13.9 C
Mar del Plata
diciembre 5, 2022
Noticias de Mar del Plata
Marplatenses en la Ciencia

Buceo deportivo y ciencia ciudadana en la costa marplatense

Integrantes del club de buceo CASE colaboran con un equipo de investigación del INIDEP mediante la realización de muestreos mensuales para estudiar la acidificación oceánica en nuestro mar.

Por Agustín Casa

“El Veril del Banco de Afuera” es una iniciativa de ciencia ciudadana llevada adelante desde diciembre de 2018 por profesionales del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) junto a integrantes del Centro de Actividades Submarinas Escualo (CASE) de Mar del Plata.

Se trata de un proyecto en el que buzos deportivos recopilan información en el sector costero de Mar del Plata para los monitoreos relacionados a la acidificación oceánica, realizados por el equipo del programa Dinámica del Plancton Marino y Cambio Climático (DiPlaMCC) del INIDEP. 

El proyecto de ciencia ciudadana que tiene lugar en la costa marplatense nació a partir de encuentros de comunicación de la ciencia brindados por profesionales del INIDEP en el CASE. En 2016, en el marco de una charla divulgativa, los buzos y buzas propusieron generar un nuevo punto de monitoreo, para las variables asociadas a la acidificación oceánica, en sitios donde bucean habitualmente y ser ellos quienes tomen las muestras. 

Así fue que se eligió a “El Veril del Banco de Afuera”, un sitio ubicado a unas 8 millas de la costa marplatense y que tiene unos 20 metros de profundidad. Se trata de un área habitual para la práctica de buceo deportivo, por la buena visibilidad y la abundancia y diversidad de peces y otros organismos marinos.

Los buzos y las buzas recolectan las muestras de agua de mar, y nosotros los esperamos en la costa para poder analizar las muestras. Muchas de esas muestras necesitan ser analizadas en el momento, mientras que otras son preservadas para ser analizadas posteriormente. En la actualidad, somos siete científicas y científicos que estamos trabajando en estas muestras”, cuenta a Bacap Lucía Epherra, doctora en Ciencia Biológicas e investigadora del CONICET en el INIDEP.

Buceo deportivo y ciencia ciudadana en la costa marplatense
Foto: Equipo del CASE.

Los buzos deportivos toman muestras a 5 metros de profundidad para la determinación de pH, alcalinidad total, oxígeno disuelto, clorofila-a, salinidad y muestras para identificación y abundancia de las comunidades fitoplanctónicas y bacterioplancton.

Estos monitoreos se enmarcan en el proyecto internacional NANO-DOAP “Estudio global de productividad, desoxigenación y acidificación de los océanos en sitios seleccionados” de la red NF-POGO Alumni Network for the Ocean (NANO). En total, 16 países participan de este trabajo a escala global.

¿Por qué es importante este tipo de monitoreos en el océano? “El dióxido de carbono (CO), liberado a la atmósfera por las actividades humanas, genera impactos sustanciales en el océano y los organismos que en él habitan. El mar, al absorber parte de este CO tiene como consecuencia la acidificación oceánica, que es un fenómeno global que ocurre por un cambio en la química del sistema de los carbonatos que afecta a una amplia variedad de organismos, por ejemplo, al dificultar la construcción y el mantenimiento de estructuras calcáreas en caracoles, almejas, y erizos, entre otros”, explica Epherra. 

Al mismo tiempo, la investigadora sostiene que la acidificación oceánica “repercute indirectamente en numerosos procesos socioeconómicos, en particular en los sectores que se sustentan las pesquerías”. En este marco, indica que “se ha creado una alerta internacional” y que se han promovido “numerosos programas de monitoreo en distintas regiones del océano para comprender las causas y efectos de la acidificación oceánica y sus implicancias en ecosistemas marinos y sus servicios”. 

Además, la bióloga subraya que “las distintas regiones responden de manera diferente al aumento de CO, entonces, es muy importante conocer las características del mar y seguirlas en el tiempo, por lo que entendemos que es crucial fomentar esta temática de investigación y mantener observaciones sostenidas de series de tiempo relativamente frecuentes”.

Ciencia ciudadana en el océano

Epherra señala que el proyecto de ciencia ciudadana le permite al equipo del INIDEP monitorear la química del mar para detectar patrones locales y evaluar posibles cambios a largo plazo vinculados con la acidificación oceánica.

En esa línea, la investigadora del INIDEP afirma que “la ciencia ciudadana es un esfuerzo de investigación científica colectivo, participativo y abierto que busca generar conocimiento integrando el trabajo de distintos tipos de actores”. Y reconoce que “en muchos lugares es conocido el rol de las buzas y los buzos voluntarios, como ciudadanos científicos para los océanos, en particular en el aporte de información en las zonas de conservación marina”. 

