10.6 C
Mar del Plata, AR
junio 23, 2024
Lo de Acá

Cómo es el medicamento inyectable que ayuda a bajar de peso

El fármaco fue aprobado recientemente en la Argentina por la Anmat para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso; cuándo estará disponible y cómo se utiliza.

Por Eugenia Ramos 

La ANMAT aprobó la utilización de un nuevo medicamento inyectable para bajar de peso en combinación con una dieta reducida en calorías y un aumento de la actividad física. La  droga inyectable  Wegovy,  generó una gran polémica en los ciudadanos. Si bien se admitió su uso , las dosis no llegarán al país hasta el año que viene.

Desde BACAP hablamos con Stella Ligio, farmacéutica, secretaria del Colegio de Farmacéuticos y directora Técnica de la farmacia de SUMA, quien destacó que «este nuevo medicamento que hoy se conoce con el nombre de Wegovy en realidad en Argentina se comercializa hoy como Ozempic y está aprobado para aquellos pacientes de riesgo, con diabetes tipo 2 y síndrome metabólico».

Del mismo modo, Esteban Dottavio, especialista en diabetes y nutrición del Hospital Privado de la Comunidad, mencionó a BACAP que “este medicamento está en la Argentina desde el 2017”.

“Son medicamentos similares a unas hormonas que tenemos en el intestino que cuando comemos estimulan la secreción de insulina y actúan a nivel del sistema nervioso central, bajando el apetito o disminuyendo la sensación que tenemos de hambre y enlenteciendo el vaciado gástrico y aumentando la saciedad”, explicó el Doctor.

Estos dos medicamentos «tienen la misma droga, solo que el nuevo está específicamente dirigido a pacientes con obesidad. Cambia el nombre, la presentación y seguramente el precio será diferente», afirmó Ligio.

Para su utilización es necesaria la prescripción médica además debe ir acompañado de una dieta alimentaria adecuada y ejercicio físico. «Se aplica una vez por semana y el modo es similar al que se está utilizando para la insulina, es una lapicera y el médico establece la dosis adecuada para cada paciente», explicó la farmacéutica.

Dottavio se refirió a esto e indicó que “tiene que ser acompañado de un tratamiento nutricional, individual y personalizado y actividad física programada para cada una de las personas”.

“Deben estar indicados por un profesional médico, deben ser evaluados y seguidos por un grupo terapéutico en el que siempre hay una nutricionista y un instructor de actividad física para seguir los objetivos correspondientes en forma individual y particular”, mencionó.

Por otro lado, expresó que “las dosis se van dando de forma progresiva en forma semanal y entre 4 y 6 semanas se llegaría a la dosis máxima si no hay efectos secundarios previos para suspenderlo”.

En Argentina 6 de cada 10 adultos presentan exceso de peso, ¿este fármaco podría ser la clave para reducir esta patología?

El doctor dijo que “la alta prevalencia de la obesidad como enfermedad es una epidemia que va en aumento. Es una preocupación para todos los sistemas de salud y gobiernos del mundo, con lo cual toda herramienta que pueda ser utilizada para ser tratada es bienvenida”.

“Estos instrumentos que salen siempre tienen que estar relacionados con la causa básica que vemos en la obesidad que son los hábitos de vida poco saludables, que tienen que ver con la forma de alimentarse, sedentarismo o inactividad física. Son bienvenidos, de mucha ayuda pero deben estar asociados con una vida más saludable en hábitos y políticas que acompañen”, consideró.

Beneficios

El  profesional médico hizo referencia a las ventajas de la utilización de este medicamento y dijo que “los estudios actuales indican que el mayor beneficio es bajar de peso”.

“Los estudios están hechos de un año y medio y las dosis máximas de los medicamentos estudiados como la liraglutida y la semaglutida bajaron un 16 a un 18% del peso inicial”, destacó.

A su vez especificó que “está indicado que si la medicación a los tres meses de la dosis máxima no logra un descenso de peso del 5 al 7% debería suspenderse porque no ha hecho efecto en esa persona”.

Efectos adversos

En este caso, el Doctor expresó que “no tienen grandes efectos colaterales. Los efectos secundarios que pueden tener son náuseas, vómitos, distensión, aumento de gases o flatulencias, pueden dar en algunos casos cálculos de vesícula. Estaría contraindicado porque se vio en algunos estudios en ratas, no en humanos que podían dar un tipo de cáncer de tiroides”.

La profesional mencionó que «a veces se discontinua el tratamiento por los efectos adversos que produce. Algunos de estos efectos adversos los puede manejar el médico con coadyuvantes, por eso siempre es importante que acudan y tengan un seguimiento del profesional», destacó.

Haciendo referencia a que el paciente puede discontinuar el tratamiento explicó que «cuando este malestar gastrointestinal es persistente, el paciente puede disminuir la dosis de la aplicación sin necesidad de abandonar la medicación».

«Se comienza con dosis bajas y se va aumentando poco a poco. Es importante destacar que los efectos deseados que se observan son buenos. Se observa sensación de saciedad y luego descenso de peso», consideró Ligio.

¿Quienes pueden aplicarse este medicamento?

Para el 2022 el 62% de chicos entre 6 a 14 años tenía exceso de peso en Mar del Plata, ¿podrían los niños utilizarlo para bajar este índice? Según la farmacéutica «no hay estudios todavía en niños y adolescentes menores a 18 años».

Dottavio comentó que “inicialmente estos fármacos estaban dirigidos solamente a personas con diabetes, lo que se vió es que tenían cierta efectividad para bajar el azúcar pero mucho más para disminuir de peso. Con el tiempo se fueron dando dosis mayores para personas con obesidad o sobrepeso y se habilitó para dar estos fármacos con mayor dosis a pacientes que tienen obesidad o sobrepeso sin tener diabetes”.

La farmaceutica añadió: «Por ahora el tratamiento es exclusivo para adultos. En niños en edad escolar que tienen sobrepeso lo debería determinar el médico, ya que no fue aprobado por anmat si, se puede utilizar otro tratamiento que incluyan medicamentos aprobados para esa edad».

En relación a los precios todavía no se confirmaron, pero Ligio afirmó que se necesita prescripción médica para ambos productos. «Actualmente en nuestro país existe la Ley de Diabetes que posee en su vademécum medicamentos al 100%. En este caso, el Wegovy está aprobado para su utilización en obesidad por lo cual quedaría excluido, de las obras sociales las cuales deberían evaluar la cobertura, que podría ser del 50%».

Medicamentos e importación

Ligio destacó que «son tratamientos muy caros, hoy la situación económica del país dificulta la importación de medicamentos que son necesarios para cumplimentar tratamientos de alto costo como hormonas de crecimiento y algunos tratamientos oncológicos».

Y dijo que «hoy la falta de stock de estos productos lleva a cambiar los tratamientos, y observamos a la familia de estos pacientes recorriendo farmacias, obras sociales, pedidos en redes, para que su chiquito o familiar no discontinúe el tratamiento indicado por el médico. Me parece que estas nuevas indicaciones podrían esperar, no porque la obesidad sea un problema menor sino porque ya hay especialidades farmacéuticas probadas y con buen resultado».

Por último expresó que «como farmacéutica me preocupa el faltante de medicamentos e insumos específico para patologías de alto costo».

Últimas Notas

Pelleriti, Achával y Sejanovich en el ciclo de enólogos de Cava Federal

Hugo

Sebastián Chilano: «Se vive una sola vez y es una experiencia que no se puede narrar»

redaccion

Qué es el cyberbullying y cómo abordarlo

Manuel

Deja tu comentario