13.9 C
Mar del Plata
octubre 3, 2022
Cine y series Vemos y Leemos

Directores para reivindicar (parte 1)

Hay cineastas que marcaron un antes y después en la historia del séptimo arte. Muchos son fuentes de inspiración para las nuevas generaciones de realizadores. Sin embargo, no tienen el reconocimiento que merecen. Acá vamos a darle un lugar para descubrir grandes talentos. 

Joseph Losey, el director maldito que murió lejos de su patria

Exiliado por el Macarthismo, fue uno de los más influyentes de los años 60 con una filmografía irregular en Inglaterra, su última morada.

Nacido en Wisconsin, en 1909, Joseph Losey trabajó en radio y dirigió numerosos espectáculos de teatro, en los que puso en evidencia su vasta cultura y sus convicciones políticas, además de afirmarse en los rasgos que marcarían sus mejores obras: la agudeza para la minuciosa descripción de personajes y cierto distanciamiento emocional.

En 1953 acusado de comunista y políticamente marginado por la cacería anticomunista del senador McCarthy, forjó una gran como irregular carrera cinematográfica en Inglaterra. El exilio lo convirtió en un “cineasta maldito”, y trabajó bajo seudónimos como el de Joseph Walton, Victor Hanbury o Andrea Forzano.

Directores para reivindicar
Joseph Losey.

Su poderoso estilo visual logró ágiles y elegantes movimientos de cámara con los que consigue dar una importancia prevalente a los espacios y a los decorados. El constante uso de los espejos revierte en una duplicación angustiosa de la identidad de los personajes en una especie de transposición de su propia figura

Las auténticas obras maestras de su cine son “Eva”(1962) “El sirviente” (1963), “Accidente” (1967) y “Mr.Klein” (1973), que reflejan la represión de los estados, los personajes perseguidos, las relaciones de poder y las diferencias de condición social. Sus actores predilectos fueron Dirk Bogarde, Jeanne Moreau y Alain Delon.

Jopeh Losey nunca tuvo el reconocimiento de la Academia. Uno de los directores más influyentes de los años 60 jamás lo nominaron. En junio de 1984, el director estadounidense, murió lejos de su patria.

Penny Marshall, una directora que jugaba en su propia liga

Con su humor característico marcó una generación. Fue la primera mujer cineasta en alcanzar los 100 millones de dólares de recaudación con una película.

Actriz, productora y directora, actriz, Penny Marshall fue por talento propio y decisión propia, por osadía, desfachatez y sofisticación, una de las grandes artistas que tuvo la comedia norteamericana clásica. Con sus personajes secundarios complejos y atractivos, con situaciones laterales emotivas e intensas, con interrogantes simples que despiertan respuestas ambivalentes y profundas.

Marshall pasó de actriz a directora durante su tiempo en Laverne y Shirley. Dirigió cuatro episodios de su programa entre 1979 y 1981, junto con “Stiffs de trabajo”, un piloto protagonizado por Michael Keaton y Jim Belushi antes de la fama.

Directores para reivindicar
Penny Marshall.

El primer largometraje como directora fue en 1986 con “Jumpin ‘Jack Flash” protagonizada por Whoopi Goldberg. Su próxima película “Big” (Quisiera ser grande) una comedia de 1988 que le valió a Tom Hanks su primera nominación al Premio de la Academia. Además, la producción recaudó casi unos 120 millones de dólares; así Marshall se convirtió en la primera mujer en dirigir una película que alcanzó el umbral de los éxitos de taquilla de 100 millones dólares.

Posteriormente, realizó “Despertares”, basada en un hecho real, con los protagónicos de Robert De Niro y Robin Williams. Marshall obtuvo una nominación al Oscar a la Mejor Película, siendo la segunda vez en la historia que una película dirigida por mujer competía por ese galardón.

En los 90s, Penny hizo mucha referencia la nostálgica, especialmente de aquellas que tematizan la condición femenina, como “Un equipo muy especial” con Madonna ó “Los chicos de mi vida”, protagonizada por Drew Barrymore.

Marshall dirigió a estrellas como Genna Davis, Madonna, Robert De Niro, Robin Williams, Drew Barrymore, Denzel Washington y Whitney Houston, entre muchas otras.

La carrera de Penny Marshall fue una inspiración para muchas mujeres. Su trabajo hizo cambiar las percepciones y expectativas tanto delante como detrás de la cámara. Sin embargo, la industria le cerró las puertas tras algunos fracasos y Riding in Cars with Boys (2001)  fue su última película. En 2018 murió a los 76 años debido a complicaciones derivadas de una diabetes que padecía.

Últimas Notas

Las series más destacadas de julio

redaccion

Especial “octubre de terror”: Directores que marcaron el género (Parte II)

Max

Si te gustó Juego de Tronos ¡no te podés perder estos libros!

Malena

Deja tu comentario