Buceo deportivo y ciencia ciudadana en la costa marplatense
Foto: Equipo del CASE.

En ese sentido, Epherra remarca que “la recolección de muestras realizadas en el sitio de buceo ´El Veril´ por miembros del CASE fue esencial para crear un nuevo sitio de monitoreo costero en la zona bonaerense”

“En la actualidad, la periodicidad en la toma de muestras nos permite conocer la variabilidad natural en el ambiente a lo largo del tiempo de diferentes variables oceanográficas para entender nuestro sistema. El compromiso de ellos y ellas cada mes es invalorable, y logramos tener información continua”, asegura.

El maravilloso mundo acuático

Nora Moscoloni comenzó a bucear hace seis años. En aquel momento, se acercó al deporte por curiosidad y sin saber que se encontraría con un mundo nuevo. En la actualidad es buza 3 estrellas y timonel, y es integrante del CASE. “Hablar de buceo es hablar de una pasión, es contar historias fantásticas que suceden en un escenario de cuento”, relata.

“Navegar con delfines en verano y con ballenas en invierno –continúa Moscoloni–. Ver cómo los bonitos o los limones te rodean en una danza loca y sincronizada, o como un paredón de besugos te escolta curiosamente en el recorrido, es algo de lo que se vive cada vez que vamos al mar”.

Por su parte, Carlos Castorina conoció el CASE en la Feria Expo Deportes que se realizó en Mar del Plata en 2013. “Como muchos en Mar del Plata, desconocía que se buceaba en nuestras costas”, recuerda. Al poco tiempo empezó un curso y ya hace nueve años que practica buceo deportivo. “Descubrí una pasión que sigue día a día”, destaca. Hoy es buzo 3 estrellas y patrón de yate motor. 

Bucear es algo mágico, la sensación de ingravidez, todo es tranquilo. Solo se escucha tu respiración. Tenés la posibilidad de bajar a un lugar que no es nuestro hábitat natural y poder observar el fondo marino, las formaciones rocosas, la cantidad y variedad de vida que cambia según la época del año. Usualmente en los veriles nos encontramos con meros, las paredes de besugos y sargos, peces limón, estrellas de mar, peces ángel y medusas. Tuve la posibilidad de ver dos veces un mola mola, navegar con delfines y observar ballenas y pingüinos. Bucear con lobos es algo increíble”, describe Castorina.

Al servicio de la ciencia

Las buzas y los buzos del CASE colaboran con el INIDEP mediante la realización de muestreos mensuales. Para tomar las muestras buscan condiciones del mar tranquilas en cuanto a olas y corrientes y realizan mediciones en “El Veril” a 5 metros de profundidad.

“En el momento en que un celular tiene señal, le enviamos nuestra posición a las biólogas del INIDEP, así ellas tienen las muestras lo más rápido posible para analizarlas. También aportamos los datos de temperatura del fondo y a los 5 metros, de corrientes, visibilidad, estado de la superficie del mar y del cielo”, detalla Castorina. 

Buceo deportivo y ciencia ciudadana en la costa marplatense
Integrantes del equipo de buceo deportivo. Foto. CASE.

Sobre la participación en este proyecto, el buzo marplatense resalta: “Colaborar con el muestreo es algo que me interesa ya que es el lugar donde practicamos nuestro deporte. Aprendemos sobre la importancia que el mar tiene en nuestra vida y la importancia que tiene conocer lo que pasa en él, los cambios que se generan con la actividad humana, y cómo los científicos pueden revertirlos. Además, al menos para mí, bucear es un juego, me divierto haciéndolo. Tomar muestras no interfiere en nada con nuestro deporte y es de gran ayuda para la ciencia”.

En tanto, Moscoloni comenta que “es un trabajo en equipo en donde cada detalle es fundamental”. Asimismo, expresa que participar de los estudios sobre la acidificación oceánica “es una oportunidad que me enorgullece” y puntualiza que “es un compromiso que asumimos hace unos años, y que tratamos de llevar a cabo con mucha responsabilidad sabiendo que nuestra pequeña acción es de enorme importancia para su estudio”.

“Más allá de que el mar es el medio para realizar nuestro deporte, en donde disfrutamos y aprendemos de la naturaleza, sin él no hay vida posible”, concluye Moscoloni.

Últimas Notas

La cúrcuma como materia prima para el desarrollo de resinas dentales

Agustin

Una “casa de juguete” inteligente para acercar la ciencia a la comunidad

Agustin

Vera Álvarez: “Es fundamental que las mujeres podamos incorporarnos en roles de gestión”

Agustin

Deja tu comentario