginamos que estábamos iniciando el camino hacia una de las experiencias más gratificantes y placenteras que nos podía deparar los tiempos post-pandémicos.

La propuesta planteada por Deborah Sabsay, representante de la Cámara de Comercio e Industria Franco Argentina –CCIFA-, era tan atractiva como desafiante: debíamos unir nuestros saberes a los de un prestigioso grupo de chocolateros de Mar del Plata para generar una actividad en la que el chocolate, el champagne y la literatura francesa se lucieran de manera equitativa y complementaria, en una celebración mancomunada del placer del “buen comer” y el “buen leer”.

Bastó un encuentro con la chef pattisier Gabriela Palanga para que la imaginación de ambas partes se disparara, logrando emparejar algunas de las mejores historias surgidas de plumas francesas contemporáneas con piezas diseñadas especialmente para combinar con esos textos, tanto en forma como textura y sabor.

Fue así como quienes participaron de la degustación gastronómico-literaria realizada el 4 de septiembre en el cálido salón de Aguamarga Xocolatl pudieron disfrutar de maridajes extraordinarios (justamente, por lo poco común de la propuesta) como el que se planteó entre la agridulce historia de la novela Esperando a Mr. Bojangles, de Olivier Bourdeaut, con un bombón que combinaba chocolate al 70% y pasta de ají.

La propuesta de Sabsay tenía un agregado extra: un brindis final con la bebida francesa por antonomasia, el champagne, que se combinó con un fragmento de la novela Petronille, en la que Amelíe Nothomb  le hace un sincero homenaje al vino espumoso más famoso del  mundo.

Acompañada por una selección de música francesa y el exquisito aroma de los chocolates que inundaba el salón, la degustación constituyó una verdadera fiesta en la que ninguno de los sentidos quedó sin estimular. En esta edición especial de Carta de Libros les describimos cómo quedó conformado el Menú Especial “Chocolate y champagne y literatura francesa”.

¡Pasen, lean y disfruten!

Felices los felices, de Yasmina Reza + hilos de chocolate entrelazados

Abrimos nuestras recomendaciones literarias con esta novela coral escrita por una de las escritoras francesas más reconocidas a nivel internacional de los últimos años.

En Felices los felices, la escritora, actriz y dramaturga -también autora del guión de la conocida obra de teatro Artentreteje los relatos de las vidas de dieciocho personajes que parecen no tener nada en común pero que están unidos por hilos tan sutiles como firmes.

Reza hace gala de  su capacidad para bucear en las profundidades del alma humana, logrando brindar a cada uno  de sus personajes una voz y una personalidad propias a través de monólogos en los que van exteriorizando sus deseos, temores, sentimientos y preferencias sexuales.

La temática del libro inspiró a Palanga para realizar una esfera de chocolate –originario de Ecuador al 65% – cubierta por hilos de chocolate -Ecuador 31% y Ecuador 70%-. La combinación resultó en una experiencia única, coronada por pequeños estallidos de sabor que  cerraron de manera espléndida el primer tramo de la degustación.

La biblioteca de los libros rechazados, de David Foenkinos + Cáscaras confitadas

El segundo lugar fue para un libro que nos invita a detenernos a apreciar la esencia de las cosas, despojándolas de los valores (o disvalores) que a veces le otorga el mercado. 

Se trata de una comedia satírica construida a modo de un thriller literario. En ella, el también autor de La Delicadeza y ganador  los prestigiosos premios Renaudot y Goncourt des Lycéens celebra el amor por los libros pero también pone en duda la eficiencia de los supuestamente eficientes mecanismos del mundo editorial, ironiza sobre las estrategias de venta y reflexiona sobre los claroscuros de las relaciones de pareja.

Tal como recordábamos en nuestro Menú Francés de comienzo de año (pueden leerla acá), todo comienza en Crozon (Bretaña), donde un bibliotecario decide albergar todos los manuscritos que han sido rechazados por los editores. Estando de vacaciones en la localidad bretona, una joven editora y su marido escritor visitan la original biblioteca y encuentran una obra maestra: Las últimas horas de una historia de amor, novela escrita por un tal Henri Pick, fallecido dos años antes.

