13.9 C
Mar del Plata
septiembre 30, 2022
Lo de Acá

Cannabis medicinal, nacional y popular

Con el cáñamo y el cannabis medicinal, nace una nueva industria en Argentina que apunta a llegar lejos. Cuáles son los puntos más destacados y por qué es un paso muy importante para nuestro país.

Por Juma Lamacchia

Con 155 votos a favor, la Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que establece el marco regulatorio para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis medicinal y Cáñamo industrial.

El mismo promueve mecanismos de autorizaciones para los productores y comercializadores. También brinda estrategias de seguridad, fiscalización y seguimiento en toda la cadena.

El objetivo es brindar un marco regulatorio para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis medicinal y complementar la actual legislación, la Ley 27.350, que autoriza el uso terapéutico y paliativo del cannabis.

En el caso del cáñamo industrial, apunta a legalizar los eslabones productivos, los de comercialización y sus subproductos.

Por otro lado, se tiene en cuenta la creación de una agencia reguladora que oficiará como órgano rector y articulador de la cadena productiva del cannabis. Se llamará Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (Ariccame), tendrá autarquía técnica, funcional y financiera y orbitará en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Cannabis para uso medicical

Con el fin de maximizar los controles destinados a prevenir actividades ilegales, incluyendo el lavado de activos, la agencia establecerá requisitos y antecedentes que se solicitarán al interesado.

Con este marco normativo se busca deshacer el mercado informal de aceite y otras preparaciones herbarias irregulares que existen en la actualidad y terminar con el aumento de productos que de control en cuanto a su calidad y composición.

Este caso es un ejemplo de una empresa que estafa a través del cannabis.

La ley no termina con la prohibición del cannabis: su cultivo y tenencia serán siendo ilegales si no son para uso medicinal.

De la mano del cannabis

El proyecto había sido impulsado por el ministerio de Producción de Matías Kulfas como una forma de crear un mercado de u$s 500 millones y fomentar más de 10 mil puestos de trabajo.

Esta ley es muy importante para nuestro país por varias cuestiones: la económica e industrial, cultural y social.

  • Para 2025 puede crear más de 10.000 puestos de trabajo.
  • Al año, generará exportaciones por U$S 50 millones y ventas por U$S 500 millones.
  • Garantiza el derecho a la salud.
  • Es un cultivo sustentable: regenera suelos contaminados.
  • Abre oportunidades de desarrollo federal.
  • Beneficia al desarrollo de proveedores: genética, agro 4.0, equipamiento tecnológico.
  • Produce encadenamientos productivos: laboratorios, farmacias, textiles, papel, alimentos, entre otros.

Esta ley busca convertir al cannabis en un “commodity” de los que exporta Argentina. Un “commodity” es un material tangible que se puede comercializar como materia prima, ya sea producido en masa por el hombre o que se encuentre en cantidades muy significativas en la naturaleza. En nuestro país, la soja, el maíz, el aceite y la carne se encuentran entre los principales complejos exportadores.

La tonelada de cáñamo vale cuatro veces más que la soja

En el mundo la ley que regula la industria cannábica no es una sorpresa. Argentina se suma a países de América latina como Chile, Colombia, Ecuador, Jamaica, Panamá, Paraguay, Perú y Puerto Rico que ya autorizaban el uso medicinal. Por su parte, Canadá, México y Uruguay también legalizaron su uso recreativo. Estados Unidos lo reparte según el estado, desde 2020 al menos 15 y el Distrito de Columbia permiten el uso recreativo. El uso medicinal se encuentra legalizado de alguna forma en 30 estados.

Bolivia, Brasil, Venezuela, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana son los países de la región que aún mantienen ilegal cualquiera de sus consumos (con alguna excepción medicinal en Brasil y Costa Rica).

La ciencia al pie del cannabis

Los consumidores de aceites y las agrupaciones de cannabicultores habían quedado amparados en el marco de la ley 27.350 que establece un campo regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud. La diferencia con la ley actual es que su objetivo económico e industrial. 

El Tribunal de Casación Penal ordenó que le devuelvan las plantas de cannabis a un paciente oncológico

En diálogo con BACAP, la Dra. en Ciencias Biológicas Silvana Colman, celebra la llegada de esta nueva ley que “abre la puerta a nuevas industrias y generación de nuevos puestos de trabajo”. 

Silvana, que también forma parte de la Agrupación Marplatense de Cannabicultores, es investigadora del CONICET y parte del comité fundador de la “Cátedra Abierta de abordaje transdisciplinario de los usos de Cannabis y sus derivados” agrega que esta ley va a permitir que haya productos nacionales derivados del cannabis para la gente que necesite usar aceite o administrar cannabis de otra forma.

Para ella, aún falta que se amplíe el uso del THC en forma terapéutica pero considera un gran paso y una ampliación en lo que es el uso del cannabis en nuestro país. Lo que se espera en los próximos años es  una regulación del cannabis para uso adulto, algo que no está contemplado en esta ley.

 

Últimas Notas

Kundo Krunch: el historietista marplatense que es sensación

redaccion

Nuevo Centro de la Mujer

redaccion

“Quimio con Estilo”: solidaridad marplatense por un cáncer “un pelito más fácil”

redaccion

Deja tu comentario