Pick regentaba, junto a su viuda Madeleine, una pizzería, y según ella nunca leyó un solo libro y mucho menos escribió nada que no fuera la lista de la compra. Esto le otorga al libro un halo de misterio que contribuye a su triunfo en las librerías, al tiempo que genera dudas en Jean-Michel Rouche, un periodista obstinado que duda de la versión oficial de los hechos.

Palanga se inspiró en el concepto de Foenkinos, en cuanto a que aquello que el mercado descarta puede, en realidad, ser una pequeña joya, para elaborar una pieza en la que el protagonista es, justamente, un elemento que habitualmente se descarta: las cáscaras, en este caso de limón. Confitado en azúcar orgánica, este alimento se transforma en una pequeña exquisitez al combinarse con licor de cacao y cascarilla Tumaco Colombia

La anomalía, de Hervé Le Tellier + una fórmula desconcertante

El 10 de marzo de 2021 los 243 de un avión procedente de París aterrizan en Nueva York después de pasar por una terrible tormenta. Ya en tierra, cada uno continúa con  su vida hasta que tres meses más tarde, y contra toda lógica, un avión idéntico, con los mismos pasajeros y el mismo equipo a bordo, aparece en el cielo de Nueva York. Nadie puede explicar este increíble fenómeno que va a desatar una crisis política, mediática y científica sin precedentes en la que cada uno de los pasajeros acabará enfrentándose cara a cara con una versión distinta –y al mismo tiempo similar- de sí mismos.

Este texto laberíntico, pensado de manera inteligente pero al mismo tiempo con mucho humor y con cierto toque lúdico, le valió a su autor alzarse con el Premio Goncourt 2020.

Palanga decidió acompañarlo con una pieza que oculta sus propias anomalías y cuya degustación depara una experiencia tan agradable como sorprendente. La fórmula incluye Coquilla Ecuador 31% con ganache Ecuador 70%, Coquilla Ecuador 70% y ganache Ecuador 31%

Esperando a Mr. Bojangles, de Olivier Bourdeaut + una pequeña joya de la chocolatería

Terminamos nuestra degustación chocolatosa con esta hermosa novela que sabe combinar de manera sutil los atractivos de la vida mundana y frívola con un inteligente sentido del  humor y una melancolía acorde con la canción a la que alude el título.

La historia es narrada por un niño que va reconstruyendo  una infancia marcada por las excentricidades de su madre y su padre , una pareja decidida a disfrutar de la vida sin dejarse limitar por cuestiones económicas ni por convenciones sociales. A medida que la historia avanza, la liviandad y el humor iniciales irán dando paso, de manera casi imperceptible, a reflexiones más profundas, hasta terminar generando una emoción intensa y conmovedora.

El texto dio lugar a una pequeña joya de la chocolatería (nunca mejor aplicada la palabra joya, dado que incluía una lámina de oro). La pieza estaba dividida en dos mitades: una media esfera de chocolate rellena con miel y ganache de gin tónic 31% (homenaje que quienes lean el libro comprenderán) y otra media esfera rellena de ganache 70% y pasta de ají. Sencillamente, una pieza que habría hecho las delicias de la protagonista de nuestra novela.

Amelíe Nothomb + champagne

“Cada alcohol tiene su particular nivel de pegada: el champán es el único de los que no suscitan metáforas groseras. Provoca que el alma se eleve hacia lo que debió de ser la condición de hidalgo en la que esta hermosa palabra aún tenía sentido. Hace que te vuelvas gracioso, ligero y profundo a la vez, desinteresado, exalta el amor y, cuando el amor te abandona, confiere elegancia a la pérdida”.

Esta cita de la inigualable Amélie Nothomb perteneciente al libro “Petronille” precedió  el brindis final de la jornada con champagne francés: un broche de oro digno de un momento memorable, en el que todos los sentidos vivieron una verdadera fiesta.

(*): Limay Ameztoy es periodista, lectora empedernida y codirectora de Revista Leemos, sitio web especializado en el mundo editorial.

(*): Agustina Alem es abogada, lectora voraz e investigadora (con incontables horas de práctica) de las artes culinarias.

Últimas Notas

#SummerVibes

redaccion

Lanzan un ciclo de mini unitarios web: Agua, diario de viajeras

redaccion

Arte en pandemia: una combinación que dio origen a una interesante propuesta

Martin

Deja tu comentario